Ojalá que todo el pueblo de Dios fuese profeta:

Los cristianos al tener el Espíritu Santo y al apartarnos a orar podemos recibir maravillosas revelaciones y también para entender mucho más la palabra de Dios (Que fue escrita por el Espíritu Santo). 2 Pedro 1:21

(1 Corintios 2:10)

Pero fue a nosotros a quienes Dios reveló esas cosas por medio de su Espíritu. Pues su Espíritu investiga todo a fondo y nos muestra los secretos profundos de Dios.

(1 Corintios 2:11)

Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios.

(1 Corintios 2:12)

Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado.

(1 Corintios 2:13)

Les decimos estas cosas sin emplear palabras que provienen de la sabiduría humana. En cambio, hablamos con palabras que el Espíritu nos da, usamos las palabras del Espíritu para explicar las verdades espirituales.

(Lucas 5:16)

Mas él (Jesús) se apartaba a lugares desiertos, y oraba.

El Espíritu Santo sigue hablando hoy como en hechos de los Apóstoles.

(Hechos 8:29)

Y el Espíritu Santo dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.

(Hechos 21:10-11)

Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles.

(Hechos 13:2)

Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.

(Hechos 16:6)

Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;

(Hechos 16:7)

y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu Santo no se lo permitió. (Luego fueron guiados a Macedonia).

(Números 11:26)

Y habían quedado en el campamento dos varones, llamados el uno Eldad y el otro Medad, sobre los cuales también reposó el Espíritu; estaban éstos entre los inscritos, pero no habían venido al tabernáculo; y profetizaron en el campamento.

(Números 11:27)

Y corrió un joven y dio aviso a Moisés, y dijo: Eldad y Medad profetizan en el campamento.

(Números 11:28)

Entonces respondió Josué hijo de Nun, ayudante de Moisés, uno de sus jóvenes, y dijo: Señor mío Moisés, impídelos.

(Números 11:29)

Y Moisés le respondió: ¿Tienes tú celos por mí? Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, y que Jehová pusiera su espíritu sobre ellos.

Este deseo de Moisés sigue siendo el deseo de Dios hoy.

Ser llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18) y recibir palabras proféticas es para todos los cristianos y ese es el deseo de Dios que cada uno reciba palabra profética de Dios para su vida cotidiana, la obra de Dios, y para otras personas.

El Espíritu revelará lo que Dios está haciendo hoy y les revelerá lo mismo a todos los que sinceramente buscan su guía y dirección.

Tres ejemplos:

1. Hace dos días Dios me dio un mensaje bastante largo y lo escribí y lo puse en el Blog de mi página y a la media hora aparece un mensaje de un predicador conocido que era mucho más corto pero que decía en síntesis lo mismo.

2. Hace poco también venia a predicar un famoso predicador mundial a una ciudad cerca de la mía y yo estaba orando mucho por eso y quería escuchar lo que decía. En ese día Dios me dio un mensaje para predicar en una iglesia

Y cuando fui a escuchar a este famoso predicador dijo el mismo mensaje. Con eso Dios me enseñó una vez más que El le habla a todos y que el Espíritu santo es el mejor maestro que tenemos y vive en nosotros.

3. Estaba en Miami y venía allí un hombre de Dios que tuvo experiencias muy extraordinarias de ver el cielo y el infierno y yo fui a escucharlo porque me interesaba mucho pero en mi interior pensaba, la palabra de Dios para este momento es la parábola del buen samaritano y parecía muy raro pero sentía eso en mi corazón porque es una enseñanza que todos la saben. Y ¿saben de qué predicó este hombre de Dios? La parábola del Buen samaritano.

EL Espíritu Santo sigue hablando Hoy, y aún más que antes, y recuerde: Dios quiere que todos sus hijos/as sean llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18) y conozcan su voz y por momentos sean profetas (Dije por momentos porque los que tienen el ministerio de Profetas reciben esto muy a menudo) recibiendo palabras para hoy del Espíritu y puedan saber aún los misterios más profundos de Dios, lo que vendrá etc. Hechos 2:16-18; Juan 14:26; 16:13-14.

(Hechos 2:16)

Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:

(Hechos 2:17)

Y en los postreros días, dice Dios,

Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,

Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;

Vuestros jóvenes verán visiones,

Y vuestros ancianos soñarán sueños;

(Hechos 2:18)

Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días

Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

(Juan 14:26)

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

(Juan 16:13)

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

(Juan 16:14) El Espíritu santo glorifica y exalta a Cristo y nos hace saber sus pensamientos deseos, enseñanzas etc.

El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

(1 Corintios 14:1)

Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis.

(1 Corintios 14:12)

Así también vosotros; pues que anheláis dones espirituales, procurad abundar en ellos para edificación de la iglesia.

(1 Corintios 14:24)

Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto, por todos es convencido, por todos es juzgado;

(1 Corintios 14:25)

lo oculto de su corazón se hace manifiesto; y así, postrándose sobre el rostro, adorará a Dios, declarando que verdaderamente Dios está entre vosotros.

(1 Corintios 14:25)

Al escuchar, sus pensamientos secretos (que revela el Espíritu Santo en profecía a algún creyente) quedarán al descubierto y caerán de rodillas y adorarán a Dios declarando: «En verdad, Dios está aquí, entre ustedes».

(1 Corintios 14:39)

Así que, hermanos, procurad profetizar. ¡Esto es posible para usted!

Print Friendly, PDF & Email
Clic acá para calificar este articulo
[Total: 0 Average: 0]
Translate »