Jesús te dice: No hay nada por que deprimirse.

Yo tengo el control de TODO, de los tiempos, de tu vida de tu salud etc.

Solo procura discernir mi voluntad para ti en cada circunstancia y situación.

¡NO TE DEPRIMAS NUNCA! Pero actúa según mis caminos y mi voluntad para ti.

Si empiezas a deprimirte piensa que yo estoy a tu lado y tengo un plan perfecto para tu vida que se cumplirá todo a su tiempo. Mientras actúa en lo que queseé a tu mano según las fuerzas que te voy dando.

Ocúpate en mis cosas, ora, lee mi palabra y enséñasela a otros.

Haz todo como una gota de agua, como una maratón, yo cuando estaba en la tierra también pasé por esos momentos de aburrimiento, soledad y es cuando parece que no pasa nada y te sientes solo, pero yo podía decir (y espero que vos también):

NO ESTOY SOLO PORQUE EL PADRE ESTÁ CONMIGO.

Si estás cansado, simplemente, descansa. Hace todo según las fuerzas que yo te dé.

Medita en soledad y apártate a lugares para estar a solas conmigo y yo te hablaré y renovaré tus fuerzas.

Si estás empeñado en una cosa y vez que no se da: córrete. Hazte a un lado.

Guíate siempre por mi espíritu. Haz “medicina preventiva” cuídate y se prudente, cuídate en las comidas y procura hacer gimnasia o caminar, cuida mucho tu cuerpo.

Guíate siempre por mi Espíritu Santo, yo estaré contigo y guárdate de toda maldad.

¡YO TE GUIARÉ!

Pídeme sabiduría y revelación en todo. ¡NO TEMAS! Ora a mí por todo.

Yo hice que tu cuerpo resistiera todas las luchas y dolores por los cuales has pasado y te he fortalecido.

Mira para atrás y ve que nada te ha vencido, ni ninguna enfermedad tampoco.

¡YO SIEMPRE ESTUVE CONTIGO! ¡Y ESTOY!

Recuerda siempre esto:

NADA QUE TEMES, PUEDE PASARTE SIN MI CONSENTIMIENTO.

¡NO TEMAS A NADA!

Habla palabras de fe y confiesa mi palabra. “Diga el débil: Fuerte soy”.

Combate tus problemas con oraciones de fe, con oraciones intrépidas y agresivas en contra de las fuerzas espirituales que te perturban y quieren engañarte. Mayor es el que está en ti (YO JESÚS) que el que está en el mundo.

Confiesa mi palabra y aprópiate de mis promesas. Enfócate en mi legado, en mi recompensa final para ti.

Tu vas a ver como yo “El fruto de la aflicción de tu alma y quedarás satisfecho”.

Deci: Dios me dará fuerzas y cuidará mi salud.

¡CONFÍA EN MÍ! ¡YO ESTOY CONTIGO!: JESÚS

Print Friendly, PDF & Email
Clic acá para calificar este articulo
[Total: 0 Average: 0]
Translate »