Click to listen highlighted text!
Piensa en ti de esta manera:

Piensa en ti de esta manera:

Piensa en ti de esta manera:

Dios quiere que sea un hombre/mujer de Dios para todo el mundo,
debo orar constantemente y hablar con mi Señor Jesús,
caminar con Dios,
trabajar para su gloria,
ser solo un cristiano de verdad,
basarme en las escrituras,
caminar en santidad,
salvar las almas,
vivir enfocado en eso,
no contestar las criticas,
seguir siempre hacia adelante,
superar las prueba y los desiertos,
ser lleno de misericordia y comprensión,
amar a todos,
ayudar a los que pueda,
y siempre procurar hacer la voluntad de Dios.

Dr. Gustavo Isbert

ORACION:

Querido Dios: Te doy gracias por amarme tanto, quiero estar contigo por toda la eternidad y disfrutar de tu presencia y amistad desde ahora y para siempre.
Gracias porque enviaste a tu Hijo Jesucristo a morir por mí en la cruz para pagar mi deuda contigo. Tomo hoy la decisión de arrepentirme de todos mis pecados y te pido perdón por cada uno de ellos.
También tomo la decisión de recibir a Jesús como mi Salvador, Señor y Rey.
Muchas gracias por ser un hijo tuyo y tener ahora tu Espíritu Santo. Te pido que me llenes de él. Recibo ahora el Bautismo con tu Espíritu Santo.
También Señor hoy te entrego todo mi ser: espíritu, alma y cuerpo a ti, para que hagas siempre tu voluntad en mi vida, te ruego que con tu poder me des la capacidad y la fuerza para cumplirla. Quiero hacer siempre lo que te agrada, hacer tu voluntad y cumplir con el plan que tienes para mi persona. Hazme conocer tus planes y propósitos que tienes para mí, quiero seguirte y caminar en yugo contigo.
Quiero caminar muy cerca de ti, para poder oír tu voz y hacer lo que tú quieres que haga. Quiero ser tu colaborador, que trabajemos juntos y ser tu mejor amigo. Señor gracias por ser parte de tu Reino maravilloso y vivir ya en él. Trabajaremos juntos, salvando y guiando almas en la gran cosecha final, esperando el momento en que vengas a reinar literalmente en la tierra, siendo luz en mi entorno y un misionero en mi lugar.
Me entrego a tu voluntad, a la guía de tu Espíritu Santo y a tu disciplina, para que me hagas más y más como eres tú.
Gracias por todo lo que tienes preparado en el cielo para mí y por tus recompensas eternas.
Gracias porque mi nombre está escrito en el cielo y sobre todo por tu amistad, compañía, amor y protección.
Muchas gracias Dios mío. Amén.

No hay una bendición más grande, ni un propósito mayor en este mundo que ser un hijo de Dios y trabajar junto con El, siendo su colaborador y su amigo. Esto dura para siempre.

Dios le bendiga mucho:

Predicador Gustavo Isbert
Diplomado en Teología

Calle 32 Nº 1060 e/19 y 21
Miramar BsAs
www.elcieloesunlugar.com.ar unmensajecristiano7@yahoo.com.ar

Jesús oró….

Jesús oró a Dios Padre para que el mismo amor que Dios Padre tiene para con Jesús esté en nosotros y El (Jesús) viva en nosotros. S. Juan 17:26.

"Para que el amor con que me has amado esté en ellos y YO EN ELLOS"

S. Pablo dijo inspirado por el Espíritu Santo:

"Todas vuestras cosas sean hechas con amor"
1 Corintios 16:14.

Recuerda: Si tú eres un cristiano verdadero, entonces,
tu debes ser y serás como Cristo. 1 S. Juan 3:2.

¿Y como es Jesús?

Cuando Jesús estaba en la tierra era amigo de los pecadores, El no vino a condenarlos sino a salvarlos.
S. Mateo 11:19; S. Lucas 7:34; S. Juan 3:17.
El los amaba y no los despreciaba. Jesús los amaba a ellos, no a su pecado.
Ellos se sentían bien cuando estaban con Jesús y se maravillaban de las palabras de aliento que salían de su boca. S. Lucas 4:22; S. Juan 7:46.
Jesús no los condenaba sino que los transformaba con su amor.
El les reprendía y señalaba su pecado, pero lo hacía con genuino amor.
La verdad dicha con amor era bien recibida por las multitudes.
Al mostrarles amor (y ellos captaban que los amaba de verdad) hacía que las personas le permitan decirles la verdad y aceptaran sus palabras de vida eterna.
El vino a librarlos de la esclavitud del pecado.
Vino a buscar y salvar a los perdidos.
Jesús no les ponía más cargas sino que se las sacaba. Mateo 11:28.
Incluso las cargas de reglamentos y tradiciones religiosas añadidas por los hombres a la palabra de Dios.
Nosotros, como Cristianos, debemos aprender a tratar a los pecadores como los trató Jesús, con los brazos abiertos y con respuestas a sus problemas, llegando a ellos con genuino amor y ayuda, liberándolos de toda atadura espiritual, condenación y carga.
Esto se logra al mostrarles el camino a Jesús, su amor, su disposición a perdonar y lo que hizo por nosotros
(los hombres) para salvarnos.
El amor de Dios ya ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. Romanos 5:5.
Entonces debemos dejar que el amor de Jesús fluya principalmente con amor y comprensión por los perdidos, por los ignorantes de la voluntad de Dios y por los que se han extraviado de su camino.
Debemos amarlos y no condenarlos, debemos predicarles las buenas nuevas del Evangelio y procurar que reciban la vida eterna al recibir a Cristo en su corazón.

¡Que Dios nos ayude en esta tarea y que seamos cada vez más y más como Cristo!

Gustavo Isbert

Translate »
Click to listen highlighted text!