Click to listen highlighted text!
Muchas personas creen que ya son cristianos …

Muchas personas creen que ya son cristianos …

Muchas personas creen que YA son cristianos por haber nacido en un hogar que tiene una religión cristiana PERO CADA PERSONA DEBE EN UN MOMENTO DE SU VIDA TOMAR UNA DECISIÓN PERSONAL. ESTA DECISIÓN ES LA MÁS IMPORTANTE QUE PUEDA TOMAR YA QUE SE JUEGA SU DESTINO ETERNO.
HACERSE CRISTIANO no significa aceptar una filosofía o un juego de normas, o creer en una lista de principios abstractos;
Abrazar la fe cristiana significa permitir a Dios que entre y viva en nosotros. (Colosenses 1:27.)
Abrazar la fe cristiana significa arrepentirnos. (Hechos 2:38; 26:18.) Y eso, a su vez, significa querer ser diferentes, admitir que estamos en el mal camino y que queremos volver a la buena senda. Muchos vienen a Jesús,  porque saben que están en un callejón sin salida, camino a la destrucción. Si están dispuestos a cambiar, Jesús los acepta y atiende a sus necesidades.
Abrazar la fe cristiana significa convertirnos. (Hechos 3:19; Mateo 18:3.) Y para eso hay que darse vuelta y caminar en la dirección opuesta -la verdadera dirección- con Jesús.
Abrazar la fe cristiana significa ser perdonado. (Salmo 103:11-12.) Y eso significa ser despojados de nuestros pecados como si jamás hubieran existido y que no queden ni rastros de ellos. Mas aún, significa ser perdonados cada día, ¡vivir en estado de perdón! (1 Juan 1:9.)
Abrazar la fe cristiana es nacer de nuevo. (Juan 3:1-21; 1 Pedro 1:23.) Y aquí llegamos al centro del asunto. Un erudito y anciano dignatario fue a Jesús de noche buscando respuestas a sus interrogantes. Jesús le dijo:
Nicodemo, tienes que nacer de nuevo.
El anciano sacudió la cabeza. -¿Como es posible que un hombre ya grande vuelva a nacer? ¿Puede acaso entrar de nuevo en el vientre de su madre para volver a nacer?
Jesús le respondió: Nicodemo, no estoy hablando del nacimiento físico; eso ya sucedió. Tienes que nacer del Espíritu. (Del Espíritu Santo).
¿Qué quiso decir Jesús?
La Biblia nos enseña que Dios creó al hombre con la capacidad suficiente para conocerle y corresponderle. Pero desde el comienzo el hombre interrumpió esa relación y cuando lo hizo, murió espiritualmente y transmitió esa muerte espiritual a todos sus descendientes. Lo mas recóndito de nuestra personalidad toma el nombre de “espíritu” o pneuma en griego, y fue creado con el propósito principal de conocer a Dios. Los animales tienen cuerpo y alma, pero los hombres tienen cuerpo, alma y espíritu. (1 Tesalonicenses 5:23.) Cuando el hombre, en el comienzo, destruyo la relación con Dios -lo que llamamos la caída del hombre- murió esa parte recóndita, o quedó fuera de acción, y siempre desde entonces el hombre actuó a impulsos de su alma y de su cuerpo. (Génesis 2:17.) ¡No es de extrañar entonces que nos hayamos metido en semejante enredo!  El “alma”, psiquis en griego, es el componente psicológico, formado por nuestro intelecto o voluntad, y nuestras emociones. Esta parte de nuestra personalidad es maravillosa cuando esta bajo el control de Dios a través del Espíritu, pero es capaz de cosas terribles cuando esta descontrolada.
He aquí el por qué la historia de la humanidad está plagada de odio, derramamiento de sangre, crueldad y confusión; los seres humanos están muertos espiritualmente: “muertos en vuestros delitos y pecados”, (Efesios 2:1) procurando vivir de acuerdo al alma pero fuera de todo contacto con Dios y, por lo tanto, perdidos. (Lucas 19:10.) La palabra “perdido” significa que no sabemos dónde estamos, a dónde vamos, o para qué  somos. Si no se corrige esta situación, naturalmente significa el infierno, significa que la persona se perderá eternamente, y morará en la oscuridad, en el miedo, en la rebelión, en el odio, separado de Dios para siempre; y no solamente eso, sino que será parte de la interminable destrucción del diablo y sus ángeles, porque allí no habrá “tierra de nadie”. Por lo tanto, la necesidad más urgente y apremiante es renacer, volver a la comunión con Dios; y eso, exactamente, es lo que Jesucristo nos ofrece. Por medio de Jesús, y por Jesús solamente -no hay otro camino- se manifiesta la vida de Dios que alienta su vida en nosotros. (Juan 10:10.)
Sin embargo, las iniquidades que cometimos cuando estábamos perdidos y fuera del contacto con Dios, levantaron un muro divisorio de pecado y de culpabilidad que hacían imposible recibir esta nueva vida. (Isaías 59:2.) Dios es amor pero también es justicia. No puede “dejar pasar por alto” lo que hacemos, de la misma manera que un padre amante no puede “dejar pasar por alto a su hijo” si sabe que es culpable de un delito. El padre tendría que insistir ante el muchacho para “que se entregue” a las autoridades. Pero si el joven estuviera realmente arrepentido, seria una buena ocasión para que el padre ofreciera pagar la multa, o cumplir una sentencia, o aun morir en su lugar, si tal cosa fuera posible. En ese caso se habría satisfecho tanto a la justicia como al amor.
Y esto es justamente lo que hizo Jesús. Satisfizo los requerimientos de la justicia al morir por nosotros. Jesús era Dios en carne humana, la encarnación de la segunda persona de la divinidad, el Dios Creador, por quien el Padre creó el universo. (Efesios 3:9; Hebreos 1:2.) El no tuvo ni pecado ni culpa. Cuando Jesús murió en la cruz, porque era Dios y porque era inocente, satisfizo totalmente la justicia en beneficio de todos los pecados que el hombre había cometido o que cometería en el futuro.
De esta manera resolvió Jesús el problema de nuestra culpabilidad que nos mantenía apartados de Dios, y cuando murió y resucitó quedó abierto el camino al Padre para enviar al Espíritu Santo, por medio de quien fué posible que la vida de Dios se hiciera presente y morara en nosotros. El único requisito que se nos exige a nosotros es que reconozcamos que hemos vivido en el error y pidamos perdón. Luego debemos pedirle a Jesús que venga y viva en nosotros y que sea nuestro Señor y Salvador. Por medio del Espíritu Santo, Jesús entra en nuestras vidas, nuestros pecados son borrados por su sangre derramada, y obtenemos una vida diferente. Y el Espíritu Santo se une a nuestro espíritu (1 Corintios 6:17) haciéndolo pasar de muerte a vida; “nace de nuevo” y se transforma en lo que Pablo llama una “nueva criatura”. (2 Corintios 5:17; Apocalipsis 21:4-5.)
Esa nueva vida creada por el Espíritu Santo en nosotros, es lo que Jesús llama “vida eterna”. Esto va mucho mas allá de un mero “seguir andando”; es la vida de Dios en nosotros, la clase de vida que nunca se acaba, que nunca se cansa, que nunca se aburre, que es siempre gozosa y lozana. (1 Juan 5:11.)
¡He aquí hago nuevas todas las cosas!” Y no una sola vez, sino continuadamente, dice Jesús. ¡Es el permanente renovador! Se nos ha prometido que andaremos en “novedad de vida” que es lo mismo que decir vida eterna: siempre bien, siempre renovándonos.
La palabra “eterno” significa literalmente “sempiterno”, que nunca envejece.
Isaías dice: “Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantaran las alas como águilas; correrán y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Isaías 40:31.).

¿Cómo aceptamos el perdón y recibimos esta nueva vida?
1. Dándonos cuenta que hemos estado extraviados, yendo en una dirección equivocada y que estamos ansiosos de andar en los caminos de Dios.
2. Admitiendo que estuvimos equivocados y pidiéndole al Padre que borre nuestras culpas y pecados, con la sangre de Jesús.
3. Pidiéndole a Jesucristo, el Unigénito Hijo de Dios, que entre en nuestras vidas y sea nuestro Salvador y Señor. (Apocalipsis 3:20.)
4. Creyendo que el ha venido en el instante en que lo pedimos. Agradecerle por salvarnos y darnos la nueva vida. (1 Juan 5:11-15.)

He aquí una sencilla oración que podemos elevar si decidimos recibir a Jesús:
“Querido Padre, creo que Jesucristo es tu Hijo Unigénito, que se hizo un ser humano, derramó su sangre y murió en la cruz para limpiar mi culpa y mi pecado que me separaban de ti. Creo que se levantó de entre los muertos, físicamente, para darme nueva vida. Señor Jesús, te invito a que entres en mi corazón. Te acepto como mi Salvador y Señor. Te confieso mis pecados y te pido que los borres. Creo que has venido, y vives en mí en este preciso instante.
¡Gracias, Jesús!”

Cuando decimos esta oración, podemos sentir o no que algo ha ocurrido. Nuestro “espíritu” que tome vida a través de Jesucristo, se esconde mas profundamente que nuestras emociones; de ahí que a veces se exterioriza una reacción emocional y otras veces no. Sea que sintamos o no sintamos algo de inmediato, descubriremos que somos distintos, porque Jesús cumplirá lo que ha prometido. Jesús nunca falta a su palabra. El dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” (Mateo 24:35.)

Qué ha olvidado de hacer y enseñar como cristiano

Qué ha olvidado de hacer y enseñar como cristiano

Qué ha olvidado de hacer y enseñar como cristiano

 

El amor a Dios y al prójimo: Mateo 22:37-39; Marcos 12:30-31; Romanos 13:9-10; Gálatas 5:14; 1 Pedro 4:8.

Cumplir la Gran Comisión: Mateo 28:18-20; Marcos 16: 15.18, 20.

Ser Luz (ser buenos): Mateo 5:16; Hechos 11:24.

Trabajar para Dios en lo que El puso en tu corazón según los dones y capacidades que te dio Dios: Hechos 22:10; Efesios 2:10; Romanos 12:4-6; 1 Corintios 7:7; Salmo 139:13,16; Jeremías 1:5.

Evangelizar: 1. Ganar almas: Proverbios 11:30; Lucas 5:10; 15:7,10; Hechos 20:27;

2. Enseñarles: (Tosas las cosas que les he mandado): Mateo 28:20; Hechos 20:27.

3. Enviarlas: Marcos 16:15 a) a su entorno.

b) a otro lugar

Predicar y enseñar”Todo el consejo de Dios”: Hechos 20:27

Salvación: Hechos 4:12.

Sanidad: Mateo 10:1,8; Lucas 9:1; Santiago 5:14-15.

Bautismo en el Espíritu Santo o Primer llenamiento del Espíritu Santo: Hechos 1:8; Marcos 1:8; Hechos 2:4; Hechos 19:6.

Segunda venida de Cristo: Hechos 1:11

Reuniones caseras: Hechos 5:42; 10:24; 20:20.

Rudimentos Cristianos: Hebreos 6:1-2.

Arrepentimiento: Hechos 20:21; 3:19; Marcos 1:15; Mateo 3:2; 4:17.

Fe en Dios: Hechos 20:21

Bautismos: a) En agua: Mateo 28:19; Marcos 1:8; Hechos 8:38; 16:33

b) En el Espíritu Santo Hechos 1:5; 2:4; 11:16; 19:6

Imposición de Manos: Hechos 6:6; 13:3; 28:8

Resurrección de los muertos: Juan 11:24: 5:29

Juicio Eterno: Hechos 17:31; 1 Timoteo 5:24; Hebreos 9:27

Trabajar para el Señor: Hechos 6:3; 1 Corintios 15:58; Hebreos 6:10; 2 corintios 11:27; colosenses 1:29; 1 Tesalonicenses 1:3

Respetar la visión de Dios para el lugar en que Dios le puso: Hechos 26:19

Obedecer a sus autoridades espirituales: Hebreos 13:17

Apoyar la obra, edificar la Iglesia: Mateo 16:18

Amar al Templo (edificio): Juan 2:17

Amar a los hermanos en forma práctica: Hebreos 13:16; Gálatas 6:10; 1 Juan 3:18.

Ser Cristianos: Hechos 11:26; 26:28; 1 Pedro 4:1

Orando en todo tiempo: Efesios 6:18; Hechos 12:12; 1:14.

Dar tiempo para el crecimiento de la obra de Dios: Hechos 19:10; 18:11; 28:30-31.

37 Cosas importantes para tu vida Cristiana

Reflexiona en esta 37 Cosas importantes para tu vida Cristiana. Toma tiempo para leerlas una a una:

  1. PASAR TIEMPO EN LA PRESENCIA DE DIOS: Jesús se apartaba a lugares desiertos y oraba. Lucas 5:16.
  2. SABER QUE DIOS ESTÁ CONTIGO: Mateo 28:20; Mateo 6: 6, 8.
  3. SABER QUE SI SOS CRISTIANO CRISTO MISMO VIVE EN TI Y SOS UN TEMPLO DE SU ESPÍRITU SANTO. Gálatas 2:20; 2 Corintios 13:5;1 Corintios 3:16; 1 Corintios 6:19.
  4. HACER SIEMPRE SU VOLUNTAD Y LO QUE LE AGRADA A DIOS. Juan 8:29.
  5. DEJAR QUE EL SE EXPRESE A TRAVÉS NUESTRO: (Lo que Cristo ha hecho por medio de mí…) Romanos 15: 18-20.
  6. ESTAR EN EL MOMENTO CORRECTO, EN EL LUGAR CORRECTO.
  7. SABER QUE TODO LO QUE HACES Y TODO LO QUE PIENSAS (Y AÚN TUS INTENCIONES MÁS PROFUNDAS) ESTÁN SIENDO REVELADAS Y ESCRITAS EN EL CIELO. Mateo 6:18; Romanos 2:16; 1 Corintios 4:5.
  8. DEBES ESGRIMIR LA “ESPADA DEL ESPÍRITU SANTO” QUE ES LA PALABRA DE DIOS PARA “EL ATAQUE” Y “LA DEFENSA”, DICIENDO: “ESCRITO ESTÁ” Mateo 4:4.
  9. TENER EL FUEGO ENCENDIDO DE SU PRESCENCIA (DE DIOS) CONSTANTE Y SEGUIRLE A DONDEQUIERA QUE EL VAYA, Y SEGUIRLE DE CERCA.
  10. DEBEMOS SABER Y CONOCER SUS TIEMPOS: CUANDO PARAR, ACAMPAR, AVANZAR, ATACAR ETC.
  11. DISCERNIR SU VOLUNTAD PARA HOY Y SU PLAN PARA NOSOTROS. Juan 4:34; Efesios 2:10.
  12. NO TOMAR DECISIONES SIN ORAR Y CONSULTAR A EL.
  13. VIVIR BAJO LA GUÍA DEL ESPÍRITU SANTO. Romanos 8:14; Gálatas 5:25.
  14. VIVIR EN AMOR Y HUMILDAD. Romanos 12:9.
  15. VENCER CON EL BIEN EL MAL. Romanos 12:21.
  16. DECIR LO QUE EL QUIERE DECIR. 1 Pedro 4:11.
  17. AMAR A DIOS Y A TODOS. Mateo 22:37-40
  18. MIRAR A LOS PECADORES COMO OBJETOS DEL AMOR DE DIOS Y COMO FUTUROS HERMANOS EN CRISTO.
  19. NO MIRARSE A SI MISMO, NI A NUESTRAS “INCAPACIDADES” SINO A LO QUE CRISTO PUEDE HACER A TRAVÉS NUESTRO.
  20. VENCER: A LOS RECUERDOS MALOS DEL PASADO, AL ORGULLO, AL DESÁNIMO, A LA DEPRESIÓN, A ACUSASIONES Y CONDENACIONES, A LOS TEMORES, AL “QUE DIRÁN” LAS OTRAS PERSONAS DE NOSOTROS, A LA AMBICIÓN PROPIA, AL AMAR Y ANHELAR “LAS MUCHAS COSAS”, A “LOS DELEITES DIVERSOS”, A LOS CELOS, LA AMARGURA Y FRUSTRACIONES.
  21. DEJAR NUESTRA CAUSA EN LAS MANOS DEL QUE JUZGA JUSTAMENTE. (DEJAR QUE DIOS NOS HAGA JUSTICIA) 1 Pedro 2:20-23.
  22. NO BUSCAR NUESTRO PROPIO BENEFICIO, SINO PROCURAR QUE OTROS ALCANCEN LA SALVACIÓN OFRECIDA POR DIOS. 1 Corintios 10:33.
  23. PROCURE QUE EL PODER DE DIOS SE MENIFIESTE EN SU VIDA.
  24. 1 Pedro 4:11, Marcos 16: 17-18.
  25. DEJE QUE DIOS EXAMINE SU CORAZÓN Y ESTÉ DISPUESTO A CAMBIAR. Salmo 139: 23-24
  26. RENUNCIE A TODO LO MALO Y DEJE QUE DIOS CAMBIE HASTA SUS INTENCIONES MÁS ÍNTIMAS. Tito 2:12.
  27. ESTAR EN EL AREA DE TRABAJO QUE DIOS DESIGNÓ PARA USTED. 2 Corintios 10-13-16.
  28. DISCERNIR SIEMPRE LA VOLUNTAD DE DIOS. Juan 6:38; Hebreos 10:7.
  29. ACTUAR GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO: Hechos 8:29.
  30. AÚN TU COMPASIÓN DEBE ESTAR SUJETA A LA GUÍA DEL ESPÍRITU SANTO. Jesús sanó a uno en el estanque de Betesda. Si Dios dice que pongas dos ladrillos, no pongas ni uno ni tres. Juan 5:4-6ss.
  31. HACER (COMO DECÍA JESÚS) SOLO “LO QUE VEO HACER AL PADRE”. Juan 5:19.
  32. APRENDER A CAPTAR SU VOZ DE DIFERENTES MANERAS. Hebreos 3:15.
  33. DEJAR QUE EL ESPÍRITU SANTO NOS ENSEÑE AÚN LO PROFUNDO DE DIOS. Juan 14:26; 2 Corintios 2: 9-13.
  34. SIMPLEMENTE “VIVIR” LA VIDA CRISTIANA (llevar los niños al colegio, hacer la comida, trabajar etc. SIENDO UN EJEMPLO DE VIDA. 2 Tesalonicenses 3:12; 1 Tesalonicenses 4:11-12; Hechos 2: 46-47.ACTUAR EN SU NOMBRE, CUANDO “LE VEMOS” ACTUAR, ES DECIR HACER SOLO ALGO CUANDO CAPTAMOS QUE ES LA VOLUNTAD DE DIOS. Hechos 9:34.
  35. ORAR AL LEVANTARSE, AL MEDIODÍA Y A LA NOCHE. Daniel 6:10.ALABAR Y DAR GRACIAS A DIOS Y SER AGRADECIDOS. Colosenses 3:15.
  36. RECORDAR LO QUE DIOS HIZO CONTIGO PARA DARLE GRACIAS Y AFIRMAR TU FE PARA EL FUTURO. Nehemías 4:14; Salmo 105:5; Isaías 46:9.
  37. SABER QUE DIOS TIENE EL CONTROL DE TODO PARA NO VIVIR EN TEMOR Y ANSIEDAD. Mateo 10:29-31.

Dr. Gustavo Isbert

7 cosas importantes que los cristianos olvidamos

7 cosas importantes que los cristianos olvidamos

Estas son 7 cosas importantes que los cristianos olvidamos. Vamos a recordarlas: 

1. LA GENTE VIVE EN TINIEBLAS Y EN EL REINO DE SATANÁS Y BAJO SU AUTORIDAD (AUNQUE NO LO SABEN).

(2 Corintios 4:3)

Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;

(2 Corintios 4:4)

en los cuales el dios de este siglo (el diablo) cegó el entendimiento de los incrédulos, (para que no entiendan) para que no les resplandezca la luz del Evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

(Efesios 4:17-18)

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles (los que no son del pueblo de Dios) que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;

2. ES NECESARIO PREDICAR SOBRE EL REINO DE DIOS Y ACERCA DEL ARREPENTIMIENTO Y LA FE EN N.S.JESUCRISTO.

(Hechos 19:8)

Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del Reino de Dios.

(Hechos 20:25)

Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el Reino de Dios, verá más mi rostro.

(Hechos 20:21)

testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

3. AL PREDICAR EL REINO DE DIOS LAS PERSONAS QUE HACEPTAN PONERSE BAJO LA AUTORIDAD DEL REY JESÚS, PASAN DE UN REINO A OTRO Y SE PONEN VOLUNTARIAMENTE BAJO LA AUTORIDAD DE DIOS.

(Colosenses 1:12)

…dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz;

(Colosenses 1:13)

el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo (Jesús).

4. SUS PECADOS SON PERDONADOS Y SON HECHOS HIJOS DE DIOS, SUS HEREDEROS Y CO-HEREDEROS CON CRISTO. AHORA SU REY Y “GOBERNANTE” ES CRISTO.

(Romanos 8:16)

El Espíritu Santo mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

(Romanos 8:17)

Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo.

(Hechos 26:17-18) Jesús le dice a Pablo: (y a todos nosotros):

… ahora te envío, para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí,(en Jesús) el perdón de pecados y herencia entre los santificados. (Alguien que es apartado para Dios).

(Hechos 26:18)

y para que crean en mí (en Jesús) y reciban así el perdón de los pecados y una herencia en el pueblo santo de Dios.

(Colosenses 1:13) Dios YA, nos trasladó a su Reino y vivimos en el (si somos verdaderos cristianos seguidores de Jesús). Nos fuimos del el reino del diablo y no estamos más bajo su autoridad.

el cual (Dios) nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,

(Colosenses 1:13) NTV

Pues él nos rescató del reino de la oscuridad y nos trasladó al Reino de su Hijo amado.

(Colosenses 1:14)NTV

quien compró nuestra libertad (Jesús) (por su sangre derramada) y perdonó nuestros pecados.

5. CRISTO VIVE EN CADA CRISTIANO. (Colosenses 1:26)

el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos,

(Colosenses 1:27)

a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

(Colosenses 1:28)

a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;

6. TENEMOS EL PODER Y LA POTENCIA DE CRISTO PARA HACER SU OBRA.

(Colosenses 1:29)

…para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, (de Jesús) la cual actúa poderosamente en mí.

(Colosenses 1:26) NVI

…anunciando el misterio que se ha mantenido oculto por siglos y generaciones, pero que ahora se ha manifestado a sus santos (todos los verdaderos cristianos).

(Colosenses 1:27)

A estos Dios se propuso dar a conocer cuál es la gloriosa riqueza de este misterio entre las naciones, que es Cristo en ustedes, la esperanza de gloria.

(Colosenses 1:24) NTV

Me alegro cuando sufro en carne propia por ustedes, porque así participo de los sufrimientos de Cristo, que continúan a favor de su cuerpo, que es la iglesia.

(Colosenses 1:25)

Dios me ha dado la responsabilidad de servir a su iglesia mediante la proclamación de todo su mensaje a ustedes.

(Colosenses 1:26)

Este mensaje se mantuvo en secreto durante siglos y generaciones, pero ahora se dio a conocer al pueblo de Dios.

(Colosenses 1:27)

Pues él quería que su pueblo supiera que las riquezas y la gloria de Cristo también son para ustedes, los gentiles. Y el secreto es: Cristo vive en ustedes. Eso les da la seguridad de que participarán de su gloria.

7. DEBEMOS PENSAR ESTO ACERCA DEL REINO DE LOS CIELOS:

(Hechos 20:24)

Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

(2 Corintios 12:15)

Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras a almas.

(Filipenses 3:13)

pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,

(Filipenses 3:14)

prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

(2 Timoteo 4:7)

He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

(2 Timoteo 4:8)

Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

DELE DE SU TIEMPO A LO ÚNICO QUE DURARÁ POR TODA LA ETERNIDAD: LA EXTENSIÓN DEL REINO DE DIOS.

Predicador Gustavo Isbert

Lección 63. La importancia de los buenos fundamentos

a) Escrituras clave
Hebreos 5:11-6:3
Lucas 6:46-49
Corintios 3:10-15
1 Pedro 2:5

b) Introducción
Un fundamento es una sustancia encima de la cual construyes una estructura. El fundamento en realidad apoya el edificio, cada parte del edificio depende del fundamento. Si tiene fundamentos buenos, profundos y seguros, el edificio se mantendrá firme, no importa lo que venga contra él. Si no, cuando ocurran problemas el edificio se caerá. Como discípulos de Jesús nuestras vidas son estructuras espirituales. En las Escrituras, esta estructura se llama “templo del Espíritu Santo” (1 Corintios 6:19), “el templo de Dios” (1 Corintios 3:16), “edificio de Dios” (1 Corintios 3:9) y “una casa espiritual” (1 Pedro 2:5). Sólo se puede construir fuerte, alto y capaz de resistir problemas si los fundamentos son debidamente echados.

e) Jesús, el fundamento
Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.
(1 Corintios 3:11)
El mejor fundamento de todos para un edificio es la roca sólida. Otros estratos menos estables tales como grava, arena, tierra, arcilla y roca porosa deberían ser quitados para que una estructura grande pueda ser construida en roca sólida. En nuestra vida cristiana es igual. No deberíamos construir nada a menos que lo fundásemos en Jesucristo. El es nuestra “roca” (1 Corintios 10:4) y no deberíamos ni hacer ni construir nada que El no esté apoyando. Si intentamos construir algo fuera de esta verdad, entonces el día (el Día del Juicio) lo traerá a la luz, porque todo lo que hayamos construido será probado y sólo recibiremos recompensa por lo que sobreviva (1 Corintios 3:10-15). Jesús apoyará sólo lo que ve que el Padre está haciendo (Juan 5:19). Debemos, pues, pedir a Dios el Padre que su voluntad se cumpla en nuestra vida y hacer solamente lo que él desea de nosotros. Entonces sabremos que Jesús lo estará apoyando y podremos empezar a construir.

d) ¿Roca o arena?

En Lucas 6:46-49 Jesús describe dos maneras de construir: o encima de la arena (un fundamento inestable) o encima de la roca (un fundamento estable). Mucha gente, incluido muchos cristianos, está construyendo su vida encima de fundamentos inestables tales como el materialismo, ambición, deportes, educación, filosofías, tradicio­nes del hombre, sabiduría humana, etc. El único fundamento estable de roca sólida es el Señor Jesucristo, que es la Palabra viva (la Verdad).
De este pasaje en Lucas podemos notar los siguientes puntos:



(I) ¿Qué constituye una vida sólida? (v. 47)
“Todo aquel que viene a mí”                        – relación con Jesús.
“Oye mis palabras”                                     – oír su palabra.
“Ponlas en práctica”                                   – hacer su voluntad.

(II) ¿Puede uno oír y no hacer? (v. 46)
“¿Por qué me llamáis `Señor, Señor’ y no hacéis lo que yo digo?” Esto es conocer la Palabra y no hacer (Véase también Santiago 1:21-25.)



(III) ¿Cómo es el que oye y hace la Palabra? (v.48a)
“Semejante es al hombre que al edificar una casa, cayó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca Quitó todo entre él y la roca. Se aseguró que estaba en una posición sólida incluso habiendo tenido q cavar profundo, lo cual es costoso y tarda tiempo.



(IV) ¿Por qué se debe construir la casa en la roca? (v.48b)
“Cuando vino la inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa”. Es la naturaleza de la vida q haya tormentas (Hebreos 12:25-29). Nadie se escapa de las tormentas.



(V) ¿Qué le pasó a la casa en la roca? (v.48b)
La casa no pudo ser movida porque estaba bien construida, estaba fundada en la roca. Habrá tormenta en nuestra vida cristiana, pero si estamos oyendo y haciendo la Palabra de Dios, las tormentas no n moverán.




(VI) ¿Cuál es el peligro al construir nuestra vida cristiana? (v.49a)
“El que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento”. (0 so la arena, Mateo 7:26).


(VII) ¿Qué le pasa a la casa sin fundamento? (v.49b)
“Contra la cual el río dio con ímpetu (el mismo río y tormenta que dio contra la casa en la roca), y 1 cayó, y fue grande la ruina de aquella casa”. Necesitamos reconocer cualquier fundamento inestable nuestra vida, admitirlo, y quitarlo para llegar a la roca sólida con la ayuda del Espíritu Santo.
e) ¿Y después qué?

Los fundamentos de nuestra vida como cristianos son tan importantes que es imposible seguir a la madurez sin e Hebreos 6:1-33 enuncia las verdades básicas fundamentales encima de las cuales nuestra vida cristiana ha de obrada (las llamaremos los fundamentos de nuestra fe) y nos insta a avanzar a la madurez con el permiso de No puede haber madurez sin el permiso de Dios. Si no echamos los fundamentos correctos, Dios no nos dar “permiso de construcción” para continuar la edificación de nuestra casa espiritual. Muchos cristianos son inmaduros incluso muchos que son nacidos de nuevo desde hace años. Esto es una tragedia. Muchas de estas personas deberían estar enseñando a otros o entrenando a sus propios discípulos, pero en vez de ello todavía son como espirituales en Cristo, todavía con necesidad de leche espiritual en vez de comida sólida (Hebreos 5:11-14).
f) Evidencia de inmadurez en los cristianos
(1) Tardo de oído
Estos cristianos son letárgicos y no quieren ser movidos; no tienen impulso ni energía en su interior; jul empezaron con entusiasmo pero a través de los años han llegado a ser de esta manera.
(II) Sin responsabilidad
Estos son cristianos que no han madurado nunca, son infantiles cuando deberían ser profesores maduros.
(III) Sin participación
Estos cristianos no contribuyen nada más que a aumentar el número de miembros en las iglesias, muchos son así desde hace años.
(IV) Sin discernimiento
Estos cristianos la mayoría del tiempo ni siquiera saben distinguir entre lo bueno y lo malo.
(V) Sin estabilidad
Cada problema derriba a estos cristianos; suelen ser mariposas espirituales yendo de una enseñanza o iglesia a otras.

g) Razones de inmadurez


(I) No son realmente nacidos de nuevo
Existe evidencia inequívoca cuando nacemos de nuevo:


– El testimonio del Espíritu (Romanos 8:16).
– Somos “nuevas criaturas” (2 Corintios 5:17).
Deseamos obedecer a Dios (1 Juan 2:3).
Amamos a otros cristianos (1 Juan 3:14).
Hacemos la voluntad de Dios (Mateo 7:21).
– Tenemos sed de Dios (Salmos 42:1-2).

(II) Negligencia
No se han preocupado de mantenerse en forma espiritualmente, sino que se han dejado llevar por los demás.

(III) Desobediencia
Dios les ha pedido que hagan algo y está esperando con paciencia hasta que decidan hacerlo.

(IV) Transigencia
Han dejado entrar “las zorras pequeñas” que echan a perder las “viñas” (Cantar de los Cantares 2:15). Han hecho las cosas de una manera contraria a la que Dios tenía para ellos. Han obedecido sus propios deseos egoístas en vez de a Dios. Estas cosas ahora tienen poder sobre ellos y están estropeando su caminar con Dios. Intentan vivir una vida equilibrada entre agradarse a ellos mismos y agradar a Dios. Por lo tanto, en vez de tener una vida fructífera y realizada al servicio de Dios, acaban frustrados e insatisfechos, sin agradarse ni a ellos mismos ni a Dios.
Translate »
Click to listen highlighted text!