Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador
  Click to listen highlighted text!

Usted puede ir al cielo con Dios para siempre.

Usted puede ir al cielo con Dios para siempre.

Todos nosotros somos imperfectos y tenemos nuestros errores y pecados.
Jesús nos dice que solo hay uno bueno: Dios. Marcos 10:18
Y solo uno, vivió como hombre en la tierra y no pecó nunca: Jesús. 1 Pedro 2:22.
Hebreos 4:14-15. También la palabra de Dios dice, "no hay nadie sobre la tierra que siempre haga el bien y nunca peque. Eclesiastés 7:20.
Entonces Dios ideó la forma de salvarnos a nosotros que somos pecadores:
"Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores,
Cristo murió por nosotros" Romanos 5:8.
Dios nos ha mostrado como podemos ser justos ante El aunque no cumplamos todas las exigencias que están en su palabra.
Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo y su obra a favor nuestro en la cruz. Y eso es verdad para todo el que cree sea quién fuere.
Todos hemos pecado y nadie puede alcanzar la meta de justicia establecida por Dios. Sin embargo con una bondad que no merecemos, Dios nos declara justos por medio de Cristo, quién nos liberó del castigo de nuestros pecados.
Pues Dios ofreció a Jesús como el sacrificio por el pecado. Las personas son declaradas justas a los ojos de Dios cuando creen que Jesús sacrificó su vida y derramó su sangre para salvarnos. Romanos 3:21-26.
El murió en nuestro lugar y llevó nuestra culpa, pecados y castigo en la cruz.
El murió en lugar nuestro, porque Dios había hecho una ley "El alma que pecare morirá" Ezequiel 18:4,20 y "La paga del pecado es la muerte", Romanos 6:23, pero el murió en lugar de nosotros como nuestro substituto. 1 Pedro 2:24.
El justo (Jesús) murió en lugar de los injustos (nosotros) para llevarnos a Dios.
1 Pedro 3:18.
Dios es justo…. y declara a los pecadores justos a sus ojos cuando ellos creen estas buenas noticias acerca de lo que hizo Jesús por nosotros. Romanos 3:26.
Este es el Evangelio, estas son las buenas noticias. (Evangelio significa: Buenas noticias).
Entonces usted puede ser salvo (tener vida eterna), ser limpio de sus pecados y libre de condenación. (Romanos 8:1, 33-34) si cree estas buenas noticias que son para usted.
También debe arrepentirse de sus pecados y recibir el don (regalo) de la vida eterna en su corazón. (Que es Jesucristo mismo) Efesios 2:8-9; 1:13; Juan 1:12.

Para recibir este regalo maravilloso de Dios usted puede hacer esta oración:

Señor Jesús: en este momento me arrepiento de todos mis pecados,
creo que tú llevaste mi culpa y castigo en la cruz. Tomo la decisión
de seguirte y te recibo ahora en mi corazón como mi Salvador y como mi Rey. Muchas gracias Señor Jesús porque me has perdonado, y ahora soy justo ante Dios y soy su hijo. Gracias porque soy salvo y tengo vida eterna. Muchas gracias. Amén.

Citas de la Biblia mencionadas:

(Marcos 10:18)
Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.
(1 Pedro 2:22)
el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;
(Hebreos 4:14)
Jesús, el Hijo de Dios, es nuestro gran Sumo Sacerdote que ha entrado en el cielo. Por eso debemos seguir firmes en la fe que profesamos.
(Hebreos 4:15)
Pues nuestro Sumo Sacerdote puede compadecerse de nuestra debilidad, porque él también estuvo sometido a las mismas pruebas que nosotros; solo que él jamás pecó.
(Eclesiastés 7:20)
Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque.
(Romanos 5:8)
Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
(Romanos 3:21)
Pero ahora, sin la ley, Dios ha mostrado de qué manera nos hace justos, y esto lo confirman la misma ley y los profetas:
(Romanos 3:22)
por medio de la fe en Jesucristo, Dios hace justos a todos los que creen. Pues no hay diferencia:
(Romanos 3:23)
todos han pecado y están lejos de la presencia gloriosa de Dios.
(Romanos 3:24)
Pero Dios, en su bondad y gratuitamente, los hace justos, mediante la liberación que realizó Cristo Jesús.
(Romanos 3:25)
Dios hizo que Cristo, al derramar su sangre, fuera el instrumento del perdón. Este perdón se alcanza por la fe. Así quería Dios mostrar cómo nos hace justos: perdonando los pecados que habíamos cometido antes,
(Romanos 3:26)
porque él es paciente. Él quería mostrar en el tiempo presente cómo nos hace justos; pues así como él es justo, hace justos a los que creen en Jesús.
(Ezequiel 18:4)
Aquel que peque, morirá.
(Ezequiel 18:20)
Solo aquel que peque morirá. Ni el hijo ha de pagar por los pecados del padre, ni el padre por los pecados del hijo. El justo recibirá el premio a su justicia; y el malvado, el castigo a su maldad.
(Romanos 6:23)
El pago que da el pecado es la muerte, pero el don de Dios es vida eterna en unión con Cristo Jesús, nuestro Señor.
(1 Pedro 2:24)
Cristo mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, para que nosotros muramos al pecado y vivamos una vida de rectitud. Cristo fue herido para que ustedes fueran sanados.
(1 Pedro 3:18)
Porque Cristo mismo sufrió la muerte por nuestros pecados, una vez para siempre. Él era inocente, pero sufrió por los malos, para llevarlos a ustedes a Dios.
(Romanos 8:1)
Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.
(Efesios 2:8)
Pues por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación por medio de la fe. No es esto algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que es un don de Dios.
(Efesios 2:9)
No es el resultado de las propias acciones, de modo que nadie puede gloriarse de nada;
(Efesios 1:13)
Gracias a Cristo, también ustedes que oyeron el mensaje de la verdad, la buena noticia de su salvación, y abrazaron la fe, fueron sellados como propiedad de Dios con el Espíritu Santo que él había prometido.

Predicador Gustavo Isbert

Tu valoración

Comments

comments

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Twitter not configured.
Translate »
Click to listen highlighted text!