Click to listen highlighted text!

¿Dificultades?

DIFICULTADES.

Cuando tenemos dificultades Dios nos consuela y cuando otros están pasando por las mismas cosas que Dios nos ayudó a superar, nosotros entonces los podemos consolar a ellos 2 Corintios 1:1-11 con la consolación y la salida que Dios nos dio a nosotros.

Cuando ya estamos abrumados y no sabemos que hacer…es para que confiemos en Dios y no en nosotros mismos. 2 Corintios 1:1-10; Juan 15:1-2.

Debemos “ver” las cosas y pensar siempre “en positivo” sabiendo que Dios y sus promesas nos respaldan. Debemos mirar las cosas desde el punto de vista de la eternidad y no de lo que ven nuestros ojos. (Las cosas que no se ven son eternas)

2 Corintios 4:18.

Sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para nuestro bien aunque no nos damos cuenta en el momento en que las estamos viviendo. Romanos 8:28

Dice Pablo “Todo ha redundado para bien” Filipenses 1:12

Cuando estemos en pruebas debemos pensar así “Esta prueba me va a hacer crecer y es pasajera. 1 Corintios 10:13

Con esta prueba voy a poder demostrar mi amor hacia Dios y mi fe en El.

Job pasó por muchas dificultades (pasajeras) y luego Dios lo bendijo mucho más que antes, pero en medio de las pruebas el dijo “Aunque El (Dios) me matare en El esperaré Job 13:15 y en Job 1:22 dice a pesar de todo Job no pecó ni dijo nada malo contra Dios.

Pablo y Silas cuando fueron llevados a la cárcel injustamente en vez de quejarse alababan a Dios y oraban a El y Dios los liberó de una manera extraordinaria y se convirtió la familia del carcelero en Filipos y esa fue la Iglesia que más le ayudó económicamente en su servicio a Dios. Hechos 16:23-34.

Entonces digamos”Voy a reaccionar ante esta situación con oración y alabanza” y veremos hermosos resultados de parte de Dios.

Voy a decir este contratiempo o este trámite es una oportunidad de Dios para mi bien y es una oportunidad de conocer a alguien para testificarle de Dios.

Todo tiene un propósito de parte de Dios. A el apóstol Pablo se le hundió el barco en que viajaba y fue a dar a una isla, allí una víbora venenosa se le prendió en la mano y como ningún daño padeció los de la isla se quedaron asombrados y el pudo orar por muchos de ellos y se sanaron y se convirtieron y creyeron en Jesús. Eso fortaleció la fe de muchos. Hechos 28:1-10.

El propósito de Dios con Job fue hacerlo más santo, que conociera más de El y probar su fe. Job salió victorioso de ese tiempo de prueba y fue en gran manera prosperado.

Pedro estuvo en una gran prueba cuando negó al Señor 3 veces, Jesús le había dicho que velara y orara para no caer en tentación pero Pedro no lo hizo porque confiaba mucho en si mismo pero Jesús le enseñó (a través de esa dolorosa prueba) a confiar en El y no en si mismo. Esa prueba lo hizo crecer espiritualmente, fue “podado” para que de más fruto Juan 15:1-2 para que ore más y vele en oración, para que no confíe en sus propias fuerzas Lucas 22:61; Juan 21:15; (Pedro salió mejor de la prueba que lo que estaba antes).

Debemos pensar que aunque nuestros cuerpos envejecen el interior no obstante se renueva día a día y estamos cada día más cerca de nuestro hogar celestial. 2 Corintios 4-16. Envejecer para un cristiano es estar cada día más cerca de la gloria eterna en el cielo con nuestro Padre Dios.

Debemos poner toda nuestra confianza y esperanza en Jesús que está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo Mateo 28:20 y no en los hombres, la religión, los edificios, las cosas que tenemos, el dinero etc.

Usted puede confesar con sus labios y decir: DIOS GUÍA MI VIDA. Salmo 32:8 dice Dios:” Te enseñaré el camino en que debes andar”.

Y DIOS ES MI PASTOR, NADA ME FALTARÁ. Salmo 23.

Pr Gustavo Isbert

Lección 82 Alabanza y adoración

a) Escrituras clave
Juan 4:23-24
Hebreos 13:15
Salmo 100: 4
Efesios 5:19-20
Romanos 12:1
Colosenses 3:16-17
1 Pedro 2:9
b) Introducción

  • Las palabras “alabanza y adoración” cubren toda nuestra respuesta de amor y aprecio al Señor. Resumen nuestra razón de vivir (Isaías 43:21; Efesios 1:6, 12, 14).
  • Deberíamos agradecer a Dios por lo que nos ha dado.
  • Deberíamos alabar a Dios por lo que ha hecho por nosotros.
  • Deberíamos adorar a Dios por quien es para nosotros.

Necesitamos siempre tener un corazón agradecido a Dios que ha hecho tanto por nosotros (Salmo 100:4). De hecho, Pablo nos exhorta a regocijarnos en el Señor siempre (Filipenses 4:4). Dios nos ama, se preocupa por nosotros, y quiere que lo sepamos. Desde un corazón agradecido podemos darle gracias y adorarle en espíritu y en verdad.
c) ¿Qué es la alabanza?

  • Reconocer quién es Dios (Salmo 104:1-35; 1 Crónicas 29:10-13).
  • Reconocer a Dios, por todo lo que ha hecho por nosotros (Salmo 25:8-10; Isaías 25:1).
  • Ensalzar a Dios (Salmo 34:3; Salmo 99:5).
  • Honrar a Dios (Daniel 4:34-37).
  • Magnificar a Dios (Lucas 1:46; Hechos 10:46).
  • Maravillarse de Dios (2 Tesalonicenses 1:10).
  • Glorificar a Dios (Apocalipsis 15:4; Salmo 29:1).

¿Por qué deberíamos alabar a Dios?

  • Dios es entronado en la alabanza de su pueblo (Salmo 22:3).
  • Nada puede alabar a Dios como el hombre (Salmo 30:9; Salmo 115:17-18).
  • La alabanza levanta y se regocija en los grandes hechos de Dios tanto ahora como en el pasado (Salmo 40:5; Salmo 98:1; Éxodo 15:6).
  • La alabanza proclama la grandeza y majestad de Dios al mundo (Salmo 66:5-8).
  • La alabanza libera la bendición de Dios a nosotros (Salmo (67:5-7).
  • La alabanza libera el poder de Dios (Salmo 149:6-9; 2 Crónicas 20:12,22).
  • Dios creó al hombre para que le alabase (Isaías 43:21; Efesios 1:3-14).
  • Hemos sido instruidos para alabar a Dios (Efesios 5:18-20; Salmo 146:1; Salmo 100:4).
  • La alabanza es un sacrificio que agrada a Dios (Hebreos 13:15-16; Salmo 107:21-22; 2 Samuel 24:24); no necesariamente sólo nuestros labios sino todo nuestro ser (Romanos 12:1).
  • Dios es digno de recibir nuestra alabanza (Apocalipsis 5:9-14).

e) La alabanza es un arma
La alabanza puede ser un arma contra nuestro enemigo, Satanás, porque Satanás es alérgico a la alabanza. En la guerra espiritual, no seguimos alabando y cantando sólo por amor a ello, sino al contrario, deberíamos sentir, por el Espíritu Santo, la Palabra de Dios en la que reposa la unción de Dios (Salmo 56:4,10-11; 2 Crónicas 20:21-22). Deberíamos perseverar hasta que el poder de Dios se abra camino (Hechos 16:25). Esta clase de alabanza no es pronunciada sólo silenciosamente en nuestro corazón sino, más bien, ¡ha de ser oída!

f) Siete palabras hebreas para alabanza

1. Yadah: alcanzar la mano, reverenciar o adorar con las manos extendidas (Génesis 29:35; 2 Crónicas 7:6; Salmo 107:8).
2. Halal: ser claro, hacer un espectáculo, enorgullecerse y ser necio, entusiasmarse o celebrar (1 Crónicas 23:5, 30); 2 Crónicas 20:19,21; Salmo 69:30; Salmo 150:1-6).
3. Tehillah: (de “halal” laudación o himno de alabanza (Deuteronomio 10:21; 2 Crónicas 20:22; Salmo 100:4; Salmo 145:25) Dios es entronado en esta clase de alabanza (Salmo 22:3).
4. Barak: arrodillarse y, por implicación, bendecir a Dios como acto de adoración (Jueces 5:2).
5. Zamar: golpear con los dedos, tocar un instrumento acompañado por voces, por lo tanto celebrar en cántico música (Salmo 21:13; Salmo 57:7: Salmo 108:1).
6. Shabach: dirigirse o glorificar a Dios en un tono o grito alto (Salmo 63:3; Salmo 117:16; Salmo 145:4).
7. Towdah: una extensión de la mano en adoración; específicamente un coro de adoradores; una confesión a sacrificio de alabanza (Salmo 100:1; Jeremías 17:26; Jeremías 33:11).
g) ¿Qué es la adoración?
Adoración: Apreciara Dios porque El es digno (Apocalipsis 4:11; Apocalipsis 5:12). Las palabras hebreas “adoración” son “segad” y “shachah” y estas significan “inclinarse”. También llevan en su significado la idea una relación entre un perro y su amo, es decir, amor, adorador. La palabra griega principal traducida como “adoración” es “proskuneo” y significa “besar la mano; rendir homenaje o reverenciar”. La adoración bíblica ti entonces el significado implícito de la adoración desinteresada de un ser mayor.
Jesús derramó su sangre para darnos el privilegio de adorar al Padre (Hebreos 10:19-22). A través de Jesús, t creyente llega a ser un sacerdote de Dios, es decir, aquellos que presentan el pueblo de Dios, a Dios, y Dios al pueblo (Apocalipsis 1:6; 1 Pedro 2:9). Debemos poner a Dios primero en nuestra vida y la adoración es una expresión de esto. Cuando damos a Dios en esta manera El nos acerca a sí mismo y nos colma de bendiciones. Adorar a Dios no es sólo cantar canciones. En efecto, como discípulos de Jesús todo lo que hacemos, es decir, nuestro trabajo, actividades de ocio, estudio, vida familiar, etcétera) debería ser adoración a Dios. La verdadera adoración a Dios involucra dar el 100% de nuestra vida a El; estar totalmente dispuestos y totalmente obedientes a El. La adoración de Dios es un estilo de vida de traer gloria a Dios.

h) La adoración es lo que busca el Padre
Jesús dijo:
Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en Espíritu y en verdad es necesario que adoren.
(Juan 4:23-24)
Nota que este pasaje enseña cinco puntos:
1. Adoramos al Padre
Como sus hijos e hijas redimidos, le amamos porque primero El nos amó (1 Juan 4:19).
2. Adoramos desde nuestro espíritu
Esto significa que debemos nacer de nuevo del Espíritu Santo si hemos de adorar a Dios aceptablemente. Nuestra adoración a Dios debería ser llevada e inspirada por el Espíritu Santo. Sólo El sabe adorar a Dios de una manera que sea agradable al Padre (1 Corintios 2:10-16; Juan 16:13-15).
3. Adoramos desde nuestro corazón
Adoramos en verdad; desde la realidad de una vida vivida en comunión con Dios el Padre, por Jesús Su Hijo. La palabra griega traducida como “verdad” es “aletheia” la cual también significa “realidad”. Necesitamos ofrecer nuestra más sincera adoración a Dios con nuestra boca (Mateo 15:8-9). Necesitamos expresar la melodía en nuestro corazón (Efesios 5:19) y el gozo que Jesús nos trae (Lucas 1:16-47).
4. Adoramos con nuestro entendimiento
Porque adoramos a un Dios que conocemos personalmente (Juan 4:22; Hechos 17:22-23; 1 Corintios 14:15).
5. Adoramos voluntariamente
No alabamos o adoramos a Dios por iniciativa, sino porque El lo desea.
La adoración es una prioridad en el cielo. Siempre que veamos una imagen de Dios en la Biblia, vemos la adoración en desarrollo (Isaías 6:1-5; Apocalipsis 4:6-1.1; Ezequiel 47:1-12). La adoración da lugar al dominio de Dios y la forma de adoración o liturgia (lo que hacemos) no es la cuestión. La cuestión es si la vida de Dios está en nuestra adoración.
i) ¿De qué maneras podemos ofrecer alabanza y adoración a Dios?

  • Con palabras (Salmo 9:1).
  • Con gritos (Salmo 95:1).
  • Con inclinación (Salmo 95:6)
  • Con cántico (Salmo 104:33; Salmo 33:1)
  • Con baile (esto es un símbolo de una verdad mayor, que toda nuestra vida, cuerpo, alma y espíritu, están dados al Señor en respuesta a Su amor) (Salmo 150:4; Salmo 149:3).
  • Con las manos alzadas, expresando dependencia en el Señor o victoria en el Señor (Salmo 134:2).
  • Con instrumentos; normalmente, aunque no siempre acompañado por cántico (Salmo 150:3-5; Salmo 98:4-6).
  • Con todo nuestro estilo de vida (Romanos 12:1; Filipenses 1:20, 1 Corintios 6:20; Efesios 5:20; 1 Tesalonicenses 5:16-18).
  • Cantar con el espíritu, nuestro lenguaje dado por Dios (1 Corintios 14:15).
  • Con salmos: palabras cantadas de la Biblia (especialmente los Salmos); himnos: composiciones que especialmente ensalzan a Jesús como Señor; canciones espirituales: canciones originales, o bien prepa­radas o inspiradas espontáneamente por el Espíritu Santo, que expresan nuestra experiencia del Señor (Efesios 5:19-20)

j) La imagen del tabernáculo de Moisés (Hebreos 8:5)
1. Como incrédulos estamos fuera del tabernáculo.
2. Entramos en el atrio exterior a la invitación de Dios al altar de los holocaustos (aquí nuestros pecados son perdonados) y luego seguimos a la fuente de bronce (donde somos lavados y limpiados).
3. Perdonados, lavados y limpios (cristianos nacidos de nuevo) podemos entrar en el Lugar Santo como sacerdotes de Dios. Vamos al altar del incienso (para ofrecer oraciones) y usamos el incienso mezclado por los sacerdotes. Podemos ir a la mesa para el pan de la proposición que ha sido preparado y cocido al horno por hombres (para leer y comer de la Palabra de Dios y la Cena del Señor). Podemos ver por el candelero de oro encendido que tiene aceite de oliva preparado y proporcionado por el hombre (para tener comunión y caminar en la luz de Dios.
4. Luego podemos pasar por el velo roto y entrar en el Lugar Santísimo donde todo es sobrenatural. Aquí está la presencia de Dios contenida arriba del Arca del Testimonio. El arca contiene las tablas de piedra con mandamientos de Dios en ellas (Dios habla Su ley y Palabra directamente a nosotros). Delante del arca están la bara de Aarón (Dios nos da su autoridad y su vida) y una jarra de maná (Dios nos da eternamente Su provisión sobrenatural escondida). En este lugar descansamos con Dios y nos sentamos a sus pies. Aquí El nos ministra y nosotros le adoramos. Porque somos sacerdotes de Dios en Jesús (1 Pedro 2:9), podemos acercarnos a Dios con libertad y confianza (Efesios 3:12; Hebreos 10:19- 22).
k) Preguntas y puntos de reflexión
1. ¿Agradeces a Dios por todo lo que hace por ti? ¿Deberías?
2. Deberíamos vivir un estilo de vida en que la alabanza y adoración son centrales como discípulo de Jesús?
3. ¿Sabías que Dios canta? (Sofonías 3:17).
4. ¿Cuándo bajó la gloria de Dios en el templo construido por Dios en Israel por Salomón? (2 Crónicas 5:11-14).
5. En qué maneras alabas y adoras al Señor?
6. ¿Hay alguna lección que aprender en el pasaje que describe a David cuando trae al Arca del Testimonio a Jerusalén y la reacción de Mical, la hija de Saúl? (2 Samuel 6:12-16,20-23).
7. Cuando adoras a Dios, ¿cantas canciones o le adoras en espíritu y en verdad?
8. ¿Hasta dónde has llegado con el Señor en tu alabanza y adoración? Considera esta pregunta a la luz de la imagen del tabernáculo de Moisés.
clip_image002

I) Resumen y aplicación
1. Ahora que eres un discípulo de Jesús tienes algo de qué regocijarte y algo de qué cantar.
2. Deberíamos alabara Dios en todo momento (Salmo 34:1; Salmo 145:2) y en toda circunstancia (Hebreos 13:15).
3. Nuestra alabanza y adoración debería ser una ofrenda a Dios que sale de un corazón recto (Salmo 119:7), y debería ser ofrecida con todo nuestro corazón (Salmo 138:1).
4. No ofrecemos alabanza y adoración para agradar a hombres sino para agradar a Dios.
5. Deberíamos adorar a Dios en espíritu y en verdad porque esta es la clase de adoradores que nuestro Padre celestial busca (Juan 4:23-24).

Lección 22. La alabanza y la Adoración a Dios

Leemos en la Palabra de Dios: "Dios es Espíritu; y los que le adoran en espíritu y en realidad es necesario que le adoren" (Juan 4:24), y "Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre" (Hebreos 13:15).

En las Escrituras encontramos los conceptos de alabanza y adora­ción, con sus variaciones, más de 570 veces. ¿Qué es alabar a Dios? ¿Qué es adorar a Dios? ¿Por qué son tan importantes a la luz de la Palabra de Dios? ¿Cómo debemos hacerlo? Esta lección te ayudará a encontrar las respuestas en la Biblia misma. Pide en oración que lo que aprendas redunde en una relación mucho más profunda y gozosa con el Señor.

Cuando nacemos de nuevo por la fe en Jesucristo, surge en nuestro corazón gratitud y gozo por el perdón de nuestros pecados y por la libertad espiritual que sentimos. Además, el Espíritu Santo revela a nuestro espíritu el amor de Dios, su bondad, perfección, hermosura y santidad.
Como resultado de esto surgen dos sentimientos totalmente nuevos en nosotros: el deseo de alabar y el de adorar a Dios.
Sentimos la necesidad de expresar nuestro gozo y alegría por tantas cosas buenas que nos da, y lo hacemos orando o cantando. Sentimos el deseo de hablar o de cantar sobre su grandeza, su amor, su poder y su santidad. ESTO ES LA ALABANZA.
Tenemos necesidad de expresarle nuestro amor, nuestra gratitud y admiración, y sumergimos en su amor y su grandeza; quedar extasiados en la hermosura de su presencia. ESTO ES ADORACIÓN.
Vamos a ver algunas enseñanzas importantes en los Salmos, cuyos temas centrales son precisamente la alabanza y la adoración. Lee los textos que se te indican y responde a las preguntas que siguen.

 1. LA ALABANZA

A. ¿QUÉ ACCIONES SE DESCRIBEN EN LOS SIGUIENTES TEXTOS, QUE. SON ACCIONES DE ALABANZA?
    a. Salmo 95:1
    b. Salmo 96:2
    c. Salmo 96:3
    d. Salmo 96:8
B. ¿QUÉ SENTIMIENTOS Y ACTITUDES CARACTERIZAN A LA ALABANZA SEGÚN ESTOS VERSÍCULOS?
    a. Salmos 95:1
    b. Salmos 100:2
    c. Salmos 103:2
C. ¿CON QUÉ DEBEMOS ALABAR A DIOS?
    a. Efesios 5:19
    b. Salmo 98:4
    c. Salmo 149:3
    d. Salmo 150:3-6
D. ¿DÓNDE Y CUÁNDO DEBEMOS ALABAR A DIOS?
    a. Efesios 5:19
    b. Salmo 149:1
    c. Salmo 149:5
    d. Hebreos 13:15
(Vemos, pues, que la alabanza es la expresión de un alma agradecida, que siente alegría, júbilo, emoción, por la grandeza de un Dios lleno de amor; y por las bendiciones que recibe de El. Y expresa esa emoción sin inhibiciones con palabras, cantando, clamando, con instrumentos musi­cales, aplaudiendo, danzando, ofrendando, etc.
Es importante recordar que la alabanza es expresión de un sentimien­to genuino del corazón. Es más que simplemente cantar, palmear o decir frases aprendidas, imitando a otros. Es exteriorizar una vivencia interior genuina.)
E. LA ALABANZA Y NUESTRO ESTADO DE ÁNIMO
¿Cómo describe Hebreos 13:15 lo que es la alabanza?
    a. Un   ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
    b. Fruto de ………………… que ……………………    
La alabanza es también un SACRIFICIO. Es decir, algo que ofrece­mos voluntariamente a Dios, no sólo porque sentimos el deseo de hacerlo, sino porque debemos hacerlo. Dios merece nuestra alabanza independientemente de nuestro estado de ánimo. Su grandeza y nuestra deuda de gratitud no son alterados por los cambios en nuestras emocio­nes.
F. BENDICIONES DE LA ALABANZA
    a. Salmo 22:3: Dios habita en medio de la alabanza de su pueblo.
    b. Apocalipsis 12:11: Tenemos victoria sobre Satanás por medio de la palabra del testimonio (o confesión). Cuando alabamos, confesamos la Palabra de Dios, confesamos el nombre de Jesús (Hebreos 13:15).
    c. Salmo 96:23: La alabanza anuncia y proclama las maravillas de Dios, afectando el corazón de los hombres. Es un factor importante para la salvación de almas.

2. LA ADORACIÓN

Es más difícil de entender por ser más subjetiva e interior, más propia del espíritu. Todo creyente puede adorar a Dios, pero sólo cuando está lleno del Espíritu puede adorar en espíritu y en verdad. Es una de las bendiciones del bautismo con el Espíritu Santo.
 
A. ¿QUÉ ACCIONES ACOMPAÑAN A LA ADORACIÓN SEGÚN LOS VERBOS USADOS EN LOS SIGUIENTES TEXTOS?
    a. Salmo 95:6
    b. Apocalipsis 4:10; 7:1
    c. 1 Corintios 14:25
B. ¿QUÉ SENTIMIENTOS Y ACTITUDES ESTÁN RELACIONADOS CON LA ADORACIÓN EN LOS SIGUIENTES VERSÍCULOS?
    a. Salmo 95:7: "Porque Él es nuestro Dios; nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano."
*       Amor, intimidad, sentido de pertenencia, de protección.
    b. Salmo 96:9: "Adorad a Jehová en la hermosura de su santidad; temed delante de Él toda la tierra.­
*       Admiración, reverencia.
    c. Apocalipsis 4:10-11: "Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas."
*       Sobrecogimiento por la grandeza y el poder de Dios.
    d. Lc 7:36-38: Cuando la mujer pecadora ungió los pies de Jesús fue un símbolo de la adoración. Expresa: quebrantamiento ("llo­rando,…"); humildad ("comenzó a regar con lágrimas sus pies"); amor ("y besaba sus pies"); deseo de agradar ("y los ungía con el perfume"). El romper el frasco de alabastro y el costo del perfume simbolizan de manera hermosa el deseo de dar todo de sí en la adoración.
C. ¿QUÉ ES, EN ESENCIA, LA ADORACIÓN?
    a. Es cumplimiento del primer y más grande mandamiento: "Ama­rás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente".
    b. Es la relación más profunda entre el creyente y su Dios. Es el amor respondiendo al amor. Es el creyente dándose a sí mismo en amor a su’ Dios. Es la expresión más plena de gratitud, amor, admiración y reverencia; no tanto por las bendiciones que recibe, sino por lo que El es y por la inmensa gracia de su amor.
D. LA EXPRESIÓN DE LA ADORACIÓN.
    a. La adoración es esencialmente interior, subjetiva y espiritual, pero se exterioriza de diferentes maneras
*       Momentos de silencio, quietud, contemplación, solemnidad.
*       Momentos de reverencia profunda, quebrantamiento y lágri­mas.
*       Adorando con palabras y con el entendimiento, o con lenguas del Espíritu.
*       Cantando con el entendimiento o con el espíritu.
    b. La forma de expresión no determina su intensidad. Lo que hacemos no produce adoración. Es la adoración lo que busca expresarse, así como los abrazos y besos no producen amor, sino que el amor busca expresarse por medio de ellos.
    c. Las limitaciones de la adoración. No importa la forma de expresión que usemos, nunca podremos expresar plenamente todo lo que sentimos en la presencia de Dios, ni tampoco podemos adorar todo lo que Dios merece, debido a nuestras limitaciones e imperfecciones humanas. Por eso es necesaria la adoración corpo­rativa como iglesia. Lo que no podemos hacer individualmente como miembros, el cuerpo de Cristo sí lo puede hacer. Por eso es tan importante la participación de cada creyente en los cultos de adoración de la iglesia.
    d. Las bendiciones de la adoración. Adorar es entrar en la presencia de Dios; es entrar en contacto con la gloria de Dios. ¿Qué produce esto según los siguientes textos?
*       Salmo 16:11
*       2 Corintios 3:18
 
Memoriza el siguiente versículo
“Bendice alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo. nombre. Bendice, alma mía, a Jehová y no olvides ninguno de sus beneficios." Salmo 103:1,2
Translate »
Click to listen highlighted text!