Click to listen highlighted text!
CUAL ES EL MAYOR BIEN QUE USTED PUEDE HACER:

CUAL ES EL MAYOR BIEN QUE USTED PUEDE HACER:

CUAL ES EL MAYOR BIEN QUE USTED PUEDE HACER:

El Rey (Jesús) les dirá…(en el día del juicio): En cuanto lo hicisteis a uno

de estos mis hermanos más pequeños, A MÍ LO HICISTEIS. S. Mateo 25:40.

¿Cuál es el mayor bien que se puede hacer a alguien?:

Es mostrarle el camino al cielo, decirle como ser salvo para siempre por la obra de Jesucristo a favor de nosotros. Lograr que pase toda la eternidad en el cielo y no en el infierno. Hacerle que conozca a Jesús, su salvación, que tenga la vida eterna. 1 Juan 5:11-13. Explicarle que si se arrepiente, (Marcos 1:15; Hechos 3:19) cree las buenas noticias del evangelio y recibe a Cristo en su corazón (Juan 1:12; Apocalipsis 3:20) va a nacer de nuevo espiritualmente (Juan 3:3,7) y al nacer de nuevo recibirá el Espíritu Santo. También debemos procurar que sea sano completamente, y que reciba el llenamiento del Espíritu Santo, para poder actuar con su poder sobrenatural, para ayudar a otros y para vencer el poder del pecado en su propia vida.

Luego enseñarle a orar oraciones poderosas y a captar la voz de Dios y la guía del Espíritu Santo para su vida. También enseñarle las bases de la vida cristiana y enseñarle a descubrir sus dones o capacidades para servir a Dios y al prójimo en su entorno. “De hacer el bien y de la ayuda mutua no se olviden; porque de tales sacrificios se agrada Dios” Hebreos 13:16.

Dios quiere que mostremos su amor de distintas maneras, según las capacidades y talentos que nos ha dado. Nada le interesa más a Dios que encontremos a sus hijos perdidos, que los hagamos volverse a El, que consolemos a los que sufren y orientemos a los que están confundidos (que no encuentran el camino para el cielo), ni tampoco saben el propósito que Dios tiene para cada uno de ellos. ¡ESE ES NUESTRO LLAMADO! Dios está con nosotros, El nos guía y fortalece en este trabajo, nuestras obras se están escribiendo en el cielo y El nos recompensará eternamente.

Lo más importante para Dios es hallar a los perdidos, rescatar y limpiar a las personas de sus pecados, pues El “vino a buscar y a salvar a lo que se había perdido”. Lucas 19:10. ¡NADA LE IMPORTA MÁS! lo demuestra el hecho que El vino a morir por nosotros en la cruz. Hay recompensas eternas para los que trabajan en ganar almas para su Reino. S. Lucas 14:14.

Debemos trabajar para las cosas que no se ven y son eternas. 2 Corintios 4:18. S. Mateo 6:19-20. ¡HÁGANSE TESOROS EN EL CIELO! Dios demostró un amor inmenso (e incomprensible para nosotros) al dar su vida para salvarnos, al pagar nuestra culpa y nuestra deuda por nuestros pecados en la cruz. 1 Juan 4:9-10; Romanos 8:32. Lo que más le alegra a Dios es cuando alguien es salvo y pasa a ser su hijo y va a estar con El para siempre. S. Lucas 15:7, 10; 23-24,32. Debemos esforzarnos por ganar para el cielo a los perdidos y recuperar a los extraviados. No estamos completos hasta que el cuerpo entero de Cristo esté restaurado en su totalidad.

Aunque amas a tus hijos, sufrirás más por aquél que está enfermo o herido (como sufría el que había perdido una oveja, una moneda de gran valor o como el Padre del hijo pródigo en S. Lucas 15).

Dios también ama a todos sus hijos, pero los heridos, oprimidos o extraviados tienen la mayor parte de su atención y a enviado a cada uno de los verdaderos cristianos a buscarlos, (entonces, si estamos haciendo esta tarea estaremos

agradándole a El). Por eso nunca debemos desanimarnos y seguir en esta labor que es la que más le importa y valora Dios.

Debemos buscar a los perdidos y restaurar a los caídos. Nuestra madurez espiritual se determina por nuestra disposición se sacrificar parte de nuestro tiempo, de nuestros propios deseos e intereses, por los intereses de Dios y de su Reino (o el bienestar de otros). Que Dios pueda decir también de cada uno de nosotros: “Este es mi hijo/a amado/a en quién tengo complacencia”.

S. Mateo 3:17.

Decirle a otros cómo pueden tener la vida eterna es lo mejor y lo más importante que puedas hacer por las personas. Debes decidirte a trabajar para lo eterno. Daniel 2:44; 7:14,27; 1 Juan 2:17; Santiago 4:13-15.

Los cristianos tenemos a Jesús en nosotros, somos embajadores del cielo 2 Corintios 5:20 y representamos a su glorioso Rey. Tenemos las buenas nuevas, y compartirlas, es el acto de bondad más grande que podés hacer a cualquier persona. Luego, guiarlos por el camino de Dios y orientarlos a servir a los demás en su entorno, redunda en el mayor beneficio para la comunidad y para la eternidad. Muchas personas no entienden esto, pero tú ¡GANA ALMAS PARA CRISTO! Mira alrededor tuyo, ¡ese es tu campo misionero! Solo tú puedes alcanzar a los que están cerca de ti. ¡Haz de esto el tema central del resto de tu vida! ¡Fuiste creado por Dios para esto! Todo esto tiene un resultado eterno, que afectará el destino de miles de personas, ¡Es el trabajo más importante de todos! Es más importante que cualquier logro, meta, sueño o cualquier cosa que puedas hacer en la tierra.

Las consecuencias de tu trabajo de evangelización y “pastoral” son para siempre. Ninguna otra cosa podrás hacer que sea más importante que esta.

Nada es más importante para Dios que ayudar a las personas a conocer a Jesús, a encontrar el camino al cielo, a ser salvas para siempre, a ayudarlas a que establezcan una relación de amistad con Dios, a conocerle y a motivarlas a trabajar para su Reino.

El mejor uso de la vida es emplearla en algo que sea eterno, en algo que dure para siempre y la verdad es que solo el Reino de Dios perdurará por la eternidad y también, los tesoros que tengas en el cielo por tu “trabajo” para Dios (y el prójimo) que hagas acá en la tierra.

Todo lo demás finalmente desaparecerá.

Ya has pasado parte de tu vida… ¿en qué emplearás los años (o días) que te quedan?: ¡Enfócate en ganar almas para Cristo y en hacer el bien! Dice la palabra de Dios en el libro de Proverbios 11:30 “El que gana almas es sabio”. Dios respalda y se agrada primeramente de los que trabajan en predicar y enseñar, estos serán tenidos de doble honor, 1 Timoteo 5:17 y su recompensa será muy grande en los cielos.

Es tiempo de tomar decisiones para tu vida. ¡Tómalas ahora! habla con Dios en oración y El te dará las fuerzas, ideas y medios para trabajar para lo eterno. Por favor lee en tu Biblia S. Mateo 10:42; 16:26; 2 Juan 1:8; Apocalipsis 22:12.

Dr. Gustavo Isbert

Diosparatodos.com

La gran comisión de Jesús.

Podemos encontrar la gran comisión de Jesús en los siguientes versículos:

Mateo 28 la gran comision

Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
(Mateo 28:18-20)

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;
tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

Cómo vamos a cumplir la gran comision

No debemos olvidar que el Se;or mismo nos ayudará a cuimplir la gran comisión:

Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.
Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén. (Marcos 16:15-20)

¿Que puedo hacer para evangelizar?

¿Que puedo hacer para evangelizar?

Para todos los que están leyendo esto, les sugiero que: Hagan una lista de conocidos, parientes y amigos y oren constantemente por ellos, sobre todo por aquellos que no conocen a Jesús para que sean salvos, yo les envío mensajes para que los compartan con ellos y luego invítenlos a una reunión en su casa u en otro lado conveniente y compartan uno de mis mensajes, y su testimonio y oren por ellos. Compártanlos a todos y verán milagros, también pueden entrar en el blog en el menu principal donde dice “Blog” en diosparatodos.com y compartir de allí lo que sea más conveniente o los mensajes de la página principal sobre la salvación del alma.

¡Háganlo! Formaremos un ejército lleno del Espíritu Santo y con la ayuda del Señor Marcos 16:20 veremos muchos resultados y victorias espirituales, también usted puede convertirse en ser un intercesor/a de este movimiento de Dios como era la ancianita Ana (Lucas 2:36-37). No desperdicie su vida- “trabaje para lo eterno”.

Un mensaje de salvación para tu alma.

Un mensaje de salvación para tu alma.

¿Si murieras ahora, a donde irías? ¿Al cielo o al infierno?

¿Sabes que en toda la Biblia no se menciona el purgatorio, ni se insinúa de su existencia?

¿Sabías que nunca en la palabra de Dios se hizo una oración por los muertos para que salgan de un lugar de tormento para que luego vayan al cielo?

Te lo digo: El purgatorio NO EXISTE.

¿Hiciste muchos ritos religiosos y no tienes la total seguridad que al morir vas a ir al cielo con Dios y no te sentís realmente perdonado en este momento?

¿Sabes que se puede tener la seguridad de la salvación al conocer la obra de Cristo en nuestro favor y recibirle en tu corazón?

¿Quieres saber como ser salvo? : (Si tu respuesta es sí entonces continua leyendo)

[dropcap1]1[/dropcap1]Tienes que saber que Dios te ama y quiere que estés con El para siempre en el cielo.
Las sagradas escrituras dicen:

Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores. (Romanos 5:8)
Quien (Dios) quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad. (1 Timoteo 2:4)

 

[dropcap1]2[/dropcap1] Pero todos tenemos pecados:
Como dicen las Escrituras: «No hay ni un solo justo, ni siquiera uno.(Romanos 3:10)
Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. (Romanos 3:23)

[dropcap1]3[/dropcap1] Entonces debemos arrepentirnos de verdad y convertirnos a Dios.
Estos no deben ser arrepentimientos parciales y luego seguir haciendo lo mismo.
Eso pasa porque no tenés a Cristo en tu corazón que vence el poder del pecado en ti y tu tendencia a pecar.
Cuando Cristo entra en tu vida (no en la comunión), comenzás a darte cuenta que estás cambiando y ya podes vencer ciertos pecados que antes inclusive te gustaban.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
(2 Corintios 5:17)

Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados.
(Hechos 3:19)

 

[dropcap1]4[/dropcap1] Debes saber que Cristo en la cruz llevó tus pecados y el castigo de ellos… que es la separación eterna de Dios. El murió en tu lugar y en el mío porque la paga que da el pecar es la muerte pero el regalo de Dios es vida eterna con Cristo Jesús. Por eso al morir dijo “Consumado es” (Todo está pagado). Nuestra deuda con Dios fue pagada por Jesús el cordero de Dios que murió en nuestro lugar.

Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios.(1 Pedro 3:18)

Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es sólo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!). (Efesios 2:4-5)

Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. (Debes creer estas buenas noticias) (Eso es lo que significa la palabra Evangelio). (Efesios 2:8)

Pues Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando más en cuenta el pecado de la gente. Y nos dio a nosotros este maravilloso mensaje de reconciliación. (2 Corintios 5:19)

Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace su llamado por medio de nosotros. Hablamos en nombre de Cristo cuando les rogamos: «¡Vuelvan a Dios!». (2 Corintios 5:20)

[dropcap1]5[/dropcap1] Ya sabemos y creemos esto pero ahora debemos tomar una decisión personal: Que es recibir a Cristo en nuestro corazón (por medio de una oración), aceptando su obra a favor nuestro y el regalo de la salvación, y aceptándolo a El como nuestro personal salvador, señor y Rey. Así dice la palabra de Dios:

Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. (Juan 1:12)

Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios. (Juan 1:13)

 

 

 

…¿Quieres orar esta oración de todo corazón para ser salvo?:

[pullquote3 align=”center”]Querido Jesús gracias porque moriste por mi en la cruz y llevaste allí mi culpa. Gracias por tan grande amor. En este momento tomo una decisión: me arrepiento de TODOS mis pecados y recibo tu salvación y perdón. También tomo la decisión de recibirte como mi Salvador, Señor y Rey, entra en mi corazón y dame tu Espíritu Santo. Gracias Jesús, porque has venido a mi vida, recibo tu salvación tu vida y la vida eterna. Gracias porque ahora soy un hijo/a tuyo. Amén.[/pullquote3]

Si usted hizo esta oración sinceramente observe lo que dice la palabra de Dios:

….con una bondad que no merecemos, Dios nos declara justos por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados.
(Romanos 3:24)

Por lo tanto, ya que fuimos declarados justos a los ojos de Dios por medio de la fe, tenemos paz con Dios gracias a lo que Jesucristo nuestro Señor hizo por nosotros.(Romanos 5:1)

Por lo tanto, ya no hay condenación para los que pertenecen a Cristo Jesús. (Romanos 8:1)

Déle gracias a Dios por ser salvo/a y ser ahora verdaderamente un hijo/a de Dios.

Miren con cuánto amor nos ama nuestro Padre que nos llama sus hijos, ¡y eso es lo que somos!
Queridos YA somos hijos de Dios, pero él todavía no nos ha mostrado lo que seremos cuando Cristo venga. Pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos tal como él es. (1 Juan 3:1-2)

Pr. Gustavo Isbert: Dios le bendiga mucho:

[div align=”center”] Hice la Oración, ¿qué hago ahora?[/div]
Lo que nos enseña la palabra de Dios para ser salvos

Lo que nos enseña la palabra de Dios para ser salvos

(Es decir como ir al cielo con Dios para siempre).

 

 

Debes saber que Dios te ama mucho.

(Juan 3:16)

“Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna.

Pero tenemos un gran problema: Nuestro pecado.

(Romanos 3:23)

Todos han pecado y están lejos de la presencia gloriosa de Dios.

(Eclesiastés 7:20)

No hay nadie en la tierra tan perfecto que haga siempre el bien y nunca peque.

 

Debes saber que:

(Romanos 6:23)

El pago que da el pecado es la muerte, pero el don de Dios es vida eterna en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor.

 

Y que:

(1 Juan 1:9)

Si confesamos nuestros pecados, (a Dios) podemos confiar en que Dios, que es justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad.

Pero Cristo murió en nuestro lugar llevando nuestra culpa y castigo.

(Isaías 53:6)

Todos nosotros nos perdimos

como ovejas,

siguiendo cada uno su propio camino,

pero el Señor cargó sobre él la maldad

de todos nosotros.

(1 Pedro 2:24)

Cristo mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, para que nosotros muramos al pecado y vivamos una vida de rectitud. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados.

(1 Pedro 3:18)

Porque Cristo mismo sufrió la muerte por nuestros pecados, una vez para siempre. Él era inocente, pero sufrió por los malos, para llevarlos a ustedes a Dios.

 

 

Debemos reconocer a Jesús como nuestro Señor, Salvador y Rey y recibirle en nuestro corazón, invocándolo por medio de una oración.

 

(Romanos 10:9)

Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación.

(Romanos 10:13)

Porque esto es lo que dice: “Todos los que invoquen el nombre del Señor, alcanzarán la salvación.”

Debemos también:

(Hechos 3:19)

Por eso, vuélvanse ustedes a Dios y conviértanse, para que él les borre sus pecados

(Juan 1:12)

Pero a quienes lo recibieron y creyeron en él, les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios.

(Apocalipsis 3:20)

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Oración:

Le pido que usted haga esta oración de todo corazón:

 

Querido Dios: Te pido en este momento en el nombre de Jesús, perdón por todos mis pecados, me arrepiento de cada uno de ellos.

Creo que Jesús murió en mi lugar en la cruz, llevando mi culpa.

Tomo ahora estas decisiones: Invoco el nombre de Jesús para ser salvo y le recibo ahora como mi Señor, Salvador y Rey.

Gracias Padre porque me has perdonado y ahora soy un hijo/a tuyo.

Gracias por tu salvación, gracias por darme tu Espíritu Santo y por haber nacido de nuevo. Amén.

 

 

(1 Juan 3:5)

Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.

(1 Juan 3:2)

Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.

Predicador Gustavo Isbert

www.elcieloesunlugar.com.ar

Calle 21 Nº 1563 e/ 30 y 32

Miramar BsAs Argentina

EL PLAN DE DIOS PARA SALVARNOS.

EL PLAN DE DIOS PARA SALVARNOS.

ZAQUEO: Leer Lucas 19:1-10.

[fancy_header3 variation=”red” textColor=”#000000″](Lucas 19:10) El objetivo principal de Jesús:[/fancy_header3]

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

(Mateo 4:19) Nos transformaría en….

Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

 

[fancy_header3 variation=”red” textColor=”#000000″](Esdras 7:9) Debemos tomar esta decisión: La de Esdras.[/fancy_header3]

Porque el día primero del primer mes fue el principio de la partida de Babilonia, y al primero del mes quinto llegó a Jerusalén, estando con él la buena mano de Dios.

(Esdras 7:10)

Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos.

 

[fancy_header3 variation=”red” textColor=”#000000″](2 Timoteo 2:2) Ejecución del plan: Debemos hacer esto.[/fancy_header3]

Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

ZAQUEO: El u otro siguió haciéndolos discípulos y enseñándoles “Todas las cosas que nos mandó”. Mateo 28:18-20.

CORNELIO: Y Pedro.

 

[fancy_header3 variation=”red” textColor=”#000000″](Hechos 10:24) Debemos hacer lo de Cornelio: Somos el misionero en nuestro entorno.[/fancy_header3]

Al otro día entraron en Cesarea. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos.

 

[fancy_header3 variation=”red” textColor=”#000000″]¿Qué decirles?[/fancy_header3] [fancy_list style=”plus_list” variation=”orange”]
    • Puedes aprender esto, aprender el discipulado de 60 lecciones “Bases del cristianismo” en

Discipulado internacional Cristiano Descargas

  • Puede decirles su testimonio

 

[/fancy_list]

 

 

Este es un mensaje modelo de salvación: Debemos hablarles de:

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]1. EL AMOR DE DIOS PARA CON NOSOTROS.[/fancy_header1]

(Juan 3:16)

Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

(1 Juan 4:9)

Dios mostró cuánto nos ama al enviar a su único Hijo al mundo, para que tengamos vida eterna por medio de él.

(1 Juan 4:10)

En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados.

Y VINO PARA QUE TENGAMOS UNA VIDA BUENA.

(Juan 10:10)

…mi propósito es darles una vida plena y abundante.

 

 

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]2. LA VERDAD SOBRE EL PECADO.[/fancy_header1]

(Romanos 3:23)

Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.

(Romanos 3:24)

Sin embargo, con una bondad que no merecemos, Dios nos declara justos por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados.

(Romanos 3:25)

Pues Dios ofreció a Jesús como el sacrificio por el pecado. Las personas son declaradas justas a los ojos de Dios cuando creen que Jesús sacrificó su vida al derramar su sangre.

 

 

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]3. EL UNICO CAMINO PARA SER SALVOS ES: CRISTO.[/fancy_header1]

(Juan 14:6)

Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí.

(Hechos 4:12)

» ¡En ningún otro hay salvación! Dios no ha dado ningún otro nombre bajo el cielo, mediante el cual podamos ser salvos».

 

 

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]4. LA SUBSTITUCIÓN.[/fancy_header1]

(Romanos 5:8)

Pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores.

(1 Pedro 2:24)

Él mismo cargó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto. Por sus heridas, son sanados.

(1 Pedro 3:18)

Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios.

 

 

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]5. LA NECESIDAD DEL ARREPENTIMIENTO.[/fancy_header1]

(Hechos 3:19)

Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio,

 

 

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]6. DEBEMOS TENER FE EN LO QUE DICE SU PALABRA.[/fancy_header1]

(Romanos 6:23)

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

(Romanos 6:22)

Pero ahora quedaron libres del poder del pecado y se han hecho esclavos de Dios.

Ahora hacen las cosas que llevan a la santidad y que dan como resultado la vida eterna.

 

 

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]7. INVITARLO A ENTRAR EN NUESTRA VIDA Y RECIBIRLE COMO SALVADOR ACEPTANDO SU AUTORIDAD DE SEÑOR Y REY SOBRE NOSOTROS.[/fancy_header1]

(Juan 1:12)

Pero, a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.

(Juan 1:13)

Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios.

(Apocalipsis 3:20)

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

¿COMO HACERLO?

 

 

[fancy_header1 variation=”orange” textColor=”#000000″]8. MEDIANTE UNA ORACIÓN: (Similar a esta).[/fancy_header1]

…¿Quieres orar esta oración de todo corazón para ser salvo?:

[pullquote3 align=”center”]Querido Jesús, te agradezco que hayas venido a este mundo a mostrarnos como es Dios y a morir en nuestro lugar en la cruz, llevando nuestra culpa y castigo.Gracias porque moriste en mi lugar. En este momento tomo la decisión de arrepentirme de todos mis pecados y de invitarte a que entres en mi vida.Te recibo ahora en mi corazón como mi salvador, mi Señor y mi Rey.
Gracias por tu perdón, porque ahora vives en mí, porque ahora tengo vida eterna y soy verdaderamente un hijo tuyo. Amén.[/pullquote3]
Translate »
Click to listen highlighted text!