Click to listen highlighted text!

Sean llenos del Espíritu Santo.

Adoren al Señor en la hermosura de la santidad.

Vístanse de la belleza interior, la que no se desvanece, la belleza de un espíritu tierno y sereno, que es tan precioso a los ojos de Dios.

Sean de buen corazón (perfecto para con Dios) y mantengan una actitud humilde.

Siempre contesten con bendiciones y nunca maldigan.

Remplaza tu lenguaje de quejas, con alabanzas y gracias a Dios. También remplaza las malas palabras con otras, solo es cuestión de acostumbrarse.

Se agradecido a Dios por su bondad.

Los ojos del Señor están sobre los que hacen lo bueno y sus oídos atentos a sus oraciones.

Dios los llamó a hacer siempre lo bueno. El es su ejemplo supremo y deben seguir sus pasos.

Deben hacer el bien y lo correcto siempre, y ayudar a que sean salvos aún a los más perversos y buscar siempre su bien supremo.

Debes decirles con amor a los perdidos que sus pecados los separan de Dios y que deben arrepentirse para poder entrar en el Reino de Dios y no pasar la eternidad en el infierno.

Jesús nunca pecó y jamás engañó a nadie, no respondía cuando lo insultaban, ni amenazaba con vengarse cuando sufría. Dejaba su causa en manos de Dios, quién siempre juzga con justicia.

Sigan haciendo lo correcto y confíen TODO a Dios pues El nunca les fallará.

Print Friendly, PDF & Email
Clic acá para calificar este articulo
[Total: 0 Average: 0]
Translate »
Click to listen highlighted text!