Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador
  Click to listen highlighted text!

¿Quiere usted realmente ser un discípulo de Cristo?

¿Quiere usted realmente ser un discípulo de Cristo?

(Mateo 10:25)

Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor.

Una cosa es un creyente y otra es un discípulo.

La pregunta es ¿Quiere usted realmente ser un discípulo de Cristo?

(Mateo 28:18)

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

(Mateo 28:19)

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

(Mateo 28:20)

enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

(2 Timoteo 2:2)

Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

(Mateo 4:19)

Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

(Lucas 6:40)

El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro.

(Juan 15:20)

Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

(Mateo 9:9)

Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió. (ver la diferencia con Judas) este no quería cambiar, ni aprender, ni ser como Jesús (tenía otras ambiciones y metas).

(Efesios 4:15)

sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, (debemos seguir la verdad y buscar parecernos más y más a Jesús).

(Efesios 4:11)

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

(Efesios 4:12)

a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

(Efesios 4:13)

hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

(Efesios 4:14)

para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

(Efesios 4:15)

sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

(Efesios 4:16)

de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

(Efesios 4:11)

Ahora bien, Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros.

(Efesios 4:12)

Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo.

(Efesios 4:13)

Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.

(Efesios 4:14)

Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad.

(Efesios 4:15)

En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia.

(Efesios 4:16)

Él hace que todo el cuerpo encaje perfectamente. Y cada parte, al cumplir con su función específica, ayuda a que las demás se desarrollen, y entonces todo el cuerpo crece y está sano y lleno de amor.

(Juan 13:4)

se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó.

(Juan 13:5)

Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.

(Juan 13:12)

Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho?

(Juan 13:13)

Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy.

(Juan 13:14)

Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.

(Juan 13:15)

Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

(Juan 13:16)

De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.

(Juan 13:17)

Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

(Proverbios 15:32) Dios nos va a disciplinar.

El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma;

Más el que escucha la corrección tiene entendimiento.

Ser sus discípulos nos llevará a una vida de aventuras sobrenaturales, nos seguirán los milagros, haremos las obras de Jesús y aún mayores, dejaremos expresarse a Jesús que vive en nosotros, ángeles cooperarán con nosotros, el Espíritu Santo nos guiará y hablará etc.

Pero debemos seguirlo a dondequiera que vaya PARA NOSOTROS. (Para cada persona es diferente).

(Marcos 16:17)

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;

(Marcos 16:20)

Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.

(Hechos 5:19)

Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo:

(Hechos 8:26)

Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.

(Hechos 10:3)

Este vio claramente en una visión, como a la hora novena del día, que un ángel de Dios entraba donde él estaba, y le decía: Cornelio.

(Hechos 13:2)

Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.

(Hechos 8:29)

Y el Espíritu Santo dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.

(Salmos 85:13)

La justicia irá delante de él,

Y sus pasos nos pondrá por camino.

(Salmos 48:14)

Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre;

El nos guiará aun más allá de la muerte.

(Salmos 32:8)

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;

Sobre ti fijaré mis ojos.

(Mateo 16:24) Debemos estar dispuestos a servir y a lleva nuestra cruz (que al final será para bien.

Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Ej.: del hombre que trabajó toda su vida sentado cuidando el vivero de Miramar y me dijo: Una vida desperdiciada… (Jamás te ocurra eso).

(Gálatas 2:20)

y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí;

(Esdras 7:9) Debemos tomar decisiones como la de Esdras, son decisiones constantes para toda la vida.

estando con él la buena mano de Dios.

(Esdras 7:10) Esdras tenía un firme propósito.

Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos.

MAS VALE UNA VIDA DE AVENTURAS Y PELIGROS QUE VIVIR ABURRIDOS Y SIN PROPÓSITO

(Lucas 10:17) Podemos estar felices de servir a Dios y ver como nos utiliza.

Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.

(1 Corintios 4:7) Pero no podemos ser presa del orgullo porque…

Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?

(Juan 3:27)

Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo.

El antídoto contra el orgullo es saber que cuando está Cristo, los milagros son lo normal y los hace El.

Debemos saber las obras que Dios preparó para que hagamos

Debemos saber nuestro lugar en el cuerpo de Cristo

Debemos saber nuestros dones y capacidades y utilizarlos

Debemos conocer nuestro radio de acción para nosotros

(Efesios 2:10) Debemos enfocarnos en la voluntad y propósito de Dios para nosotros y caminar en ella.

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

(1 Corintios 12:12)

Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

(1 Corintios 12:18 al 27)

Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso.

(1 Corintios 12:27)

Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular.

(1 Pedro 4:10)

Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

(2 Corintios 10:13)

Nosotros no vamos a gloriarnos más allá de ciertos límites. Dios es quien señala los límites de nuestro campo de trabajo, y él nos permitió llegar hasta ustedes en Corinto.

(2 Corintios 10:14)

Por eso, no estamos saliéndonos de nuestros límites, como sería el caso si no hubiéramos estado antes entre ustedes. Nosotros fuimos los primeros en llevarles a ustedes el evangelio de Cristo.

(2 Corintios 10:15)

Y no nos gloriamos de los trabajos que otros han hecho, saliéndonos de nuestros límites. Al contrario, esperamos poder trabajar más entre ustedes, conforme ustedes vayan teniendo más fe, aunque siempre dentro de nuestros límites.

(2 Corintios 10:16)

También esperamos extendernos y anunciar el evangelio en lugares más allá de donde están ustedes, pero sin meternos en campos ajenos, para no gloriarnos de los trabajos que otros han hecho.

(Hechos 6:8) Modelo de creyente

Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.

(Juan 8:28) Dios en nosotros hace la obra.

Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo.

(2 Timoteo 2:2) Esto debemos hacer.

Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

Usted debe enfocarse y permanecer enfocado siempre, sin dejar de trabajar secularmente excepto que Dios esté creando circunstancias para eso Ej. Pastor Del Carpio, yo.

El que quiere ser ingeniero se enfoca y va a estudiar de ingeniero, se recibe etc.

Hay Seminarios Costosos, largos, no prácticos y parciales (enseñan lo de su denominación y sus tradiciones). Debemos ser Cristianos y estamos en una buena denominación.

Tenemos seminarios buenos: Fe y Acción, Global eso es para los que pueden estudiar y Dios los llame a eso.

Mi idea es hacer (ya esta hecho) un discipulado directo y conciso de 100 lecciones (Bases del cristianismo) y una lista de libros especializados que pueden hacer según sus dones. Habrá personas que los harán todos y se les da un diploma. Los Seminarios “oficiales” (llevan materias para complacer al mundo) filosofías, contabilidad, Griego, Hebreo etc. Ya no hay tiempo para estudiar 8 años., (no es para “el pueblo”, ni el ama de casa, ni el empleado etc).

Debemos hacer de los “Pedros”, los hilbyllis, motoqueros, dueños de negocios, amas de casa etc: discípulos de Cristo.

Los seminarios hoy son para los ricos. Steve (mi yerno) no calificó para ser presidente dejovenes en una iglesia por no tener altos estudios y no los pudo tener porque no tenía dinero ni tiempo para estudiar un seminario de años de duración y costosísimo. Los apóstoles no calificarían hoy para esos seminarios, eran hombres sin letras y del vulgo. La gente común no puede hacerlo, ni dejar sus trabajos para ir a donde están esos seminarios. Eso es solo para algunos.

Debemos convencer a los cristianos que la gran comisión es para ellos, lo mismo que los milagros y la vida de aventuras con Jesús. El “Clero” descalificó a miles, lo mismo que el celibato y los seminarios costosos y complicados. Debemos formar personas como Esteban llenos de gracia y de poder que actúen en el pueblo. De todas las razas y niveles económicos. No solo serán Pastores sino discípulos.

Sea usted un héroe de la fe, sujeto a sus autoridades espirituales y siendo semejante a Jesús y haciendo sus obras y aún mayores.

Terminar con UNA ORACIÓN DE COMPROMISO.

Tu valoración

Comments

comments

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Twitter not configured.
Translate »
Click to listen highlighted text!