Click to listen highlighted text!

Colección Mensajes Cortos – Nº 2

¿Cómo llegar a ser un Cristiano:

Usted debe saber que Dios le ama y aprender acerca de su amor hacia usted.
1 Juan 4:9-10; Juan 3:16-17; Le pido por favor, que busque todas las citas en su Biblia y que las lea meditando en ellas.

También debe saber y admitir que somos pecadores y que el pecado nos separa de Dios.
Isaías 59:2; 53:6; Romanos 3:23.

El pecado nos mantiene apartados de Dios.
Romanos 6:23.

Pero… Dios perdona el pecado.
Cuando usted reconoce que ha pecado y sinceramente le pide a Dios que le perdone. ¡El le perdonará!.
Marcos 3:28; 1 Juan 1:9.

Pero hay más:
Dios quiere que usted viva en un estado de perdón, es decir justificado de sus pecados, Lucas 18:14; Romanos 3:24; 5:1; 1 Corintios 6:11; y libre de condenación, Romanos 8:1; teniendo la vida eterna, 1 Juan 5:11-12 y siendo salvo Mateo 9:22.

Alguien preguntó una vez ¿Qué debo hacer para ser salvo? La respuesta es: ¡Cree en N.S. Jesucristo y serás salvo! Hechos 16:30-31.
Se debe creer en la obra expiatoria de Cristo en la cruz y en su valor eterno.
El es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
Juan 1:29; 1 Juan 3:5.

El murió en nuestro lugar y pagó nuestros pecados en la cruz.
1 Pedro 2:24; 3:18; Isaías 53: 5-6.

Jesús murió para que todos los hombres sean salvos y quiere que estén en el cielo con él por toda la eternidad.
1 Timoteo 2: 4-6. 1 Tesalonicenses 5: 9-10; 2:12; 4:16-17; Juan 17:24; Juan 12:26.

Usted llega a ser un Cristiano cuando acepta a Jesús como su salvador y le recibe en su corazón.
Juan 1:12; Apocalipsis 3:20; Romanos 10: 13,12.
(Lea en ese orden).

Somos salvos por su vida en nosotros.
1 Juan 5:11-12; Romanos 5: 8-10.
Lea:
Juan 10:27-29; Hebreos 7: 24-27; 8:12; Hebreos 10:12, 14, 10, 17; 1 Juan 3:2.

Es muy importante que usted haga de todo corazón esta oración:

Querido Dios:
Gracias por tu gran amor hacia mí.
Gracias porque me amaste tanto que enviaste a tu hijo Jesucristo para que muriera en mi lugar en la cruz.
Dios mío, te pido perdón por todos mis pecados y creo en la obra expiatoria realizada por Jesús en el calvario.
Abro ahora la puerta de mi corazón y pido a Jesús que entre en mi vida, le recibo como mi Salvador, Señor y Rey.
Dios mío te ruego me des tu Espíritu Santo.
Gracias porque me has perdonado de todos mis pecados, porque ahora tengo a Jesús en mi corazón y tengo la vida eterna.
Gracias porque ahora soy verdaderamente un hijo de Dios.
Amén.

Dios le bendiga mucho: 1 Juan 1:4; Filipenses 1:8.

Predicador Gustavo Isbert
Diplomado en Teología

Colección Mensajes Cortos – Nº 1

¿Sabe usted cuanto le ama Dios?

El le amó desde antes de la fundación del mundo. Efesios 1:4; Mateo 25:34.

Le formó con mucho amor en el vientre de su madre: Salmo 139:13, 15-16.

Le dió el espíritu, el alma y un cuerpo. 1 Tesalonicenses 5:23.

El le sigue amando y demostrando ese amor de muchas maneras.

Mucha gente no se da cuenta de que Dios los ama, por eso el apóstol Pablo (entre otros) oró para que puedan conocer el amor de Cristo que excede todo conocimiento. Efesios 3:19.

Jesús dice: “Como el Padre me ha amado a mí (de una manera infinita) así yo los he amado a ustedes. Juan 15:9. Y Dios nuestro Padre, nos ama a nosotros como ama a Jesús, de la misma forma y con la misma intensidad que lo ama a El. Juan 17:23; Juan 20:17.

Dios demostró ese amor tan grande al enviar al mundo a lo que más quería (a Jesús) para pagar nuestra culpa de pecado en la cruz (con su muerte en lugar de nosotros), de esa manera podemos tener vida eterna y estar en el cielo por toda la eternidad. 1 Juan 4:9-10.

El era sin pecado y era “el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.
1 Pedro 2:22; Juan 1:29; 1 Pedro 2:24.

El justo (Jesús) murió en lugar de nosotros los injustos para llevarnos a Dios.
1 Pedro 3:18.

La palabra de Dios la (Biblia) nos dice que aquellos que se arrepienten de sus pecados, toman la decisión de seguirle y obedecerle, y reciben a Jesús como salvador, esos son hechos hijos de Dios. Juan 1:12; Hechos 3:19; 10:43.

Todos nosotros tenemos pecados y el resultado de vivir en pecado es la muerte eterna. Romanos 6:23, 22, pero Jesús murió por nosotros y en la cruz pagó todos y cada uno de ellos. Isaías 53:6; Colosenses 2:13.

Nosotros merecíamos la muerte eterna, estar separados de Dios para siempre, pero Dios nos amó tanto que nos da la vida eterna cuando invitamos a Jesús que entre en nosotros. Apocalipsis 3:20; Efesios 2:4-5.

Cristo pagó el pecado del mundo en el momento que murió en lugar de todas las personas en la cruz. Hebreos 9:26; 10:10, 12, 14.

El también resucitó y vive para siempre. Hebreos 7:24-27.

¿Cuanto nos amó y ama Dios, no? ¡Y además siempre Jesús está intercediendo por nosotros!. Romanos 8:34; Hebreos 7:25.

¡Todo esto es maravilloso! ¿No le parece que si Dios Padre y Dios Hijo nos aman tanto y quieren que estemos con El para siempre, no deberíamos poner nuestra vida en sus manos y dales gracias? Juan 17:24; Juan 12:26.

Si quiere, puede orar de todo corazón esta oración:

Querido Dios y Padre:
Te pido perdón es este momento por no haberme dado cuenta de cuánto me amas. También me arrepiento de todos mis pecados. Gracias querido Jesús porque moriste en mi lugar en la cruz, para que yo, al aceptar tu regalo de la salvación, pueda ser tu hijo y estar en el cielo para siempre. En este momento tomo la decisión de seguirte, y te recibo como mi Salvador, Señor y Rey. Te pido que ahora entres en mi corazón y me des tu Espíritu Santo. Muchas gracias Señor porque me perdonaste, entraste en mi vida, me diste vida eterna y ahora soy verdaderamente un hijo tuyo. Amén

Apocalipsis 3:20; 1 Juan 3:1-2; 1 Juan 5: 11-13; Efesios 2:8-9; Hechos 5:32.
(Le pido por favor, que busque estas citas en su Biblia y las lea. ¡Se va a sorprender!)

Predicador Gustavo Isbert
Diplomado en Teología

Translate »
Click to listen highlighted text!