Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador
  Click to listen highlighted text!

Lección 88. Los dones de la gracia.

Lección 88. Los dones de la gracia.

a) Escrituras clave
1 Corintios 12:1-11
Romanos 11:29
Pedro 4:10
1 Corintios 12:27-31
Romanos 12:4-8
b) La gracia de Dios
Esto, en un sentido general, es el otorgamiento por parte del Padre de su misericordia y favor inmerecido a nuestra vida. Ninguno de nosotros merecía la bondad de Dios, pero la ha demostrado y dado en Jesús. En este sentido, todos somos recibidores de la gracia de Dios y es en ella en que estamos. La gracia también se menciona en relación con el llamamiento individual en la vida de las personas y de la autoridad dada a la gente por el Señor. Esta gracia es el fundamento de nuestra vida y servicio para Dios (Romanos 12:3).
Hemos de ser controlados y dirigidos por la gracia que nos ha dado Dios. Tenemos un llamamiento particular o hemos recibido un don particular que es nuestro por elección de nuestro Padre celestial, y esto es la gracia de Dios, específicamente para nosotros. Nuestro llamamiento es algo para ser estimado y valorado, y deberíamos interesarnos en desarrollarlo de la manera más eficaz posible. Necesitamos pulir este don de Dios constantemente y usarlo en su mayor potencial para el bien de otros (2 Timoteo 1:6). Esta gracia (llamamiento o don recibido) de Dios debería ser el poder motivador de toda nuestra vida y obra. Somos salvos por gracia y llamados a la gracia (1 Corintios 15:10). La gracia es más que los dones particulares del Espíritu, es más parecido a la mano de Dios que viene sobre la vida de alguien para escogerle para una obra o área de una obra en particular. El haber recibido un don sin duda viene con la gracia que nos ha dado Dios, pero esta gracia es una realidad profunda y poderosa en la vida de aquellos que conocen su llamamiento.
c) Los dones de la gracia
La palabra “don” en el Nuevo Testamento está relacionada muy de cerca con la palabra “gracia”. Ambas comparten la misma raíz. La palabra para “don” es “charisma” y la palabra para “gracia” es “charis”. “Charisma” tiene una terminación que se podría traducir correctamente “la cosa de”. Es decir, lo que llamamos un don espiritual es “la cosa de gracia”. En otras palabras, es la expresión o resultado de la gracia de Dios siendo desatada por el Espíritu en nuestra experiencia, por tanto, lo llamamos un don del Espíritu (1 Pedro 4:10).
d) Dones corporales
Los dones de la gracia dados por el Espíritu Santo son al cuerpo y para el cuerpo de Cristo (la iglesia) y, por tanto, se les pueden llamar dones corporales. Estos son manifestados por la vida de individuos específicos, es decir, son dones relacionados con las personas (Hebreos 2:3-4). Cada don está interconectado a los dones que operan en otros miembros del cuerpo. Generalmente, están disponibles a los miembros del cuerpo y contribuyen a la edificación y armonía del cuerpo. Parece como si los dones corporales estuviesen disponibles a quién sea que buscare al Señor para el don y, según la necesidad de aquel momento, dentro del cuerpo en general.
Pero a cada uno les es dada la manifestación del Espíritu para provecho.(1 Corintios 12:7 )

e) Los dones del Espíritu Santo
No nos han sido prometidos los dones del Espíritu Santo para nuestra propia gratificación o autoexhibición, sino para que seamos capacitados por Dios, mientras llegamos a la vida de hombres y mujeres necesitados a nuestro alrededor. Los dones del Espíritu Santo son el poder de Dios en acción, y serán desatados en nuestra vida a medida que nos encontremos en situaciones que precisen de su acción. Cuando nos dedicamos a un ministerio no lo estamos haciendo en nuestra propia fuerza, sino que Dios intervendrá directamente en la situación a través de la manifestación de su capacitación mediante el Espíritu Santo. Esto nos levantará más allá de los niveles horizontales de nuestras propias debilidades y limitaciones, y nos librará en nuestra obra para Dios en una dimensión de capacidad y perspicacia completamente nueva. En efecto, esto es lo que hará y determinará al final la forma de nuestra obra para Dios, porque progresivamente, llegará a ser aparente cómo operamos en los dones del Espíritu, y qué dones encuentran su más pronta expresión a través de nosotros que a través de alguien más. El estilo y aplicación de nuestro obrar para Dios será formado por la forma en que operan los dones del Espíritu Santo a través de nosotros. No obstante, deberíamos recordar que es para todo cristiano pedir el don apropiado para la situación, incluso si es en una área en la que no solemos operar. El propósito del Padre es traer Su poder para salvación y sanidad en la vida de hombres y mujeres, y no negará la capacidad de hacer esto si se lo pedimos con un corazón limpio y con los motivos correctos. Es a través de los dones del Espíritu que somos equipados por Dios para hacer Su voluntad. Sin los dones, estamos viviendo y obrando al nivel de nuestra propia capacidad y fuerza natural.
f) Dones de la Trinidad
Pablo nos enseña acerca de los dones del Espíritu Santo en 1 Corintios 12. Antes de empezar a hablar acerca de los dones en particular, nos revela el tremendo hecho de la unidad de acción del Padre, Hijo y Espíritu Santo en esta área. Podría ser adecuado no hablar acerca de los dones del Espíritu tanto como los dones del Padre, Hijo y Espíritu Santo. Pablo usa tres frases distintas en los versículos 4 al 6 que se construyen, el uno encima del otro:

1. “Diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo”
Esto demuestra la fuente de estos dones en nuestra experiencia. El Espíritu Santo es el portador de los dones en un sentido directo.
2. “Diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo”
Esto demuestra quién está siendo servido por la operación de estos dones espirituales, y quién determina la dirección en que los dones operan, a saber, el Señor Jesucristo.
3. “Diversidad de operaciones, pero Dios que hace todas, las cosas en todos, es el mismo”
La palabra “hacer” aquí en el griego es la palabra “energemata”. Esto lleva consigo la idea de energía y poder que no obra a la ventura, sino energía desarrollando hacia un propósito. Esta frase demuestra el propósito para el cual estos dones operan, a saber, para llevar a cabo la voluntad del Padre en cada situación.
Por tanto, no es tanto que ejercitemos los dones del Espíritu, sino que ¡estemos ocupados en el poder y operación del trino Dios!
g) ¿Cuáles son los dones del Espíritu Santo?
Hay nueve listados en 1 Corintios 12:8-10.

1. El mensaje de sabiduría (palabra de sabiduría)
Definición: la habilidad de buscar y aplicar la verdad de Dios a la vida; por revelación divina, declarando los pensamientos y planes de Dios como ayuda para manejar una situación particular.
Ejemplos: Salomón (1 Reyes 3:24-28), Jesús (Juan 8:4-7; Lucas 20:20-26).
Esto es la misma base de nuestra aproximación a otras personas en el ministerio. Sin el don de la sabiduría de Dios nos encontraremos entrando en situaciones a ciegas, haciendo juicios erróneos, haciendo acciones precipitadas e impertinentes, y quizás dejando una estela de malentendidos y daños. La sabiduría de Dios es la habilidad de ver las cosas como las ve Dios y de formarse una idea del corazón del asunto de tal manera que conoceremos lo que es correcto, y sabremos qué hacer dentro de un contexto particular. Recuerda, puede que la palabra de sabiduría no sea el mensaje dado a otra persona, sino al contrario, la palabra recibida por la persona que ministra, directamente del Señor en su propio espíritu, que traerá la perspicacia y entendimiento esencial para el momento.
2. El mensaje de conocimiento (palabra de ciencia)
Definición: la habilidad de saber la verdad por la impresión del Espíritu Santo; por revelación divina, conociendo ciertos hechos en cuanto a una persona o situación.
Ejemplos: José (Génesis 41:25-32); Eliseo (2 Reyes.6:8-12); Jesús (Juan 14:17-18; Mateo 21:2-3).
La palabra de ciencia también es un don de entendimiento, pero es más probable que una palabra de ciencia sea compartida con la otra persona involucrada de manera directa. Muchas veces contendrá elementos que descubrirán la verdad para los dos y capacitará áreas mucho más profundas para que sean tocadas, que las que estaban previamente accesibles al Espíritu Santo.
Los dones de sabiduría y ciencia muchas veces operan juntos, porque se necesita el primero para saber manejar y aplicar el segundo.

3. Fe
Definición: la habilidad de confiar en Dios más allá de lo probable y levantar la visión de otros; una capacitación divina de confiar y estar seguro de que Dios va a demostrar Su poder en una situación determinada.
Ejemplos: Josué (Josué 10:12-14); Elías (1 Reyes 18:17-40); Jesús (Marcos 4:37-40; Juan 11:41-44).
La fe es el don que trae certeza y confianza en una situación ministerial. A través del don de fe ganamos la certeza de lo que Dios se propone hacer, y nos es dado el poder de creer con expectación-de que esto sucederá.
4. Dones de sanidad
Definición: la habilidad de administrar la vida de Cristo en sanidad a una persona espiritual, emocional o físicamente; una capacitación divina de impartir el poder de Dios para sanar.
Ejemplos: Jesús (Marcos 1:29-31; Marcos 3:1-5; Felipe (Hechos 8:6-7); Pablo (Hechos 14:9-10).
La palabra “dones” está en plural, porque existen muchos diferentes dones de sanidad que nos son dados según las muchas diferentes enfermedades y traumas que sufre la gente. No es extraño que una persona tenga la ,r capacidad de sanar una cierta gama de enfermedades, o en relación con particulares necesidades emocionales.

5. Poderes milagrosos (el hacer milagros)
Definición: la habilidad de ejercer hechos contrarios a las leyes naturales con un poder más allá de la capacidad inhumana; una capacitación divina de ejercer hechos sobrenaturales.
Ejemplos: Eliseo (2 Reyes 4:1-7); Jesús (Juan 2:1-11; Lucas 9:16-17); Esteban (Hechos 6:8).
Un milagro es algo más allá del proceso de la sanidad espiritual o las leyes naturales. Es un suceso que cuenta totalmente con la intervención directa de Dios y que produce resultados que manifiestan el poder extraordi­nario de Dios. Por ejemplo, resucitar a los muertos, transformar agua en vino, colocar nuevamente o hacer crecer extremidades que faltan, etcétera.

6. Profecía. (1 Corintios 14:1-6, 22-23,39-40)
Definición: la habilidad de comunicar o transmitir un mensaje especial de Dios que está en el idioma de ambos, orador y oyente; comunicando un mensaje revelado del corazón de Dios en una situación determinada (a veces relacionado con sucesos futuros).
Ejemplo: Isaías (Mateo 13:14); Jesús (Mateo 24:3-42; Juan 21:18); Agabo (Hechos 11:27-28).
La profecía es para la edificación de la iglesia. La declaración profética es muy directa y contiene en ella la necesidad de una respuesta. Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.
(1 Corintios 14:3)
7. La habilidad de distinguir entre espíritus (discernimiento de espíritus)
Definición: la habilidad de distinguir entre la verdad y el error y entre lo bueno y lo malo; por revelación divina, tener discernimiento de qué clase de espíritu está presente en una persona o situación determinada.
Ejemplos: Juan el Bautista (Mateo 12:34); Jesús (Lucas 13:11-16; Juan 8:44), Pablo (Hechos 13:6-12).
Este es el don de discernimiento. Se nos ha dicho que probemos los espíritus y veamos si son de Dios (1 Juan 4:1). Es por medio de este don de discernimiento espiritual que podemos saber mejor con qué clase de espíritu tratamos en cualquier situación dada.

8. Diferentes clases de lenguas (1 Corintios 14:1-28)
Definición: La habilidad de hablar en una lengua de hombre o de ángeles no aprendida previamente por el orador.
Ejemplos: los apóstoles (Hechos 2:4); los creyentes en la casa de Cornelio (Hechos 10:46); Pablo (Corintios 14:18).
El don de lenguas es muy importante en la situación ministerial.
Porque el que habla en lenguas, no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios … El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica. (1 Corintios 14:2-4)
El ejercicio personal del don de lenguas puede ser el medio por el cual estamos abiertos a los otros dones. Por ejemplo, al orar en lenguas en nuestro espíritu, llegamos a ser muy sensibles a la voluntad de Dios en la situación y a su guía de lo que es correcto hacer en ministerio.

9. Interpretación de lenguas (1 Corintios 14:13, 26-28)
Definición: la habilidad de interpretar el significado de una lengua, aunque el intérprete no ha aprendido el idioma; poder entender el significado de lenguas desconocidas en un idioma entendible.
Este don suele ser más apropiado en un ambiente corporal donde el Espíritu responde por la interpretación al ejercicio del don de lenguas. Lo que viene es el equivalente dinámico de lo dicho en lenguas. No es una traducción, en realidad, se podría calificar más bien como una respuesta. El mensaje en lenguas es usado por el Espíritu para atraer atención al hecho de que Dios quiere hablar, e intensifica la expectación. El intérprete da la Palabra de Dios para que todos puedan entender, juzgar y actuar en lo dicho. El don de interpretación de lenguas se puede usar también normalmente, en un ambiente corporal, para interpretar la ofrenda personal en lenguas de un individuo al Señor.
Recuerda que todo don del Espíritu necesita muchas veces la operación de alguno de los otros dones para que sea eficaz, por ejemplo, puede que los dones de sanidad necesiten los dones de fe y discernimiento para operar eficazmente; o el don de fe puede necesitar los dones de sabiduría y discernimiento para operar eficazmente. Los dones son interdependientes, y el Espíritu Santo nos capacitará en el ministerio, en cualquiera de los dones que sean necesarios para alcanzar lo que Dios quiere que hagamos en la situación dada.

h) Otros dones de gracia para el cuerpo
Existen otros dones de gracia para el cuerpo de Cristo. Estos son dones que son dados a la gente para servir al Señor en maneras particulares. Los cinco llamamientos ministeriales mencionados en Efesios 4:11, que son para el cuerpo de Cristo en general, están incluidos en esta lista. (Estos serán tratados en otra sección de este manual). Otros dones de gracia para la gente son más para el cuerpo local de Cristo (es decir la iglesia) y son mencionados en Romanos 12:4-8.
1. Profecía
Definición: La habilidad de traer profecía al cuerpo de Cristo en una base regular. La magnitud y frecuencia de la profecía traída dependerá del nivel de fe de la persona.

2. Servicio (o ministerio)
Definición: la habilidad de dar ayuda o auxilio en cualquier manera que traiga fuerza y ánimo a otros.
Ejemplos: Jesús (Juan 13:1-16); María (Juan 12:1-11).

3. Enseñanzas
Definición: la habilidad de analizar e interpretar la verdad de Dios y comunicarla clara y sistemáticamente.
Ejemplos: Apolos (Hechos 18:24-28); Jesús (Mateo 5:1-11).
4. Animación (exhortación)
Definición: la habilidad de motivar a la gente a la acción, normalmente usando la autoridad de la Palabra de Dios.
Ejemplo: Pablo (Hechos 20:1-2).
5. Contribución a las necesidades de otros
Definición: La habilidad de hacer y distribuir dinero para promover la causa de Dios. Esto se debería hacer generosamente.
Ejemplos: la iglesia de Macedonia (2 Corintios 8:1-5); Bernabé (Hechos 4:36-37).
6. Liderato (o administración o presidencia)
Definición: la habilidad de llevar a otros a manejar los asuntos de la iglesia. Esto se debería hacer con diligencia.
Ejemplos: ancianos (1 Timoteo 5:17); diáconos (1 Timoteo 3:8-13).
7. Demostrar misericordia
Definición: la habilidad de arrimar el hombro y consolar a aquellos que la mayoría suele ignorar o para los que no suele tener tiempo. Esto se debería hacer con alegría.
Ejemplos: Jesús (Mateo 8:1-4; Juan 8:4-11)
i) Preguntas y puntos de reflexión

1. ¿A quiénes son dados los dones de Espíritu y cuál es su propósito?
2. ¿Quién decide cuáles serán los dones del Espíritu en cada hombre? (1 Corintios 12:11).
3. Los dones de Dios y su llamamiento son irrevocables (Romanos 11:29). ¿Qué diferencia te hace esto como discípulo de Jesús? ¿Te da confianza?
4. ¿Te ha usado el Señor en alguno de los dones del Espíritu?
5. ¿Quieres los dones del Espíritu para tu propio bien o para el bien del cuerpo de Cristo, es decir por razones egoístas o para fructificación para Dios? (1 Corintios 14:12).
6 Los dones del Espíritu sólo operan en las personas que han sido bautizadas o llenas con el Espíritu. Si el Señor no te ha usado nunca en los dones del Espíritu, entonces pídele que te llene por primera vez o de nuevo con su Espíritu. Luego pide a Dios que te dé una situación donde se necesiten los dones y disponte a ser usado por el Señor.
7. ¿Conoces tu papel en el cuerpo local de Cristo? Si no es así, ora que Dios te lo revele.
j) Resumen y aplicación
1. Los dones de Dios y su llamamiento vienen a nosotros por su gracia.
2. Los dones espirituales no nos son dados para nuestro propio beneficio, sino para capacitarnos para servir y extender el cuerpo de Cristo.
3. Los dones del Espíritu Santo nos capacitan para servir a Dios más allá de nuestra capacidad humana, porque alcanzamos a otros en el poder de Dios.
4. Los dones del Espíritu Santo podrían ser descritos como los dones del Padre, Hijo y Espíritu Santo.
5. Los dones de gracia también incluyen los llamamientos ministeriales de Efesios 4:11 y los dones para la gente para capacitarles a trabajar para el Señor en el cuerpo local de Cristo como dice Romanos 12:6-8.

Comments

comments

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Por ahora, no hay Mensajes en Twitter

Translate »
Click to listen highlighted text!