Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador
  Click to listen highlighted text!

PIDA RECIBIR EL BAUTISMO EN EL ESPIRITU SANTO.

PIDA RECIBIR EL BAUTISMO EN EL ESPIRITU SANTO.

PIDA RECIBIR EL BAUTISMO EN ELESPIRITU SANTO.

Antes de orar pidiendo recibir el Espíritu Santo, sugerimos que primero oremos al Padre en el nombre de Jesús, reafirmando nuestra fe en Cristo, agrade­ciéndole por la nueva vida que nos ha brindado en Jesús y por el Espíritu Santo que vive en nosotros. Y continuar orando diciendo todo lo que hubiere en nuestros corazones. Si recordamos algo que nos im­pida acercarnos a Dios, una mala acción o una mala actitud inconfesada, un resentimiento contra alguien, por ejemplo, o una deshonesta operación comercial, digámoselo a Dios, confesémosle nuestro pecado, y luego prometámosle enderezar nuestros caminos. Si ese es nuestro sentir, dejemos la oración momentáneamente, pongamos las cosas en orden y después volvamos (Mateo 5:23-24) pero no permitamos que la idea de algún pecado "es­condido" o desconocido nos impida pedir el Bautismo en el Espíritu Santo. "No somos dignos" podrán decir algunos, y la respuesta es:Por supuesto que no somos dignos!" Solamente Jesús es digno. Pero El no solo quiere dárnoslo sino que nos ha ordenado que lo recibamos.

Si estamos solos orando para recibir el Bautismo en el Espíritu Santo, elevemos esta oración, o si algún otro está orando con nosotros dirán una oración similar

"Padre celestial, te doy gracias porque estoy bajo la protección de la preciosa sangre de Jesús que me ha limpiado de todo pecado. Amado Señor Jesús, te ruego que me bautices en el Espíritu Santo, y per­míteme alabar a Dios en un nuevo lenguaje, que supere las limitaciones de mi intelecto.

Gracias, Señor; creo que ya mismo estás respondiendo a mi rue­go. Te lo pido en el nombre del Señor Jesús. Amén"

Cuando le pedimos a Jesús que nos bautice en el Espíritu, nosotros debemos recibirlo. El recibir nos corresponde a nosotros.

Este es el ABC del recibir:

A. Pedir a Jesús que nos bautice en el Espíritu Santo. La carta de Santiago dice: "No tenéis lo que deseáis, porque no pedís." (Santiago 4:2.) Dios nos ha dado libre albedrío y eso nunca lo quitara. No forzará sus bendiciones sobre nosotros, ya que no es este el camino del amor. Debemos pedir. Dios nos ordena ser llenos de su Espíritu Santo. Efesios 5:18

B. Creer que recibiremos en el momento en que lo pedimos. "Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido." (Juan 16:24.) La fe es creencia en tiempo presente. "Es la fe" escribe el autor de Hebreos.(Hebreos 11:1). Además la fe es activa y no pasiva, lo cual quiere decir que somos nosotros los que debemos dar el primer paso.

C. Confesar con nuestros labios. Cuando recibimos a Jesús como nuestro Salvador, creímos en nuestro corazón y le confesamos con nuestros labios. Ahora confesemos con nuestros labios pero en el nuevo len­guaje que el Señor esta dispuesto a darnos. Abramos nuestra boca y comencemos a hablar, anunciando así que creemos que el Señor nos ha bautizado en el Espíritu. No hablemos en Español o Inglés, ni en ningún otro idioma que conozcamos, pues Dios no nos puede diri­gir para hablar en lenguas si estamos hablando en un lenguaje que nos es familiar. ¡No podemos hablar en dos idiomas a la vez! Confiemos en Dios que el nos de las palabras, así como podía confiar en Jesús de que le permitiría caminar sobre las aguas. Hablar en lenguas es un infantil acto de fe. No requiere nin­guna habilidad, antes bien, significa despojarnos de toda habilidad. Es hablar con palabras sencillas, utili­zando nuestra voz, pero en lugar de decir lo que nues­tra mente nos dicta, debemos dejar que el Espíritu Santo dirija nuestra voz directamente para decir lo que el quiere que digamos.

"¡Pero ese sería yo el que habla!" ¡Exactamente! Dios no habla en lenguas, es la gente la que habla en lenguas, y es el Espíritu el que da las palabras. Veamos lo que sucedió en Pentecostés: "Y comenza­ron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen." De modo que debemos comenzar a hablar en otras lenguas -no en nuestro propio idio­ma u otros idiomas- según el Espíritu nos faculta a .pronunciar las palabras o a darles forma, ¡cosa que el Espíritu hará, sin duda alguna! De la misma ma­nera en que un niño comienza a balbucear sus prime­ras palabras, abramos nuestras bocas y pronunciemos las primeras silabas y expresiones que vienen a nues­tros labios. Debemos empezar a hablar en la misma forma como Pedro tuvo que salir del bote. Dios nos guiará cuando nos animemos a confiar en é1, dando el primer paso, en fe.

Al orar para recibir el Espíritu Santo, ocurre a veces que algunas personas experimenten un temblor involuntario, balbucean sus labios y castañetean sus dientes. Estas son reacciones físicas ante el Espíritu Santo, que en si mismas no tienen mayor significación, aparte de indicar su presencia. Se producen pro­bablemente ante la resistencia que le oponemos. Algu­nas personas han esperado en vano, durante años, para que los "labios balbuceantes" lleguen a ser un lenguaje. El creyente en todos los casos debe empezar a hablar: hablar en lenguaje no es un acto involun­tario.

"Obrando con ellos el Señor… con las señales que se seguían." (Marcos 16:20.)

Por otra parte puede ocurrir que de inmediato ha­blemos en un hermoso lenguaje. Eso también es ma­ravilloso, ¡pero no significa de ninguna manera que mas santos que los otros! Significa simplemente que estamos un poco más liberados en nues­tros espíritus que tenemos menos inhibiciones. De cualquier manera, el quid del asunto es que continuemos hablando, o tratando de hablar.

De vez en cuando ocurre que una persona cuenta con algunas nuevas palabras en su mente, antes de que empiece a hablar en lenguas. ¡Hay que decirlas! Las demás seguirán.

Comments

comments

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Por ahora, no hay Mensajes en Twitter

Translate »
Click to listen highlighted text!