Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador
  Click to listen highlighted text!

Jesús y la sanidad divina cuando estaba en la tierra y ahora.

Jesús y la sanidad divina cuando estaba en la tierra y ahora.

JESÚS Y LA SANIDAD:

Cuando estaba en la tierra:

¿Cómo discipulaba Jesús a sus seguidores sobre este tema?

1. Jesús les enseñaba a sus discípulos y les daba revelación de su voluntad y de las verdades de Dios sobre este tema.

2. Jesús les hacía una demostración visible de lo que les enseñaba.

Lo que hacía era siempre la voluntad del Padre y por el poder Espíritu Santo. Juan 5:19; Lucas 4:14

Jesús no hizo nada en la tierra en el poder de la segunda persona de la trinidad (o sea El mismo) a el cual El (Jesús) había voluntariamente renunciado para ser verdadero hombre, y hacer las cosas de la misma manera que nosotros las podemos hacer ahora.

Ahora nosotros estamos en mejores condiciones que los Apóstoles porque Jesús mismo vive en cada Cristiano y tenemos en nosotros al Espíritu santo y su poder que es el poder más grande que puede haber en todo el universo.

Por eso dijo que haríamos obras aún mayores que El (que cuando Jesús estaba en la tierra). Juan 14:12

3. Jesús pedía compromiso a sus discípulos y solo les decía las verdades espirituales y les daba la comisión y el poder delegado a los que se comprometían a hacer su voluntad y predicar el Evangelio del Reino de Dios con demostraciones del poder del Rey.

4. Jesús trasmitía a sus discípulos lo que El tenía (impartición), por una palabra hablada o por imposición de manos y los enviaba a trabajar para el Reino de Dios con el poder delegado de El y su autoridad delegada. El controlaba aún que nos les falte nada en lo que respecta a comida etc. Lucas 22:35.

En ese momento los discípulos no tenían al Espíritu Santo en ellos permanentemente sino estaba con ellos. Juan 14:16-17.

Ni tenían a Cristo en ellos, y solo habían sido enviado a los Israelitas y no a todas las personas, ni siquiera a los samaritanos (sus parientes cercanos, es decir Israelitas mezclados con otras razas). Mateo 10:5-6.

Ellos actuaban en el nombre de Jesús y eran respaldados por el poder y la autoridad de Jesús presente en ese momento en la tierra, pero Jesús solo podía estar en un lugar al mismo tiempo y no en todas partes del mundo al mismo tiempo como ahora.

5. Jesús siempre dio órdenes que deben ser obedecidas y no les hacía “súplicas optativas” a sus seguidores. Hoy es igual. Mateo 10:7-8; Gran Comisión de Mateo 28:18-20, Marcos 16:15-20; Juan 20:21 etc.

6. Jesús oraba por sus seguidores al Padre para que les diera la gracia, la sabiduría, la habilidad y para hacer lo mismo que El hacía cuando estaba en la tierra y les concedió que actúen en su nombre. Oró por Pedro cuando satanás lo quiso sacudir como a trigo para que su fe no falte. Hoy los sigue haciendo por cada uno de sus hijos e intercede constantemente por nosotros. Romanos 8:34; Hebreos 7:25, siendo esto algo muy poderoso a nuestro favor que jamás debemos de olvidar: las oraciones de Jesús siempre son contestadas.

Sus seguidores decían asombrados: “Señor aún los demonios se nos sujetan en tu nombre” Lucas 10:17. Jesús les dio poder delegado sobre toda fuerza del enemigo y nada les podría dañar: Lucas 10:19 y ordenó, Mateo 10:7-8, que sanen a los enfermos, hagan cosa imposibles (sanar leprosos), resucitar muertos etc. y les dijo que ya tenían ese poder y que lo emplearan. Hoy es igual para nosotros solo que todo es aún mejor y aún más poderoso.

Ese poder venía de Jesús mismo y de su presencia con ellos.

(Es diferente ahora aunque son las mismas órdenes) pero ahora es mejor porque Cristo y el Espíritu santo viven en nosotros y no están fuera como lo estaban en el tiempo que Jesús estaba con ellos físicamente en la tierra.

7. Y Jesús los enviaba (ordenando que lo hagan), repito, esto no era opcional, ni nadie le decía: “Lo voy ha hacer si tengo tiempo o si tengo ganas o si me queda tiempo luego de hacer mis tareas o mis cosas o mis deportes, y si me queda un rato libre y en ese momento tengo ganas entonces lo haré”.

Jesús los enviaba para hacer las mismas cosas que El hizo y así El se multiplicaba y se multiplicaría aún más en los que eran sanados o liberados de demonios y quisieran seguirle para ser discípulos semejantes a los anteriores, con sus mismas obligaciones, órdenes y compromisos. Primero eran 12, luego 72 y algunos otros más como aquel que echaba demonios solo, pero no estaba con ellos, Marcos 9:38-40. Todo esto era entre los israelitas y para ellos, Mateo 10:5-6, pero luego de que Jesús resucitó esto fue para todo el mundo y para todas las naciones y aún para los niños, jóvenes ancianos etc. en todas partes del mundo. Como dijo Pedro de la profecía de Joel para los postreros días que empezaron en el primer Pentecostés luego de la resurrección de Cristo. Hechos 2: 16-21.

La sanidad desde cuando Jesús resucitó y desde el primer pentecostés hasta ahora.

Jesús les dijo: les conviene que yo me vaya porque El y su Espíritu santo vendrían a vivir en nosotros. Juan 16:7-8; 13-14.

Les dijo que serían investidos de poder desde lo alto (El poder del Espíritu Santo) Lucas 24:49; Hechos 1:4-5, 8.

Que el Espíritu Santo estaría ahora dentro de ellos como con Jesús. Juan 14:16-17.

Que son templos del Espíritu Santo. 1 Corintios 3:16-17, 6:19;

2 Corintios 6:16.

Que el espíritu Santo les enseñaría todas las cosas y les recordaría lo dicho por Jesús, es decir sería su maestro personal a disposición de cada cristiano en cualquier momento. Juan 14:26

Que les enseñaría los secretos de Dios 1 Corintios 2: 10-16.

Que les enseñaría cosas que en el momento que Jesús estaba en la tierra, ellos no las podrían sobrellevar o entender. Juan 16:12-14.

Que Jesús viviría en ellos. Gálatas 2:20; 2 Corintios 13:15.

Que el mismo Padre viviría en ellos. Juan 14:23

Les habló como prioridades del Reino de Dios Hechos 1:3, del Bautismo en el Espíritu Santo y de recibir poder, Hechos 1:4-5, 8.

Que debían predicar el Reino de Dios Lucas 9:2 y extenderlo a todo el mundo y a las personas que querrían entrar y sujetarse a las leyes, mandamientos y ordenanzas de ese Reino y de su Rey.

La autoridad no la tendrían porque la recibían de Jesús/hombre como era antes, sino la tendrían porque el mismo Jesús viviría en ellos y el Espíritu Santo que estaba con ellos ahora estaría en ellos de la misma manera que estaban con Jesús. Lucas 4:14; Hechos 1:8.

Antes recibían información de Jesús hombre, que la podían olvidar o no entender del todo, pero ahora recibirían la información desde adentro de ellos, porque Jesús viviría en ellos y el Espíritu Santo les enseñaría y guiaría cuando deberían hacer algo.

Ej. Felipe: el Espíritu le dijo acércate a ese carro. Hechos 8:29.

Ej. Pablo en Asia, el Espíritu Santo no le permitió predicar allí.

Hechos 16:6-7.

Ej. En Antioquia habló el Espíritu Santo y los envió a Pablo y Bernabé. Hechos 13:2.

Ej. Pedro con Eneas supo lo que quería hacer Jesús y se lo comunicó: Eneas Jesucristo te sana. Hechos 9:34.

La comunión (amistad, diálogo) ahora sería no sólo cuando hablaban con Jesús estando en el mismo lugar físico sino que es con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, captando la voz de cada uno de ellos en determinados y diferentes momentos y situaciones. (Eso debe aprender el pueblo de Dios). 1 Juan 1:3; 1 Corintios 1:9; 2 Corintios 13:14.

Las ordenes y la autoridad delegada de Jesús y los objetivos (salvar a las personas, discipularlas etc. son los mismos de siempre).

La gran comisión ahora es no solo para los Israelitas sino para todo el mundo.

Estas cosas eran para todos Ej. De Cornelio que lo israelitas se asombraron que Dios le daba a los no Israelitas (gentiles) el mismo poder del Espíritu Santo, la misma comisión y todo lo mismo que a ellos. Hechos 10:45.

Lo aprendido de Jesús y enseñado por sus siervos, debía ser enseñado a todos los cristianos y estos a otros y a otros etc. 2 Timoteo 2:2.

Además de todo esto, el Reino de Dios sería anunciado con milagros extraordinarios, no solo hechos por Jesús, sino que Jesús viviendo en cada uno de sus discípulos, haría obras mayores (individualmente) que las que hizo cuando estaba en la tierra. Juan 14:12 y de esa manera se multiplicaría en cada cristiano, es decir por millones.

Obras “mayores”:

Ej. La sombra de Pedro que sanaba, Hechos 5:15,

Ej. Los paños del cuerpo de Pablo que sanaban, (eran milagros extraordinarios) Hechos 19:11-12.

Dijo que oremos unos por otros para ser sanados (no para que sigan enfermos) Santiago 5:16,

También estableció un “rito religioso” de que los Ancianos de la Iglesia debían ungir con aceite a los enfermos para que sean sanados. Santiago 5:14-15.

Dio la gran comisión al final de los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas y Hechos de los apóstoles capitulo 1.

Su poder ya fue recibido por cada cristiano verdadero al ser salvo y tener el Espíritu Santo y aumentado al ser Bautizados en el Espíritu Santo o ser llenos de El. Hechos 1:8; 2:4.

De esa manera la guerra espiritual se intensificaría, el hombre fuerte (el diablo) ya había sido vencido por Jesús y es ahora el momento de sacarle sus cosas (repartir el botín) Lucas 11:22, desalojar a satanás, echar fuera demonios, sanar a los oprimidos por el diablo,

Tenemos el mismo llamado que Jesús, siendo ungidos igual que El por el Espíritu Santo para hacer su mismo trabajo o misión. Lucas 4:18-19; 1 Juan 2.20; 2 Corintios 1.21. Jesús dijo: “Como me envió el Padre así yo los envío a vosotros” Juan 20:21 y “el que a vosotros recibe a mi me recibe” y recibe a Dios, Mateo 10:40, El nos constituyó en sus embajadores de su Reino celestial, 2 Corintios 5:20 y somos apoyados, sostenidos, cuidados y respaldados por el Reino de los cielos (Dios mismo sus ángeles guerreros etc).

Trabajamos ahora sentados en lugares celestiales con la autoridad y en el mismo lugar de Cristo. Efesios 2:6; 5:23, siendo parte de su cuerpo (la iglesia) sobre todo principado, poder y señorío y sobre todo nombre que se nombra no solo en este siglo sino en el venidero. Efesios 1:16-23. Y trabajamos para poner todas las cosas bajo Jesús, tomando terreno y personas del reino de las tinieblas para el Reino de Dios.

Y el último enemigo que será destruido es la muerte. 1 Corintios 15:26

Aun a nosotros “Nada nos sería imposible” Mateo 17:20 y “cualquiera que dijere…lo que diga le será hecho. Marcos 11.23.

Jesús controla en este tiempo todas las cosas: El dijo: “Tengo toda potestad, todo poder en el cielo y en la tierra por lo tanto vayan…” Mateo 28:18-20.

En Marcos 16:20 dice que salieron a predicar “ayudándoles el Señor (el Cristo resucitado o sea igual que en este momento) y (caminando junto a nosotros, además de estar en nosotros). Mateo 28.20, “Yo estoy con vosotros todos los días” (esto habla de una constante atención, una mirada fija, una presencia real a nuestro lado, un cuidado y protección especial, además de ángeles etc, Hebreos 1:14.

Conoceríamos “los poderes del siglo venidero” Hebreos 6:5.

Trabajaríamos dentro y desde de su Reino Colosenses 1:13; Hebreos 12:28 que es un Reino inconmovible.

Nada nos dañará Lucas 10:19, Marcos 16:18 tomaremos en las manos serpientes, podemos tomar equivocadamente veneno y no nos hará daño, (Jesús garantiza que si estamos en su obra una protección especial y milagrosa que no puede tener nadie excepto sus servidores). Ej. De la víbora que pica a Pablo. Hechos 28:3-6.

Ej. A mi mismo unos ladrones me tiraron 4 tiros al pecho a 3 metros de distancia y nada me pasó por lo cual ellos huyeron despavoridos, etc.

También sería una época de milagros especiales y en aumento según la profecía de Joel Hechos 2: 16-21 y los dones del Espíritu Santo serían aumentados al máximo y podríamos trabajar con los dones (a veces combinados) y sería el tiempo de la restauración de los 5 ministerios, el tiempo de la gran cosecha con demostraciones del Espíritu Santo y de poder 1 Corintios 2.4.

Sabiendo lo que vendrá por la revelación del Espíritu Santo en nosotros Juan 16:13-14; 14:26, “sabrán las cosas que han de venir”.

Los Apóstoles- Generales del ejército final están siendo preparados, los Profetas están siendo preparados, los Evangelistas están siendo levantados y enseñados en el poder de Dios, los Pastores están siendo llenos del amor de Jesús y están pasando muchas pruebas y son disciplinados para ser Pastores a la manera de Jesús “el buen pastor”, y no como pastores asalariados, Juan 10:11-14 y los Maestros están recibiendo iluminación en verdades que siempre estuvieron en la Biblia pero que ahora Dios permite que se conozcan en mayor medida.

Ej. Pedro escuchó la gran comisión (en Mateo 28: 18-20, Marcos 16:15, que era para todas las personas del mundo (y no solo para los Judíos) pero necesitó una visión o revelación de Dios para entenderla. Hechos 10:10-20ss (manta atada de las cuatro puntas y asimismo necesitó ver

que el Espíritu Santo se derramaba sobre los gentiles, Hechos 10:44-48, (Cornelio y sus amigos y parientes que eran todos gentiles) y aún así se maravillaban de cosas que el Señor ya se las había dicho muchas veces. Lo mismo que cuando Jesús resucitó (que se los había dicho muchas veces) pero no lo entendieron hasta que lo vieron.

Antiguas verdades están siendo reveladas: como la predicación sobre el Reino de los Cielos, el Bautismo en el Espíritu Santo y su importancia fundamental, el echar fuera demonios, el orar para que “los cielos están abiertos” y libres de fuerzas demoníacas sobre ciertos lugares,

la necesidad de apartarse a “lugares desiertos”, Lucas 5:16 y orar a solas con Dios Mateo 6:6, el ser libre de espíritus religiosos, farisaicos etc…y de las tradiciones agregadas a la Biblia, Mateo 15:3.

Discernir a las personas y los dones de Dios y su lugar en el cuerpo de Cristo. Pelear esta guerra final desde el lugar donde Dios lo puso, descubrir que la Gran Comisión es para todos y no solo para los pastores, descubrir que nuestro trabajo es “entre el pueblo” Hechos 6:8; 5:42 y no solo en el templo, descubrir que las mujeres y niños tienen el mismo Espíritu Santo que reside en los ministros de Dios y que residía en Jesús y que Dios los puede utilizar en gran manera. Descubrir que este es el tiempo final etc, etc.

Estas son cosas que están siendo reveladas en todas partes del mundo.

Si sabemos estas cosas debemos actuar y ponerla en práctica para que sucedan milagros y cosas extraordinarias de parte de Dios. Debemos imponer las manos sobre las personas, ungir con aceite, Marcos 6:13, dar órdenes en el nombre de Jesús cuando sea el momento, Lucas 17:6, mandar a los demonios que salgan de las personas, Hechos 16:18. Imponer las manos para que los creyentes sean llenos del Espíritu Santo y fluyan sus dones. Hechos 19:6; 2 Timoteo 1:6 (impartición).

Sea partícipe y no espectador de la mayor “aventura” que alguien puede vivir en esta tierra y que durará para siempre:

¡La extensión del Reino de Dios!

Tu valoración

Comments

comments

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Twitter not configured.
Translate »
Click to listen highlighted text!