Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador

Estos tiempos ¿cuales son? y ¿que debemos hacer?

Estos tiempos ¿cuales son? y ¿que debemos hacer?

Debemos conocer los tiempos en que vivimos.
(1 Crónicas 12:32)
De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos.

Debemos juntar a los que están dispuestos y son llevan una vida correctoa.
(1 Crónicas 12:33)
De Zabulón cincuenta mil, que salían a campaña prontos para la guerra, con toda clase de armas de guerra, dispuestos a pelear sin doblez de corazón.

Debemos formar un ejército (que conquiste espiritualmente) de personas de todas las edades y pueblos y razas.
(1 Crónicas 12:22)
Porque entonces todos los días venía ayuda a David, hasta hacerse un gran ejército, como ejército de Dios.

Yo hay miles que trabajan y enseñan en contra.
(Mateo 24:11)
Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;

El mal aumenta y muchos volverán atrás y se enredaran en muchos pecados quedando en las huestes del enemigo.
(Mateo 24:12)
y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

(Mateo 24:13)
Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

Esto debemos hacer, somos los guerreros del tiempo final. ¡Téngalo bien claro!
(Mateo 24:14)
Y será predicado este evangelio del Reino (de Dios) en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

En 1948 ya los Judios volvieron a ser nación y no pasará esa generación hasta que todo esto acontezca. Estamos en esta generación del fin.
(Lucas 21:24)
Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

Va a haber mucha confusión, temores y enfermedades producidas por estas expectativas.
(Lucas 21:26)
desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.

Muchos Cristianos se envolverán "en las muchas cosas" y no serán efectivos y no producirán fruto.
(Lucas 21:34)
Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.

Hay que orar mucho. Viene la Gran tribulación.
(Lucas 21:36)
Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

(Apocalipsis 3:10)
Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.

Este es el tiempo "de los postreros días" que anunció Joel y que comenzó en el primer Pentecostés.
(Joel 2:28)
Derramaré mi Espíritu (Santo) sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.

(Hechos 2:17)
Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños;

(Hechos 2:18)
Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días
Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

Es tiempo de morir a nosotros mismos y vivir de acuerdo a la voluntad de Dios en todo.
(1 Pedro 4:2)
para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.

(2 Pedro 3:9)
El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

1 Tesalonicenses 4:17)
Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

(2 Pedro 3:10)
Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

(2 Pedro 3:11)
Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!

Dios debe purificarnos, pulirnos y prepararnos para ser efectivos en la gran cosecha que viene. Este Juicio se refiere a este tiempo no al final.
(1 Pedro 4:17)
Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?

Crea esto: Jesús lo está diciendo por todas partes.
(Apocalipsis 22:12)
He aquí Yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Debemos brillar en nuestro entorno.
(Mateo 5:16)
Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

Debemos trabajar para Dios según nuestra función y esforzarnos.
(1 Timoteo 5:17)
Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

(Apocalipsis 2:3)
y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.

(Romanos 16:12)
Saludad a Trifena y a Trifosa, las cuales trabajan en el Señor. Saludad a la amada Pérsida, la cual ha trabajado mucho en el Señor.

(Romanos 15:18)
Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras,

(Romanos 15:19)
con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

(Romanos 15:20)
Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio.

Este es el tiempo de Predicar el Evangelio del Reino de Dios como lo hacía nuestro Señor.
(Marcos 1:14)
Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del Reino de Dios,

(Marcos 1:15)
diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.

(Juan 14:12)
De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

(Marcos 16:15)
Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

Debemos ser Llenos del Espíritu Santo y actuar en el poder de Dios
(Hechos 1:8)
pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

(Hechos 2:4)
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Es tiempo de que los siervos de Dios nos esforcemos, cobremos ánimo y trabajemos porque El está con nosotros.
(Hageo 2:4)
Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; esfuérzate también, Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos.

Enfoquémonos en nuestras labores terrenales pero también en las eternas.
(1 Tesalonicenses 4:11)
y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado,

(2 Tesalonicenses 3:12)
A los tales mandamos y exhortamos por nuestro Señor Jesucristo, que trabajando sosegadamente, coman su propio pan.

(Juan 6:27)
Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.

Oremos por esto y para que seamos guardados del mal.
(Lucas 22:40)
Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación.

Oremos por los siervos de Dios.
(Romanos 15:30)
Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios,

Oremos por todos los hermanos.
(Efesios 6:18)
orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Leamos la Biblia y obtengamos "el maná" diario (las palabras de Jesús para nosotros hoy).
(Juan 5:39)
Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

Seamos generosos y demos ofrendas para la obra de Dios. También demos el Diezmo al templo y luego veremos la prosperidad de Dios.
(Lucas 6:38)
Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

(Malaquías 3:10)
Traed todos los diezmos al alfolí (al tesoro templo, a su Iglesia) y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

(Malaquías 3:11)
Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.

(Malaquías 3:12)
Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Debemos a estar rendidos a la voluntad y a los propósitos de Dios. Dios al igual que con Jonás tiene un propósito espiritual para usted (no haga lo de Jonás y evitará lo del gran pez) porque Dios cumplirá con usted su plan. Depende de usted sufrir más o menos. Decida morir a sus propias ideas y haga la voluntad de Dios.

(Juan 21:18)
De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras.

(Efesios 2:10)
Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

(1 Pedro 4:7)
Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.

(1 Pedro 4:10)
Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

Debemos saber como Jesús lo que somos en El.
(Juan 13:13)
Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.

Pablo sabía de quién era y a quién servía.
(Hechos 27:23)
Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo.

Enfoquémonos entonces.
(Hechos 20:24)
Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

EN LA PRÁCTICA:

Nuestro objetivo principal debe ser ganar para Cristo a las personas.
(1 Corintios 9:22)
Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.

(1 Corintios 9:19)
Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número.

Para eso debemos ser Bautizados en el Espíritu Santo o recibir el primer llenamiento del Espíritu Santo.
(Hechos 1:8)
pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

(Hechos 2:4)
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Debemos discipular a otros.
(2 Timoteo 2:2)
Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

Reuniones caseras. Esforcémonos por hacerlas. (Tenemos los materiales)
(Hechos 5:42)
Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

Nuestro campo de trabajo es en la ciudad, en el mundo, en nuestro entorno.
(Hechos 6:8)
Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.

(Hechos 8:5)
Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.

A los cristianos nominales debemos explicarles "más exactamente el camino de Dios".
(Hechos 18:26)
Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.

Pablo utilizaba una escuela para enseñar.
(Hechos 19:9)
se apartó Pablo de ellos y separó a los discípulos, discutiendo cada día en la escuela de uno llamado Tiranno.

(Hechos 19:10)
Así continuó por espacio de dos años, de manera que todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús.

O una casa alquilada.
(Hechos 28:30)
Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían,

Debemos cumplir la Gran Comisión de Jesús a nosotros.
(Mateo 28:18)
Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

(Mateo 28:19)
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

(Mateo 28:20)
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Predicador Gustavo isbert

www.elcieloesunlugar.com.ar

Comments

comments

Tu valoración

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Twitter not configured.
Translate »