DEBEMOS TENER MENTALIDAD DE ÁPOSTOL.

Les cuento una experiencia que tuve cuando era joven y estaba en una reunión donde el Espíritu santo se estaba moviendo en palabra profética a través de la esposa del Pastor en una iglesia en el campo de Argentina:

Estaba recostado contra una pared y a mi derecha e izquierda estaban parados dos hombres ancianos y de aspecto campesino y vino la esposa del Pastor y dijo esta palabra en el nombre de Jesús: “Uno de estos tres será un Apóstol mío”. Me imagino que estos otros dos hombres ya murieron hace mucho tiempo y me doy cuanta que de a poco Dios me dio una mentalidad de Apóstol.

Luego de ser ayudante de Pastor por 10 años y Pastor por 30 años (hace 40 que sirvo al Señor) ahora Dios me dijo que debo ser “para todos”. Comencé a amar fervientemente a todas las iglesias, a todas las personas y como siempre a los perdidos y ahora tengo una mentalidad global y de maestro como tenía Esdras (Esdras 7: 10) y después de ser profesor de Seminario y de aprender y enseñar la palabra de Dios por años, mi anhelo es hacer lo que hicieron Priscila y Aquila con Apolos, es decir “Le tomaron aparte y le explicaron “más exactamente el camino de Dios” Es decir no denunciaron públicamente sus errores sino que le explicaron y Apolos comprendió.

(Hechos 18:24-26)

Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras.

Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan.

Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.

Hoy en día hay muchos cristianos nominales que no conocen las escrituras, ni el plan de salvación, ni como ser llenos del Espíritu Santo y creo que deberíamos (aquellos que conocemos estas cosas) “tomarles aparte y explicarles más exactamente el camino de Dios”. Aún hay muchas religiones diferentes a los cuales debemos explicarles lo que dicen las Sagradas Escrituras con la actitud que tuvieron Aquila y Priscila con Apolos

La mentalidad de Apóstol es la preocupación por el bienestar de TODAS las iglesias y no solo las que están bajo “nuestro” ministerio aunque sean muchas. Debemos echar fuera todo espíritu de competencia, rivalidad y partidismo.

(2 Corintios 11:28) Pablo dijo:

y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias.

Si hay personas nobles y humildes escudriñarán las escrituras para conocer la verdad o “todo el consejo de Dios”.

(Hechos 17:11) La biblia dice esto de los de la ciudad de Berea.

Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

Y aunque se debe defender la verdad y explicarla con firmeza, todo se debe hacer en amor.

(Judas 1:3)

Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.

Debemos hacer esto que hacía el Apóstol Pablo que a todos les enseñaba la verdad de Dios en cada ocasión que se le presentaba.

(Hechos 20:20-21)

y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

(Hechos 20:27)

porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.

Seamos maestros de la palabra de Dios tal como era nuestro gran maestro: Jesús.

(Mateo 22:16) Así decían de El:

Maestro, sabemos que tú dices la verdad, y que enseñas de veras el camino de Dios, sin dejarte llevar por lo que diga la gente, porque no hablas para darles gusto.

Jesús no hablaba para quedar bien pero todo lo hacia en amor. Solo se enojó con ciertos ministros religiosos que deliberadamente entorpecían la entrada al cielo de las personas.

Esta es la actitud de un verdadero Apóstol que permanece enfocado en su labor.

(Hechos 20:24)

Para mí, sin embargo, mi propia vida no cuenta, con tal de que yo pueda correr con gozo hasta el fin de la carrera y cumplir el encargo que el Señor Jesús me dio de anunciar la buena noticia del amor de Dios.

(1 Corintios 10:33)

no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.

Debemos amar a todas las iglesias y las que creen en la salvación por la fe y la sana doctrina, o sea las verdades fundamentales del cristianismo, (aunque no todos piensan exactamente los mismo) como columnas y baluartes de la verdad.

(1 Timoteo 3:15) para que sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

Si las personas son sinceras como las de Berea, El Espíritu Santo los guiará a toda la verdad.

(Juan 16:13)

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

(Juan 16:14)

El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

La mentalidad de Pablo era una mentalidad de Apóstol (pero aún debemos “volar más alto” todavía) porque el modelo máximo no es Pablo sino nuestro máximo Apóstol: Jesucristo.

Amemos a todas las personas del mundo entero sin distinción y aún más a los más necesitados o más extraviados, confundidos, perdidos o atados a pecados y vicios, o muertos espiritualmente en sus pecados.

Recordemos que Jesús con su amor puede hacer esto:

(Efesios 2:1-10)

Antes ustedes estaban muertos a causa de su desobediencia y sus muchos pecados.

Vivían en pecado, igual que el resto de la gente, obedeciendo al diablo —el líder de los poderes del mundo invisible, quien es el espíritu que actúa en el corazón de los que se niegan a obedecer a Dios.

Todos vivíamos así en el pasado, siguiendo los deseos de nuestras pasiones y la inclinación de nuestra naturaleza pecaminosa. Por nuestra propia naturaleza, éramos objeto del enojo de Dios igual que todos los demás.

Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es sólo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!)

Pues nos levantó de los muertos junto con Cristo y nos sentó con él en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo Jesús.

De modo que, en los tiempos futuros, Dios puede ponernos como ejemplos de la increíble riqueza de la gracia y la bondad que nos tuvo, como se ve en todo lo que ha hecho por nosotros, que estamos unidos a Cristo Jesús.

Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios.

La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo.

Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.

JESUS AMA A TODOS Y ES PARA TODOS.

Print Friendly, PDF & Email
Clic acá para calificar este articulo
[Total: 0 Average: 0]
Translate »