Click to listen highlighted text!

Jesús estaba lleno de ternura y mansedumbre y El mismo es amor. 2 Corintios 10:1.

Le gente se maravillaba de las palabras tan bellas y tan llenas de gracia que decía. Lucas 4:22.

El es la luz del mundo y la vida eterna. El tiene vida en si mismo. Juan 8:12; Juan14:6; Juan 5:26. El mismo es la vida eterna y el que tiene a Jesús tiene la vida eterna: 1 Juan 5:11-12.

Todos hablaban bien de El y gozaba de favor de Dios y de los hombres. Lucas 2:52.

Cuando era niño, la palabra de Dios dice que: El niño crecía y se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios era sobre El. Lucas 2:40: 2:52

Jesús es el resplandor de la gloria de Dios y la imagen misma de lo que Dios es y quien sostiene todas las cosas con su palabra poderosa, y habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de si mismo se sentó a la derecha del trono de Dios. Hebreos 1:3.

Jesús es el heredero de TODO lo de Dios y Dios hizo el universo por medio de EL. Hebreos 1:2.

El puede compadecerse de nuestras debilidades porque fue tentado en todo según nuestra semejanza pero El nunca pecó. Hebreos 4:15-16. Su trono es un trono d e gracia (favor inmerecido) y podemos acercarnos a El confiadamente para ser socorridos en cualquier momento u ocasión. Jesús puede salvarnos perpetuamente (para siempre) a los que a través de El nos acercamos a Dios porque El vive siempre intercediendo por nosotros. ¿Se da cuenta de la grandeza de esto? Jesús mismo intercede todo el tiempo por usted y por mí. ¡Esto es tremendo! ¡Que amor el de Jesús por nosotros! ¡Realmente es digno de adoración eterna! Romanos 8:34.

El es nuestro misericordioso Sumo Sacerdote que hizo un perfecto sacrificio por medio de si mismo. Ofreciéndose en la cruz para pagar nuestros pecados como el cordero de Dios que quita el pecados del mundo. Hebreos 1:3; Juan 1:29, Hebreos 9:26; 10:10,12, 14.

Jesús es santísimo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y es más sublime que los mismos cielos. Hebreos 7:26. Es irreprochable, puro y el mismo creó los cielos y la tierra y tiene el lugar de más alto honor en los cielos.

A diferencia de los demás sumos sacerdotes, no tiene necesidad de ofrecer sacrificios cada día. Ellos los ofrecían primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo. Sin embargo, Jesús lo hizo una vez y para siempre cuando se ofreció a sí mismo como sacrificio por los pecados del pueblo.

(Hebreos 7:27). Jesús era en todo semejante a nosotros, era verdadero hombre y verdadero Dios y el obtuvo el perdón de nuestros pecado por medio del sacrificio de si mismo.

El murió en lugar de TODOS, El era justo y murió en lugar de los injustos para llevarnos a Dios. Romanos 5:8; 1 Pedro 3:18; 1 Pedro 2:24; 1 Timoteo 2:6; 1 Corintios 15:3.

Jesús demostró con hechos concretos su infinito amor por nosotros cuando estaba en la tierra y al ofrecerse en sacrificio para que nuestros pecados sean borrados.

El nos amó y nos lavó de nuestros pecados para que estemos para siempre con El en el cielo. Apocalipsis 1:5.

Filipenses 3.20-21; 1 Juan 3:2; 1 Tesalonicenses 4:17; 1 Tesalonicenses 5:10; Juan 14:3; Juan 17:24; Apocalipsis 3:21.

¡GRACIAS SEÑOR JESÚS POR TU INFINITO AMOR!

Predicador Gustavo Isbert.

Print Friendly, PDF & Email
Clic acá para calificar este articulo
[Total: 0 Average: 0]
Translate »
Click to listen highlighted text!