Su velocidad de Internet no permitió la carga del sitio. Presione F5 Para actualizar la Página o el botón actualizar de su navegador
  Click to listen highlighted text!

Versículos y mensaje sobre la misericordia de Dios.

Versículos y mensaje sobre la misericordia de Dios.

MISERICORDIA: Compasión, clemencia para no castigar al enemigo o al delincuente. Compasión que obliga a ayudar al débil, al enfermo o al pobre.

(Jeremías 31:3)

Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.

(Lucas 15:20)

Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.

(Lucas 10:33)

Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia;

(Lucas 10:33)

»Entonces pasó un samaritano despreciado y, cuando vio al hombre, sintió compasión por él.

(Isaías 54:8)

Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor.

(Isaías 63:7)

De las misericordias de Jehová haré memoria, de las alabanzas de Jehová, conforme a todo lo que Jehová nos ha dado, y de la grandeza de sus beneficios hacia la casa de Israel, que les ha hecho según sus misericordias, y según la multitud de sus piedades.

(Isaías 55:1)

A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.

(Isaías 55:2)

¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.

(Isaías 55:3)

Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

(Isaías 55:1)

¡Vengan a las aguas todos los que tengan sed! ¡Vengan a comprar y a comer los que no tengan dinero! Vengan, compren vino y leche sin pago alguno.

(Isaías 55:2)

¿Por qué gastan dinero en lo que no es pan, y su salario en lo que no satisface? Escúchenme bien, y comerán lo que es bueno, y se deleitarán con manjares deliciosos.

(Isaías 55:3)

Presten atención y vengan a mí, escúchenme y vivirán. Haré con ustedes un pacto eterno, conforme a mi constante amor por David.

(Isaías 55:6)

Busquen al SEÑOR mientras puedan encontrarlo; llámenlo ahora, mientras está cerca.

(Isaías 55:7)

Que los malvados cambien sus caminos y alejen de sí hasta el más mínimo pensamiento de hacer el mal. Que se vuelvan al SEÑOR, para que les tenga misericordia. Sí, vuélvanse a nuestro Dios, porque él perdonará con generosidad.

(Isaías 55:8)

Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el SEÑOR—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse.

(Isaías 55:9)

Pues así como los cielos están más altos que la tierra, así mis caminos están más altos que sus caminos y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos.

(Isaías 55:10)

La lluvia y la nieve descienden de los cielos y quedan en el suelo para regar la tierra. Hacen crecer el grano, y producen semillas para el agricultor y pan para el hambriento.

(Isaías 55:11)

Lo mismo sucede con mi palabra. La envío y siempre produce fruto; logrará todo lo que yo quiero, y prosperará en todos los lugares donde yo la envíe.

(Isaías 55:12)

Ustedes vivirán con gozo y paz. Los montes y las colinas se pondrán a cantar y los árboles de los campos aplaudirán.

(Isaías 55:13)

Donde antes había espinos, crecerán cipreses; donde crecía la ortiga, brotarán mirtos. Estas cosas le darán gran honra al nombre del SEÑOR; serán una señal perpetua de su poder y de su amor».

(Isaías 55:6)

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.

(Isaías 55:7)

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

(Mateo 5:7)

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

(Lucas 6:36)

Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

(Salmos 116:5)

Clemente es Jehová, y justo;

Sí, misericordioso es nuestro Dios.

(Salmos 145:8)

Clemente y misericordioso es Jehová,

Lento para la ira, y grande en misericordia.

(Salmos 145:17)

Justo es Jehová en todos sus caminos,

Y misericordioso en todas sus obras.

(Efesios 2:4)

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,

(Efesios 2:5)

aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

(Efesios 2:6)

y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

(Proverbios 22:9)

El ojo misericordioso será bendito,

Porque dio de su pan al indigente.

(Santiago 5:11)

He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.

(Efesios 4:32)

Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

(Isaías 44:21)

Acuérdate de estas cosas, oh Jacob, e Israel, porque mi siervo eres. Yo te formé, siervo mío eres tú; Israel, no me olvides.

(Isaías 44:22)

Yo deshice como una nube tus rebeliones, y como niebla tus pecados; vuélvete a mí, porque yo te redimí.

(Isaías 44:24)

Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo;

(Isaías 46:10)

que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;

(Isaías 46:11)

que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.

(Isaías 58:11)

Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

(Isaías 49:15)

¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.

(Isaías 46:4)

Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportaré yo; yo hice, yo llevaré, yo soportaré y guardaré.

(Salmos 103:8)

Misericordioso y clemente es Jehová;

Lento para la ira, y grande en misericordia.

(Salmos 103:13)

Como el padre se compadece de los hijos,

Se compadece Jehová de los que le temen.

(Salmos 103:14)

Porque él conoce nuestra condición;

Se acuerda de que somos polvo.

(Isaías 41:10)

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

(Isaías 26:3)

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

(Isaías 26:4)

Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.

(Éxodo 34:6)

Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad;

(Éxodo 34:7)

que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.

(Números 14:18)

Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta los terceros y hasta los cuartos.

(Números 14:19)

Perdona ahora la iniquidad de este pueblo según la grandeza de tu misericordia, y como has perdonado a este pueblo desde Egipto hasta aquí.

(Números 14:20)

Entonces Jehová dijo: Yo lo he perdonado conforme a tu dicho.

(Proverbios 21:3)

Hacer justicia y juicio es a Jehová

Más agradable que sacrificio.

(Oseas 6:6)

Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.

(Isaías 2:10)

Métete en la peña, escóndete en el polvo, de la presencia temible de Jehová, y del resplandor de su majestad.

(Isaías 2:11)

La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y Jehová solo será exaltado en aquel día.

(Isaías 2:12)

Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido;

(Isaías 2:17)

La altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo Jehová será exaltado en aquel día.

(Isaías 2:18)

Y quitará totalmente los ídolos.

(Isaías 2:19)

Y se meterán en las cavernas de las peñas y en las aberturas de la tierra, por la presencia temible de Jehová, y por el resplandor de su majestad, cuando él se levante para castigar la tierra.

(Isaías 2:20)

Aquel día arrojará el hombre a los topos y murciélagos sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que le hicieron para que adorase,

(Isaías 2:21)

y se meterá en las hendiduras de las rocas y en las cavernas de las peñas, por la presencia formidable de Jehová, y por el resplandor de su majestad, cuando se levante para castigar la tierra.

(Santiago 2:13)

porque habrá un juicio sin compasión para el que actúe sin compasión. ¡La compasión triunfa en el juicio!

(Santiago 2:13)

No habrá compasión para quienes no hayan tenido compasión de otros. Pero si ustedes han sido compasivos, Dios será misericordioso con ustedes cuando los juzgue.

(Éxodo 15:13)

Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste;

Lo llevaste con tu poder a tu santa morada.

(Zacarías 7:9)

Así habló Jehová de los ejércitos, diciendo: Juzgad conforme a la verdad, y haced misericordia y piedad cada cual con su hermano;

(Zacarías 7:10)

no oprimáis a la viuda, al huérfano, al extranjero ni al pobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano.

(Judas 1:2)

Misericordia y paz y amor os sean multiplicados.

(Isaías 55:1)

A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.

(Isaías 55:2)

¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.

(Isaías 55:3)

Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David.

(Isaías 55:6)

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.

(Isaías 55:7)

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

(Juan 10:9)

Yo soy la puerta; (del Reino de Dios) el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

(Juan 10:9)

Yo soy la puerta; el que entre por esta puerta, que soy yo, será salvo. Se moverá con entera libertad, y hallará pastos.

(Lucas 16:16)

Hasta el tiempo de Juan el Bautista, la ley de Moisés y el mensaje de los profetas fueron sus guías. Pero ahora se predica la Buena Noticia del reino de Dios, y todos están ansiosos por entrar.

(Lucas 15:8)

O supongamos que una mujer tiene diez monedas de plata y pierde una. ¿No enciende una lámpara y barre toda la casa y busca con cuidado hasta encontrarla?

(Lucas 15:9)

Y, cuando la encuentra, llama a sus amigos y vecinos y les dice: “¡Alégrense conmigo porque encontré mi moneda perdida!”

(Lucas 15:10)

De la misma manera, hay alegría en presencia de los ángeles de Dios cuando un solo pecador se arrepiente».

(Lucas 15:20)

Entonces regresó a la casa de su padre. Y, cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio llegar. Lleno de amor y de compasión, corrió hacia su hijo, lo abrazó y lo besó.

(Lucas 15:31)

Su padre le dijo: “Mira, querido hijo, tú siempre has estado a mi lado y todo lo que tengo es tuyo.

(Lucas 15:32)

Teníamos que celebrar este día feliz. ¡Pues tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida! ¡Estaba perdido y ahora ha sido encontrado!.

DIOS SIEMPRE TIENE MISERICORDIA Y AMOR POR LOS PECADORES, ACERCATE A EL, HÁBLALE EN ORACIÓN Y EL TE RECIBIRÁ, PERDONARÁ, ABRAZARÁ Y RESTAURARÁ.

Comments

comments

Tu valoración

Si lo desea puede dejar un Comentario:

    Twitter not configured.
Translate »
Click to listen highlighted text!