Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador

Dice Jesús. CONFÍA EN MÍ. ¡Yo estoy a tu lado ahora!

Dice Jesús. CONFÍA EN MÍ. ¡Yo estoy a tu lado ahora!

Confío en que:

Confianza: Esperanza firme que se tiene de una persona o cosa, en este caso: Dios.
Confiar: Encargar o poner al cuidado de alguien, algún negocio u otra cosa, en este caso: nuestra, alma, nuestra vida y todas las circunstancias y situaciones que debemos enfrentar en este mundo.
(1 Pedro 5:7) Dios dice en su palabra (La Biblia):
echando toda vuestra ansiedad sobre él, (Dios) porque él tiene cuidado de vosotros.

Entonces confío (basado en la palabra de Dios, en su infinito amor y poder) en que:

(Hechos 3:19) Si me arrepiento y convierto a Dios mis pecados son borrados y vienen para mi tiempos de alivio y paz.
Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor Jesús tiempos de refrigerio,

(Jeremías 15:19) Confío que al convertirnos somos restaurados, estamos en la presencia del Señor, nuestras palabras pueden ser como las suyas y podemos salvar a muchos para que sean como Jesús.
Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré,
y delante de mí estarás;
y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca.
Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.

(Salmos 23:6) Confío en que si pongo a Dios como mi Pastor o decido que El lo sea, entonces:
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

(Deuteronomio 28:1-14) Confío que si obedezco a Dios y pongo por obra sus mandamientos:
Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

(Romanos 8:14) Confío que voy a ser guiado por el Espíritu Santo:
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

(Judas 1:24) Confío en que Dios me va a guardar de caer y llegaré al cielo y estaré con El en su gloria.
Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,

(Números 23:23) Confío en que no hay mal ni brujería que me puedan hacer o afectar.
Porque contra Jacob no hay agüero,
Ni adivinación…. contra su pueblo.
(Salmos 16:5) Confío que mi destino y los acontecimientos de mi vida están en las manos de Dios y bajo su estricto control y no dependen del azar, la casualidad, los imponderables o de la voluntad de otras personas.
Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa;
Tú sustentas mi suerte.
(Salmos 23:1) Confío que si he puesto a Dios como mi Pastor, nada me faltará nunca.
Jehová es mi pastor; nada faltará.
(Salmos 23:3) Confío que me va a guiar por el camino recto para que no me extravíe, y dará paz a mi alma.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

(Isaías 41:10) Confío que Dios Padre, Jesús y El Espíritu Santo están siempre conmigo; me dan fuerzas y siempre me ayudan y sostienen.
No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

(Salmos 55:22) Confío que mis cargas (situaciones agobiantes, problemas etc.) las llevará El. Y si caigo El me levantará.
Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
No dejará para siempre caído al justo.

(Salmos 73:23) Confío que Dios está conmigo y me lleva de su mano a donde El cree que es necesario que yo vaya.
Con todo, yo siempre estuve contigo;
Me tomaste de la mano derecha.

(Salmos 73:24) Confío que Dios me guía en este mundo y mas adelante estaré con El en la gloria.
Me has guiado según tu consejo,
Y después me recibirás en gloria.

(Romanos 8:28) Confío que:
a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

(Filipenses 1:6) Confío que:
Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, (Dios) la perfeccionará hasta el día que venga Jesucristo;

(Mateo 16:18) Confío que Jesús es el que edifica la Iglesia y nunca lo diabólico prevalecerá.
YO edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

(Éxodo 15:26) Confío que Dios tiene el total control sobre las enfermedades y que el es el que me sana y además es MI SANADOR.
y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios (a los que nos son míos) te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador.

(1 Corintios 10:13) Confío que Dios me ayudará al ser tentado.
No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

(Isaías 46:10) Confío que Dios sabe el futuro y lo va a cumplir.
que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;

(Mateo 28:20) Confío que Jesús está siempre conmigo.
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

(Mateo 6:6) Confío que Dios, mi verdadero Padre que es todopoderoso y omnipresente está siempre donde yo estoy y escucha mis oraciones.
Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

(Salmos 23:4) Confío que esté donde esté Dios está conmigo para solucionar cualquier cosa y además alentarme y darme ánimo.
Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

(Gálatas 2:20) Confío y sé que Cristo vive en mí.
Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

(Mateo 6:8) Confío que: Antes que pidamos algo Dios ya sabe todo lo que necesitamos.
Vuestro (mi) Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.

(2 Reyes 20:6) Confío que El puede añadir años a mi vida y tiene el control total de ella
Y añadiré a tus días quince años, y te libraré a ti y a esta ciudad de mano del rey de Asiria; y ampararé esta ciudad por amor a mí mismo, y por amor a David mi siervo.
(1 Reyes 3:14) Confío también que El puede alargar mis días.
Y si anduvieres en mis caminos, guardando mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo David tu padre, yo alargaré tus días.
(1 Crónicas 17:11) Y que El puede cumplir lo que determinó que yo viviría. No partiré de este mundo sin la voluntad perfecta de Dios para mí. El tiene el control absoluto sobre ese momento de llevarme con El para siempre.
Y CUANDO TUS DÍAS SEAN CUMPLIDOS para irte con tus padres, (morir e ir al cielo) levantaré descendencia después de ti, a uno de entre tus hijos, y afirmaré su reino.

(Salmos 91:11) Confío que sus ángeles me protegen siempre y a donde voy.
Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.

(Jeremías 31:3) Confío que mi Padre (Dios) me ama con amor eterno.
Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

(Romanos 8:34) Confío que intercede por mí todo el tiempo.
¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

(Hebreos 7:25) Confío que:
por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.

(Juan 10:28) Tengo esta certeza porque Jesús lo dijo:
y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

(Juan 10:29) Creo que mi salvación es segura (y la de usted si es una persona de Dios). No debe dudar de eso.
Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

(Salmos 16:5) Dios es mi herencia (es la mejor) y El es el que controla mi vida y no "la suerte".
Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa;
Tú sustentas mi suerte.

(Romanos 11:18) El me sostiene a mí y a su obra y no yo.
sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti.

(Salmos 71:18) Nunca me desamparará en la vejez, al contrario yo enunciaré su poder y a sus cosas aún de anciano.
Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares,
Hasta que anuncie tu poder a la posteridad,
Y tú potencia a todos los que han de venir,

(Santiago 1:5) Confío en que: Me va a dar sabiduría para hacer su obra y no equivocarme.
Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

(Colosenses 1:13) Ya soy libre de la autoridad de las tinieblas y estoy para siempre en su maravilloso Reino.
El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,

(Romanos 8:21) Estoy en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

(Romanos 8:2) Tengo en mí el Espíritu Santo que me da el poder para vencer al pecado.
Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

(Salmos 32:8) Dios me hace entender sus propósitos, me guía en ellos y sus ojos están siempre sobre mí.
Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.

(Hebreos 12:5) Somos disciplinados y reprendidos para que no nos equivoquemos o nos salgamos de su perfecta voluntad.
y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
Ni desmayes cuando eres reprendido por él;

(Romanos 8:37) Confío en que:
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

(Juan 11:24) Confío en que El nos resucitará
Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.

(Salmos 139:24) Nos corregirá y guiará por su camino.
Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

(Salmos 23:3) Solo El conforta mi alma, y nos guía por los caminos correctos.
Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

(Hebreos 12:2) Miremos a Jesús, y a su voluntad, seamos como El y no miremos a los costados o las alternativas que suceden a nuestro alrededor, ni lo que diga nadie.
Y pensemos en los resultados de hacer el bien y en sus recompensas.
puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

(Salmos 35:23) Confío que El me hará justicia en todo.
Muévete y despierta para hacerme justicia,
Dios mío y Señor mío, para defender mi causa.

(2 Timoteo 4:8) Confío que hay recompensas maravillosas por servir a Dios y hacer el bien. También que hay un juicio justo y que Jesús vendrá a este mundo por segunda vez.
Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

(Lucas 22:35) Confío en que si hago su obra y me dedico a servirle nunca me faltará NADA.
Y a ellos dijo: Cuando os envié sin bolsa, sin alforja, y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada.

(Salmos 31:15) Confío que el regula mis tiempos, mis detenciones, mis promociones, mis detenciones, pausas y avances en mi vida.
En tu mano están mis tiempos;

(1 Juan 4:4) Sé que Jesús vive en mí y es el mayor de todos.
Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.

(1 Juan 5:18) Confío en que nuestro Padre nos guarda y el maligno (el diablo) no puede tocarnos.
Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

(Génesis 12:2) Confío que Dios me va a bendecir para que yo sea de Bendición.
Te bendeciré, y serás bendición.
Predicador Gustavo Isbert
www.elcieloesunlugar.com.ar

Comments

comments

Tu valoración

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Twitter not configured.
Translate »