Muchas veces me siento como un guardavidas que está mirando el mar y miles de personas se están ahogando y Dios me dice: ¡Tomá un bote salvavidas y salvá a todos los que puedas! Mientras, veo que solo unos pocos guardavidas toman dos o tres botes también para hacer esta inmensa tarea, mientras todos los demás guardavidas y todas las otras personas están distraídas “en sus cosas”.

Este es el momento de predicar el Evangelio (las buenas nuevas de Salvación y ser parte de la Evangelización mundial).

Es el momento, en que cada cristiano debe darse cuenta que el o ella:

¡Son el misionero de Dios en su entorno!

Pastores: dejen también ustedes de estar enredados en muchas cosas, Ej: muchas reuniones administrativas y otras estériles, o a formar sus propios “imperios” y muevan al pueblo a orar, ser llenos del Espíritu Santo y a evangelizar (ganar almas para el Reino de Dios) en el Poder del Espíritu Santo, demostrando que Cristo vive hoy. Recuerda que trabajas para el Reino de Dios y no para “TU” iglesia y que no sos el dueño de las almas. Recuerda que daremos cuenta al Señor por nuestra labor y El conoce todas las intenciones de cada corazón.

También deben preparar y discipular de una manera completa y sencilla a los nuevos cristianos para que estos estén rápidamente preparados para ser otros “misioneros y ganadores de almas” en su entorno.

Esta palabra recibí de Dios para ti.

Pr. Gustavo Isbert

Print Friendly, PDF & Email
Clic acá para calificar este articulo
[Total: 0 Average: 0]
Translate »