Click to listen highlighted text!

Visión para estos días de ayuno:

(Daniel 9:23) Daniel ayunaba y oraba por dirección de Dios para el futuro y Dios le respondió.
Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela, porque tú eres muy amado. Entiende, pues, la orden, y entiende la visión.
(Daniel 10:1)
En el año tercero de Ciro rey de Persia fue revelada palabra a Daniel, llamado Beltsasar; y la palabra era verdadera, y el conflicto grande; pero él comprendió la palabra, y tuvo inteligencia en la visión.
(Hechos 13:1) En Antioquia par tener revelación de la voluntad de Dios oraban y ayunaban y Dios le respondió mediante profecía y confirmó el llamado de Pablo y Bernabé
Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquia, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo.
(Hechos 13:2)
Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.
(Hechos 13:3)
Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.
(Hechos 26:19)
Por lo cual, oh rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial,
(Habacuc 2:2) Debemos hacer esto una vez que Dios nos revela su plan para nosotros en este tiempo.
Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella.
(Ezequiel 12:23)
Diles, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: Haré cesar este refrán, y no repetirán más este refrán en Israel. Diles, pues: Se han acercado aquellos días, y el cumplimiento de toda visión.
(Isaías 61:1) Jesús fue ungido por el Espíritu Santo para esta misión que es la misma que la nuestra. Nos ungió y nos dio autoridad con un propósito que es este:
El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;
(Isaías 61:2)
a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados;
(Isaías 61:3)
a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.
(Isaías 61:4)
Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.
(Lucas 4:14) Lo primero enseñar sobre el Bautismo en el Espíritu Santo para tener Poder.
Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.
(Hechos 1:8) Muchos ya hemos recibido esto. Debemos convencer a los que lo recibieron que ya lo tienen, luego mostrarles para que e incentivarlos a que actúen y ejerzan ese poder llevándolo a la acción.
pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
(Lucas 24:49)
He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.
(Hechos 2:4)
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
(Marcos 1:14) Debemos predicar lo mismo que Jesús: El Reino de Dios.
Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios,
(Marcos 1:15) 3 cosas:
diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.
(Lucas 24:47)
y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.
(Mateo 10:7) Tenemos poder y autoridad y debemos usarlos
Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado.
(Mateo 10:8)
Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

(Mateo 10:7)
Vayan y anuncien que el reino de los cielos se ha acercado.
(Mateo 10:8)
Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los leprosos y expulsen a los demonios. Ustedes recibieron gratis este poder; no cobren tampoco por emplearlo.
(Lucas 10:19) Tenemos poder y autoridad sobre el diablos y todos los demonios juntos.
He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.
(Lucas 10:20) Los demonios se sujetan (nos obedecen) porque saben que tenemos la autoridad sobre ellos dada por Dios.
Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.
(Lucas 10:19)
Yo les he dado poder a ustedes para caminar sobre serpientes y alacranes, (distintos tipos de demonios) y para vencer toda la fuerza del enemigo, sin sufrir ningún daño.
(Lucas 10:20)
Pero no se alegren de que los espíritus los obedezcan, sino de que sus nombres ya están escritos en el cielo.
(1 Juan 4:4) Cristo vive en nosotros y es mayor que todos, ya hemos vencido.
Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.
(Santiago 4:7) Aún el diablo mismo debe huir de nosotros si lo resistimos.
Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
(Efesios 6:12) Esta es la realidad.
Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
(Marcos 16:15) Dios nos envió a hacer esto y nos dijo lo que sucedería si lo hacemos.
Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
(Marcos 16:16)
El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
(Marcos 16:17)
Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;
(Marcos 16:18) tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
(Marcos 16:20) El está trabajando con nosotros en todo momento y haciendo milagros confirmando nuestras palabras u ordenes en su nombre.
Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.
(Lucas 9:2) Esta es nuestra misión.
Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.
(Marcos 3:14) Este es el modelo de lo que hace Jesús con todos sus discípulos.
Y estableció a doce (hoy a todos sus discípulos) para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar,
(Marcos 3:15)
y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:
(Lucas 5:16) De esta manera podemos estar con El y recibir sus instrucciones. Estando con El de la misma manera que El estaba con el Padre.
Más él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.
(Marcos 3:14) Modelo de todos sus discípulos posteriores (los 70, etc. y nosotros).
Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar,
(Marcos 3:15)
y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:
(Mateo 28:18) Esto debemos hacer.
Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
(Mateo 28:19)
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
(Mateo 28:20) Por eso los seminarios. Debemos saber que El está siempre con nosotros.
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
(2 Timoteo 2:2) Discipulado.
Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.
(Mateo 9:36) Debemos tener y pedir más pasión por las almas
Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.
(Mateo 9:37) Debemos pedir por más obreros para levantar la gran cosecha.
Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.
(Mateo 9:38)
Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.
(Marcos 5:19) Debemos luego enviarlos a su entorno.
Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti.
(Marcos 5:20)
Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.
(Hechos 10:24) Cornelio juntó a todo su entorno para que escuchen el mensaje de salvación y luego fueron todos salvos y llenos del Espíritu santo.
Al otro día entraron en Cesarea. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos.
(Hechos 1:3) Debemos enseñar sobre el Reino de Dios
a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
(Hechos 1:4) Entes de predicar debemos ser bautizados en el Espíritu santo.
Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.
(Hechos 1:5)
Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo (Hacer énfasis) dentro de no muchos días.
(Hechos 5:42) Por eso sucedió esto:
Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.
(Hechos 6:4) También los líderes estaban enfocados en lo más importante y no “derivados en muchas cosas, incluso buenas.
Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.
(Hechos 6:8) Esteban era un creyente normal (común) y es un ejemplo de lo que cada creyente debe hacer (evangelizar con poder en la vida diaria).
Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.
(Hechos 8:17) Lo primero que hacían los hombres de Dios es orar por los nuevos convertidos para que sean llenos del espíritu Santo.
Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.
(Hechos 9:17) Así hizo Ananías por mandato de Jesús con Pablo.
Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.
(Hechos 19:6) Pablo hacía lo mismo con los nuevos convertidos.
Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.
(Hechos 13:8) El poder de Dios avergüenza a los que trabajan con el poder del diablo.
Pero les resistía Elimas, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul.
(Hechos 13:9) Pablo pudo hacer esto porque estaba lleno del Espíritu Santo y de su poder.
Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos,
(Hechos 13:10)
dijo: ¡OH, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?
(Hechos 13:11)
Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.
(Hechos 13:12)
Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.
(Hechos 4:29) Debemos hacer oraciones poderosas.
Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra,
(Hechos 4:30)
mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.
(Hechos 4:31) Nuevamente son llenos del Espíritu Santo.
Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.
(Hechos 16:18) Debemos actuar y ejercer el poder y la autoridad que ya recibimos y tenemos como lo hacía Pablo.
Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.
(Efesios 6:12) ¿Porque?
Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
(2 Corintios 4:3) Debemos saber esto y reprender y ordenar a esas fuerzas espirituales que se vayan y dejen libres a las personas para que puedan creer y ser salvas.
Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;
(2 Corintios 4:4)
en los cuales el dios de este siglo (el diablo) cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.
(Hechos 10:38) Debemos hacer lo mismo que Jesús hacer bienes y sanar a todos los oprimidos por el diablo.
cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
(Romanos 15:18) Así lo hacía Pablo como modelo de creyente. Dejaba actuar a Cristo que vivía en el.
obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras,
(Romanos 15:19)
con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.
(1 Timoteo 3:15) También debemos fundar iglesias para que sean centros de preparación de cristianos para la obra del ministerio, oasis en medio del desierto y fortalezas de Dios en el mundo.
para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.
DIOS NOS HA DADO AUTORIDAD Y PODER PARA HACER SUS OBRAS.
DEBEMOS SALVAR LAS PERSONAS,
SANARLAS,
ORAR PARA QUE RECIBAN (EL PODER DESDE LO ALTO) EL BAUTISMO EN EL
ESPÍRITU SANTO,
DISCIPULARLAS,
ENVIARLAS A SU ENTORNO (O A OTROS LUGARES),
Y PLANTAR NUEVAS IGLESIAS (para que sean columnas y baluartes de la verdad).
¡ES HORA DE ACTUAR!

Lección 37. El Ayuno

En esta lección examinaremos un tema importante en el avance hacia una santidad práctica: LA DISCIPLINA DEL AYUNO.
Aunque parezca a primera vista algo propio del pasado o de grupos místicos o fanáticos, el ayuno está respaldado por la enseñanza bíblica, confirmada por la experiencia de grandes hombres de Dios en la historia de la Iglesia, y comprobado por muchísimos creyentes.
Digamos desde el comienzo que el ayuno no es algo atractivo para la carne. Por el contrario, nuestra carne se opondrá tenazmente a su práctica, y pondrá toda clase de excusas. Igualmente, el diablo tratará de disuadimos de hacerlo, porque sabe que ganaremos poder espiritual.
Por ello, la práctica del ayuno será posible sólo si anhelamos de todo corazón crecer en santidad y en victoria, y si tenemos convicciones claras de que es voluntad de Dios que lo hagamos, y que realmente trae bendición sobre nuestra vida.

Veamos algunos aspectos clave de la DISCIPLINA DEL AYUNO.

A. EL AYUNO EN LAS ESCRITURAS
1. En el Antiguo Testamento
a. En 1 Samuel 7:3-6, ¿por qué ayunó el pueblo de Israel?

Habló Samuel a toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro corazón os volvéis a Jehová, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a Jehová, y sólo a él servid, y os librará de la mano de los filisteos.
Entonces los hijos de Israel quitaron a los baales y a Astarot, y sirvieron sólo a Jehová. Y Samuel dijo: Reunid a todo Israel en Mizpa, y yo oraré por vosotros a Jehová. Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua, y la derramaron delante de Jehová, y ayunaron aquel día, y dijeron allí: Contra Jehová hemos pecado. Y juzgó Samuel a los hijos de Israel en Mizpa.
(1 Samuel 7:3-6)
Así fueron sometidos los filisteos, y no volvieron más a entrar en el territorio de Israel; y la mano de Jehová estuvo contra los filisteos todos los días de Samuel.
Y fueron restituidas a los hijos de Israel las ciudades que los filisteos habían tomado a los israelitas, desde Ecrón hasta Gat; e Israel libró su territorio de mano de los filisteos.
(1 Samuel 7:13-14)

Porque estaban oprimidos por los filisteos
b. En 2 Crónicas 20:3, ¿para qué ordenó ayuno Josafat?
Para que Dios los protegiera de los enemigos.
c. Ester 4:16, ¿para qué pide Ester que ayune el pueblo?
Para que al entrevistarse con el Rey tenga éxito en su gestión

2. En el Nuevo Testamento
a. Mateo 4:2. ¿Cuántos días ayunó el Señor, y antes de qué?
40 días y 40 noches para vencer al diablo, ser lleno del Espíritu Santo y comenzar su ministerio.
b. En Mateo 17:14-21, ¿para qué son necesarios el ayuno y la oración?
Para vencer y echar a las los demonios más poderosos.
c. En Hechos 13:2-3, ¿quiénes ayunaron y para qué?
Los de la Iglesia de Antioquia para recibir palabra de Dios y para enviar a Bernabé y a Pablo.
d. En Hechos 14:23, ¿antes de hacer qué ayunó la iglesia?
Constituir ancianos y encaminarlos.

B. PROPÓSITOS DEL AYUNO
A la luz de los textos estudiados, hay varios propósitos para el ayuno:
1. Para mayor santidad en nuestra vida
La santidad se construye sobre una profunda aflicción por el pecado, y el ayuno es una forma de expresar esa aflicción. Con frecuencia Israel, u hombres de Dios como David, ayunaron cuando habían caído en pecado, y dedicaron ese tiempo a la oración.
No es que el ayuno nos hace santos automáticamente, sino que nos ejercita en el dominio de los apetitos e impulsos de nuestra carne, y de esa manera podemos vencer mejor las tentaciones. Además, al ayunar, nuestra autosuficiencia y orgullo son derrotados, y aprendemos a someternos y a depender de Dios.

2. Por dirección de Dios en circunstancias especiales. Lo vemos claramente en la iglesia en Antioquia, donde al ayunar y orar, el Espíritu Santo pudo hablar a la iglesia y revelar sus propósitos para con Saulo y Bernabé. Al ayunar y orar, la mente y los sentidos espirituales son sensibilizados, y podemos oír mejor la voz del Espíritu Santo.

3. Para fortalecernos espiritualmente para la lucha contra el diablo
¿Recuerdas cómo los discípulos no pudieron echar fuera al demonio del muchacho en Mateo 17:16? El Señor explica luego que es necesario ayunar y orar para ello. Uno de los ministerios que Jesús ha dejado a su Iglesia es el de liberar a los oprimidos por el diablo, y lo podrá hacer mejor si practica regularmente la oración con ayuno.
(Nota: es enseñanza bíblica reconocida que el ayuno fortalece espiritualmente.)

4. Para intercesión en situaciones de crisis
Los ejemplos de Josafat y Ester son típicos de situaciones de grandes crisis, que les llevan a ayunar, y pedir al pueblo que ayune también. Al ayunar, estamos diciéndole a Dios cuánto necesitamos y deseamos su intervención en esas situaciones, y reforzamos así nuestras oraciones. ¡Debemos tomar muy en cuenta este hecho al pensar en la situación que se vive en nuestro país!

5. Para la ordenación de ministros para la obra
En Hechos 14:23, los apóstoles ayunaron y oraron al constituir a los ancianos en cada iglesia, para encomendarles al Señor. Seguramente era necesario esto para que recibieran dones del Espíritu por medio de la imposición de manos, como en el caso de Timoteo (1 Timoteo 4:14).
En las grandes ocasiones en la vida de la iglesia y en el ministerio, el ayuno tiene un lugar importante.

C. CLASES DE AYUNO
1. El ayuno natural
Lucas 4:2. ¿De qué se abstuvo Jesús, y qué sintió después de 40 días de ayuno?
Comida, hambre.
¿Has notado que no dice que no bebió, ni que sintió sed? Normalmente, un hombre no puede sobrevivir 40 días sin beber agua. Por ello el ayuno de Jesús fue abstinencia de alimentos sólidos pero no de agua.
A esto se ha llamado el AYUNO NATURAL, y es el más apropiado para ayunos prolongados o para personas con deficiencias orgánicas o físicas.

2. El ayuno total
Es la abstención de comida y bebida. Hay varios casos de ayuno total en las Escrituras.
a. En Ester 4:16, ¿cuántos días ayunó Ester y su pueblo?
Tres.
b. En Hechos 9:9, ¿cuántos días estuvo Saulo de Tarso sin comer ni beber?
Tres.
En ambos casos, y otros más en las Escrituras, el ayuno total duró solamente 3 días, y fue hecho en circunstancias muy especiales de crisis. Es verdad que la Biblia menciona casos de ayunos totales prolongados, como el de Moisés en el monte Sinaí o el de Elías camino a Horeb, pero son casos en que sin duda hubo una intervención sobrenatural de Dios. No se debe intentar un ayuno total por más de tres días sin un motivo suficiente, y sin una clara indicación de Dios para ello.

3. El ayuno parcial
Es la abstención de cierta clase de alimentos durante un tiempo determinado, o la abstención de ciertas comidas de cada día, también durante un tiempo determinado. Encontramos algunos casos en las Escrituras:
a. En Daniel 1:12-15, ¿de qué se abstuvieron Daniel y sus amigos, y por cuántos días?
Comieron legumbres y agua.
b. En Daniel 10:2,3, ¿Qué no comió Daniel y por cuánto tiempo?
Manjares delicados, carne, vino. 21 días (3 Semanas).

4. La vida de ayuno
Muchos hombres y mujeres piadosas ayunan regularmente en determinados días de la semana. Otros ayunan por varios días con cierta frecuencia. Pero algunos siervos de Dios han sido instruidos por Él para vivir "vidas de ayuno", es decir, comer siempre menos de lo que el apetito demanda. Es mantener el apetito bajo dominio, lo cual significa mantener el cuerpo bajo dominio siempre. Para muchos esto es más difícil que hacer un ayuno por unos días solamente.
Este tipo de ayuno relega al ayuno natural o total a aquellas circunstancias especiales de gran necesidad espiritual, o a la intercesión por propósitos específicos.
Se puede ayunar por ejemplo los miércoles y viernes. O un día solo de la semana, o a veces (y cuando sea necesario) 3 días.

D. CÓMO AYUNAR
1. Si nunca has ayunado antes, empieza con un ayuno parcial; la próxima vez aumenta el tiempo del ayuno, y así sucesivamente, a medida que tu organismo se va habituando al ayuno.
Cuando estés en condiciones de ayunar por un día completo sin sentirte débil o hambriento, podrás ayunar por más tiempo: tres, cinco o siete días.

2. Desde antes de empezar un ayuno, deja de beber café o té, para evitar el dolor de cabeza por la privación repentina de cafeína. Algunos recomiendan comer sólo fruta fresca el día previo al ayuno.

3. Hazte estas preguntas antes de empezar un ayuno:
a. ¿Estoy seguro que el deseo de ayunar proviene de Dios?
b. ¿Son correctos mis motivos?
c. ¿Qué clase de ayuno me indica el Señor que haga?
d. ¿Cuáles son mis objetivos espirituales para este ayuno?
e. ¿Voy a ministrar al Señor mediante este ayuno?

4. El tiempo de ayuno será de gran bendición pero también de lucha espiritual, en que el diablo querrá desanimarte, y tu propia carne intentará convencerte de que lo cortes. Protégete con la armadura de Dios (Efesios 6) y con mucha oración y alabanza. No te guíes por tus sentimientos para evaluar los resultados del ayuno, sino mantente en fe, confiando en que habrá bendición en y después del ayuno.

5. Al romper un ayuno, debes normalizar tus comidas en forma gradual, dando tiempo al sistema digestivo a recuperar sus funciones. Mientras más largo el ayuno, más tiempo de normalización.

E. EL AYUNO ESCOGIDO POR DIOS
El ayuno no tendrá ningún valor espiritual si no se hace con una actitud correcta. No será de bendición si no va acompañado de humildad y búsqueda de santidad.
a. ¿Qué quiso enseñar Jesús en Mateo 6:17?
Que no aparentemos, que ayunemos y que habrá respuesta visible.
b. Isaías 58:3-12. ¿Qué actitudes deben acompañar al ayuno?
Actitudes de humildad y de obras buenas.
Ahora, si Dios te pone el sentir de ayunar, hazlo sin temor, sabiendo que "las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para destrucción de fortalezas" (2 Corintios 10:4).

Memoriza el siguiente versículo

"Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostros, para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público." Mateo 6:17-18

Versículos sobre el Ayuno

Pero este género no sale sino con oración y ayuno. (Mateo 17:21)
Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno. Marcos 9:29
y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. Lucas 2:37
Entonces Cornelio dijo: hace cuatro días que a esta hora yo estaba en ayunas; y a la hora novena, mientras oraba en mi casa, vi que se puso delante de mí un varón con vestido resplandeciente, Hechos 10:30
Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído. Hechos 14:23
Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.
Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Hechos 13:2,3
Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. 2 Crónicas 20:3
Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes. Esdras 8:21
Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio. Esdras 8:23
Y en cada provincia y lugar donde el mandamiento del rey y su decreto llegaba, tenían los judíos gran luto, ayuno, lloro y lamentación; cilicio y ceniza era la cama de muchos. Ester 4:3
Vé y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca. Ester 4:16
Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. Daniel 9:3
Proclamad ayuno, convocad a asamblea; congregad a los ancianos y a todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová. Tocad trompeta en Sion, proclamad ayuno, convocad asamblea. Joel 1:14-15
Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. Jonás 3:5
Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra. 2 Samuel 12:16
Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. Nehemías 1:4
Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Mateo 4:2
Cuando ayunéis… Mateo 6:16

Translate »
Click to listen highlighted text!