Click to listen highlighted text!
¿Como comienza un avivamiento espiritual?

¿Como comienza un avivamiento espiritual?

TODO AVIVAMIENTO ESPIRITUAL COMIENZA DE ESTA MANERA: Cuando el pueblo de Dios se reune a orar, son llenos del Espíritu Santo y miles se salvan.
DICE LA PALABRA DE DIOS: Y estando juntos, Jesús les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, (La investidura de poder del Espíritu Santo) la cual, les dijo, oísteis de mí. (Hechos 1:4)
y les dijo…recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Hechos 1:8)
Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos. (Hechos 1:14)
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. (Hechos 2:4)
Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. (Hechos 2:41)

El Primer llenamiento o El Bautismo con el Espíritu Santo.

El Primer llenamiento o El Bautismo con el Espíritu Santo.

 Un nuevo poder: El Bautismo con el Espíritu Santo.

Jesús dijo:

Esto dijo del Espíritu (Santo)que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado. Juan 7:39
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Lucas 11:13
Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. Juan 20:21,22

Jesús dijo que recibamos al Espíritu Santo pero para eso debemos:
1. Arrepentirnos de todos nuestros pecados
2. Creer en que Jesús murió en la cruz para pagar nuestra deuda con Dios llevando la culpa y el castigo que nos correspondía a nosotros.

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Romanos 6:22,23

3. Recibir a Jesús en su corazón como Salvador, Señor y Rey.

Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; Juan 1:12
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Apocalipsis 3:20
Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 1 Juan 2:20
Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado. 1 Juan 3:24
Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Romanos 8:9
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Romanos 8:14
El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Romanos 8:16
¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 1 Corintios 3:16
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1 Corintios 6:19
En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria. Efesios 1:13,14
el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones. 2 Corintios 1:22
Más el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu. 2 Corintios 5:5

En una lección anterior vimos cómo desde nuestra conversión, el Espíritu Santo de Dios está en nosotros; nos da vida nueva; nos ayuda de diferentes maneras; y forja el carácter de Cristo en nuestra vida.
Pero el propósito de Dios no es sólo que tengamos una VIDA NUEVA AL NACER DEL ESPÍRITU y que su Espíritu esté en nosotros, sino que experimentemos el PODER DEL ESPÍRITU para una vida victoriosa y un servicio eficaz a Dios. Para esto Dios ha dado una promesa para todos los que creen en Cristo: EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO.
Juan el Bautista anunció: “Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo” (Marcos 1:8). Y Jesús, antes de morir, prometió a sus discípulos que enviaría al Espíritu Santo para que estuviera en ellos. Lo llamó el CONSOLADOR, término que viene del griego “paracleto”, que significa “uno llamado a estar al lado de”. Promesa bendita para cada uno de nosotros, de que no estaremos solos nunca en nuestra vida y servicio a Dios.
Poco antes de ascender al cielo, Jesús reiteró su promesa con otras palabras: “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos (…)” (Hechos 1:8; 2:4; Lucas 24:49).

He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. Lucas 24:49

Y la promesa es extendida a todos los creyentes: “Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare” (Hechos 2:39). Aquí estamos incluidos tú y yo por igual. Por lo tanto la promesa es para ti y para mí.
NOTA: El Bautismo DEL (Y no CON o EN) es cuando somos salvos y nos introduce el cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. 1 Corintios 12:13

A. EL BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO
En el Libro de Hechos se menciona con la frase: “fueron llenos del Espíritu Santo” cuando los discípulos fueron bautizados con el Espíritu Santo. Podemos decir que el BAUTISMO CON (O EN) EL ESPÍRITU SANTO es la primera experiencia de ser llenos del Espíritu. Esta experiencia debe ser mantenida, cultivada y profundizada de manera permanente (Efesios 5:18).

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, Efesios 5:18
Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. Hechos 4:31

También vemos que el NACER DEL ESPÍRITU (la conversión) y el BAUTISMO CON EL ESPÍRITU (la plenitud), son dos manifestaciones distintas del Espíritu de Dios en nuestra vida, y que nadie puede ser bautizado en el Espíritu sin haber nacido del Espíritu Santo.
En los pasajes siguientes descubrirás que siempre el bautismo con el Espíritu Santo es una experiencia posterior a la conversión. A veces se recibe casi simultáneamente.

B. EL NACER DEL ESPÍRITU Y EL BAUTISMO CON EL ESPÍRITU
1. Jesús nació del Espíritu Santo, pero fue bautizado con ese mismo Espíritu recién después de su bautismo en agua en el río Jordán (Lucas 1:35; 3:21-22). Volvió en el poder de l Espíritu Santo. Lucas 4:14.

Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Lucas 1:35
Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,
y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.
Lucas 3:21,22
Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. Lucas 4:14

2. Los discípulos recibieron el Espíritu Santo antes de la ascensión del Señor (Juan 20:22), pero recibieron el poder del Espíritu en Pentecostés (Hechos 2:1-4).

Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. Juan 20:22
Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2:1-4

3. Jesús hace una distinción entre las dos manifestaciones del Espíritu Santo, comparando la presencia del Espíritu recibida en la conversión con una “fuente de agua” (Juan 4:14); y al poder del Espíritu recibido en el bautismo con “ríos de agua viva” (Juan 7:38-39).
4. Los creyentes en Samaria y Éfeso son bautizados con el Espíritu después de su conversión (Hechos 8:4-24; 19:1-5) al orar por ellos los apóstoles con imposición de manos.

Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. Hechos 8:12
Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; Hechos 8:14,15
Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Hechos 19:1-6

5. Saulo de Tarso conoció a Jesús en el camino a Damasco, pero recibió el Espíritu Santo al invocar su nombre y fue salvo. Hechos 22:16. Y después recibió el Bautismo en el Espíritu Santo en la casa de Judas, por manos de Ananías (Hechos 9:1-19). Y habló en lenguas (1 Corintios 14:18).

Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre. Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. (En Agua). Hechos 9:16-18

Pablo dijo:

Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros; 1 Corintios 14:18

Entonces repasemos: Saulo de Tarso (luego S.Pablo) se dio cuenta que Jesús es Dios cuando lo vio en el camino a Damasco, luego por indicación de Ananías invocó el nombre del Señor y fue salvo y recibió el Espíritu Santo. Luego Ananías impuso sus manos en su cabeza y Saulo fue lleno del Espíritu Santo y habló en lenguas y luego se bautizó en agua.

6.  Aquí tenemos un caso especial, en que Cornelio y su familia creyeron y recibieron el bautismo con el Espíritu casi simultáneamente.

Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase; no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre. Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Hechos 10:39-46

C. EL PROPÓSITO DEL BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO
El propósito primordial es recibir poder espiritual para ser testigos de Cristo (Hechos 1:4-8). Los discípulos tuvieron que esperar a ser bautizados con el Espíritu Santo para comenzar su ministerio apostólico, ya que el ministerio al que los enviaba (y a nosotros) el Señor era un ministerio sobrenatural, que requería (igual que ahora) un poder sobrenatural.
El mismo Señor Jesucristo no inició su ministerio hasta ser investido con el poder del Espíritu Santo en el río Jordán, luego de ser bautizado en agua (Mateo 3:13-17; Lucas 3:22; 4:1,14,18-19).

Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Mateo 3:16
Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto. Lucas 4:1
Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. Lucas 4:14
El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;
A predicar el año agradable del Señor.
Lucas 4:18,19

D. CÓMO RECIBIR EL BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO
El Libro de Hechos y la experiencia de la iglesia muestran dos maneras de recibir el bautismo con el Espíritu Santo:
•En forma personal y directa.
•Por medio de oración, acompañada o no de imposición de manos.
La condición necesaria (El pre-requisito) es haber recibido a Jesús como Salvador personal y Señor.

Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, Hechos 3:19
En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, Efesios 1:13
nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, Tito 3:5

Leemos en Hechos 2:38: “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre del Señor Jesucristo para perdón de los pecados, y RECIBIRÉIS EL DON DEL ESPÍRITU SANTO“. Y luego para recibir el bautismo con el Espíritu Santo es una cuestión de fe. Recordemos los siguientes hechos en la Palabra de Dios:
1. Hechos 2:11-4: El Espíritu Santo ya ha sido dado en Pentecostés y está en el mundo desde entonces. Sólo nos corresponde recibirlo por la fe, y apropiamos de la promesa de ser llenos del Espíritu Santo o el Bautismo en el Espíritu Santo. Dios es el primer interesado en que cada uno de nosotros reciba el poder del Espíritu. Es más lo ordena. (Efesios 5:18).
2. Hechos 2:38-39: Toda persona que ya es salva por su fe en Cristo es apta para recibir el bautismo con el Espíritu. La promesa del Padre es para todo creyente.
3. El Espíritu Santo es una persona, y se recibe el Bautismo en el Espíritu Santo por la fe.
De la misma manera como recibimos a Jesús para nuestra salvación (Juan 1:12; Apocalipsis 3:20). Le recibimos cuando le damos el control de nuestra vida.
Ej.: es como cuando dejamos pasar a nuestra casa una persona y la dejamos en el Porche y no la hacemos pasar más allá. Y recibir el Bautismo en el E.Santo es como dejar a la persona que pase a todas las piezas de la casa.
4. Hechos 5:32: Es necesaria una disposición de renuncia al pecado y de obediencia a Dios. No significa que uno haya alcanzado ya un alto nivel de espiritualidad o que ya sea perfecto, sino que tenga el deseo y la disposición. Es decirle a Dios: “Padre celestial, soy tu propiedad. Me has comprado con la sangre de Cristo. Reconozco que eres mi dueño absoluto. Haz lo que quieras de mí y lléname con tu Espíritu Santo” Esto es decisivo para recibir el bautismo con el Espíritu. Algún aspecto de la vida sin rendir es lo que impide a muchos esta bendición. El Señor ve nuestro corazón, y si encuentra sinceridad en él, nos bautizará con su Espíritu. El poder del Espíritu, entonces, será un poder adicional para vivir en victoria sobre el pecado.
5. Juan 7:37-39: Notemos la condición: “Si alguno tiene sed”. Tener sed es desear intensamente. Es no estar conforme con su situación actual. Es desear el bautismo con el Espíritu como una necesidad absoluta. Si se siente ese deseo y necesidad, aunque no comprenda todas las cosas, la bendición está muy cerca.
6. Lucas 11:13: Jesús es muy explícito: si pedimos, recibiremos. Si pedimos que nos bautice con el Espíritu, Él lo hará.
7. Marcos 11:24: Recibir por fe. “(…) os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que ya lo habéis recibido, y os vendrá” (traducción literal del original). Lucas 11:13.
Dios dará buenas cosas a los que se la pidan. Mateo 7:11.
No importa cuán absolutas sean las promesas de Dios, sólo las recibimos si creemos. También dice la Biblia: “si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que hayamos hecho” (1 Juan 5:14-15). Y es su voluntad llenarnos con su Espíritu.

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, Efesios 5:18
pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:8
He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. Lucas 24:49
Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. Hechos 1:4,5
Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Hechos 2:39

E. PRUEBAS DEL BAUTISMO CON EL ESPÍRITU SANTO
Hay varias manifestaciones que se dan cuando se recibe el bautismo con el Espíritu Santo:
1. El hablar en otras lenguas (Hechos 2:4; 19:6; 1 Corintios 14:2, 4,13-15). Estas lenguas son dadas por el Espíritu Santo para la adoración y oración a Dios. Aunque no las entendemos, las lenguas nos edifican espiritualmente. Pueden manifestarse en el momento de recibir el bautismo en el Espíritu o después. No son producto de nuestra mente ni de un éxtasis emocional, sino una experiencia esencialmente espiritual.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2:4
Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Hechos 19:6
Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios. 1 Corintios 14:2
El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia. 1 Corintios 14:4
Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla. Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. 1 Corintios 14:13-15
Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros; 1 Corintios 14:18
Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar lenguas; pero hágase todo decentemente y con orden. 1 Corintios 14:39,40

2. Una relación con Cristo y una vida de alabanza y adoración mucho más profunda (Juan 15:26; 16:13-14). Es el Espíritu Santo quien revela y glorifica a Cristo en el creyente, y lo relaciona con Dios. Al ser llenado por el Espíritu, esa revelación y glorificación es mucho más profunda e intensa.

3. Una mayor comprensión de la Palabra de Dios
Mientras más llenos del Espíritu de Dios, mejor podremos discernir las cosas que son de Dios. El Espíritu Santo comienza a revelarnos su Palabra en forma más clara. Tenemos más deseo de Santidad, se manifiestan los frutos del Espíritu Santo.

Antes bien, como está escrito:
Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
Ni han subido en corazón de hombre,
Son las que Dios ha preparado para los que le aman.
Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
1 Corintios 2:9-13

4. La manifestación de los dones del Espíritu (1 Corintios 12:4-11).
Los dones del Espíritu Santo son capacidades sobrenaturales que Dios da para poder cumplir de manera más eficaz con el mandato de ser testigos de Cristo. Los dones se deben cultivar y desarrollar junto al fruto del Espíritu, es decir, con el desarrollo de un carácter santo. Estudiaremos estos dones en detalle más adelante y la manifestación de los frutos.

F. DE LA DOCTRINA A LA EXPERIENCIA
Hasta aquí hemos visto suficientes referencias bíblicas sobre el bautismo con el Espíritu Santo, aunque hay mucho más. La pregunta que viene lógicamente es: ¿QUIERES RECIBIRLO? Si es así, ten por seguro que Dios lo quiere más que tú. Sigue los pasos mencionados en “Cómo recibir el bautismo con el Espíritu Santo”, y confía en que lo recibirás; o busca a un pastor o algún hermano autorizado que te ayude a entender cómo recibir el bautismo. Si tuvieras alguna duda, consulta con tu consejero o consejera.
Un último consejo: si en tu vida pasada has tenido contacto con alguna forma de ocultismo (curanderismo, espiritismo, hechicería, astrología, adivinación, idolatría, esoterismo, sectas orientalistas, etc.), pide una cita con tu pastor, porque esas cosas pueden ser un impedimento para tu crecimiento espiritual en general, y también en lo relacionado al bautismo con el Espíritu.

La necesidad de ser llenos del Espíritu Santo.

La necesidad de ser llenos del Espíritu Santo.

La necesidad de ser Llenos del Espíritu Santo.

ES UNA ORDEN DE DIOS: (Efesios 5:18). No es algo opcional. Hay creyentes que tienen el Espíritu Santo desde que nacieron de nuevo (S. Juan capítulo 3) pero aún no han sido llenos del Espíritu. Esta orden se la está diciendo a creyentes (que no eran llenos del Espíritu Santo). Ser llenos o Bautizados con o en El Espíritu Santo es una experiencia puntual que se recibe luego de ser salvos o puede ser casi al mismo tiempo.
Es diferente a la salvación, es como “un cruce de frontera” donde uno es investido de poder. Hechos 1.8; 2:4.
Este poder puede ser suyo si ya es un verdadero cristiano nacido de nuevo del Espíritu Santo.

No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien SED LLENOS DEL ESPÍRITU (SANTO), hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Efesios 5:18-20
No se emborrachen, pues eso lleva al desenfreno; al contrario, llénense del Espíritu Santo. Efesios 5:18
He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto. Lucas 24:49
Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. Hechos 1:4-5
pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:8

ENTONCES NOS SEGUIRÁN ESTAS SEÑALES:

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;
tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
Marcos 16:17-18
Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Mateo 12:28

JESÚS MISMO FUE LLENO DEL ESPÍRITU SANTO LUEGO DE SU BAUTISMO EN AGUA, Y ALLÍ COMENZÓ SU MINISTERIO Y FUE LLENO DEL ESPIRITU SANTO.

Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea. Lucas 4:14
El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;

A predicar el año agradable del Señor. Lucas 4:18-19

A NOSOTROS LOS CREYENTES NOS UNGE IGUALMEN TE COMO EL FUE UNGIDO.

Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. 1 Juan 2:20
Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él. 1 Juan 2:27

ENTONCES FLUYEN LOS DONES Y LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO DE NOSOTROS.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Gálatas 5:22-23
Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;
a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.
1 Corintios 12:8-11

ES UNA SEGUNDA EXPERIENCIA DIFERENTE A LA DE LA SALVACIÓN.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2:4

En el caso siguiente los creyentes que no estaban llenos del E.Santo fueron llenos algunos otra vez y otros por primera vez.
Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. Hechos 4:31

Esto lo hacían a creyentes convertidos y bautizados en agua para que sean llenos del Espíritu Santo.

Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo. Hechos 8:17

A San Pablo Ananías le impuso las manos y fue lleno del E.Santo.

Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Hechos 9:17

En el siguiente caso fueros salvos y un momento después fueron llenos del E.Santo.

Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.
Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.
Hechos 10:44-46

Lo mismo hace Pablo con creyentes salvos y bautizados en agua.

Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Hechos 19:5-6

Esto es para todos. Debemos ser canales que trasladen el poder de Dios a los demás.

Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Hechos 2:39

Se debe tener deseos de recibirlo. “Sed de Dios”.

Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. Juan 4:13-14

Debemos pedirle a Jesús que nos llene de su Espíritu Santo.

La mujer le dijo: Señor, dame esa agua. Juan 4:15

Se debe ir a Jesús y El te Bautizará con el Espíritu Santo (Que es el primer llenamiento). Hay un Bautismo EN o CON el Espíritu Santo y puede haber muchos llenamientos a lo largo de tu vida.

En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu (Santo) que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado. Juan 7:37-39

Ejemplo: Debemos ser como los camiones tanque que transportan nafta, que tienen un tanque chico para su motor y uno muy grande para otros motores. Un Cristiano sin el bautismo en el Espíritu Santo es como un camión cualquiera con un tanque que le alcanza solo para él y nadie más.
Entonces uno debe recibir a Cristo para ser salvo (y ya tiene el E.Santo)
Luego debe ser Bautizado en el Espíritu Santo o recibir el primer llenamiento.
Y luego mantenerse lleno del Espíritu.
Esto se logra por seguir orando, meditando en su palabra, renunciando a lo malo, pedir perdón a Dios cuando le desobedecemos, estando en comunión con los hermanos, congregándonos, hablando en lenguas.
Algunos cristianos dan mal testimonio porque no permanecen llenos del E.Santo.
Debe notarse que un cristiano está lleno del E.Santo HOY y sobre todo en su entorno y hogar.
Ejemplo: Uno deja pasar a una persona a su casa según la amistad que tiene con ella, si es un vendedor lo atiende en el porche, si es alguien mas conocido lo hace pasar al living y si es su hermano o pariente íntimo lo deja ir al baño y a todas partes. Así debemos hacer con el Espíritu Santo dejarlo que llene toda “nuestra casa” (a nosotros) completamente.
Algunos tienen al Espíritu Santo pero lo tienen en el porche o solo en el living.
Pídale a Jesús que su Espíritu Santo entre en todos “sus cuartos”) ahora.

Podían hacer esto porque estaban llenos del E.Santo.

y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén. Lucas 24:53

EVIDENCIAS EXTERNAS: Son las que se dan cuenta las demás personas.
1. EL HABLAR EN LENGUAS.
Hablaban en lenguas, que es una señal de ser lleno del Espíritu Santo.

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2:4
Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Hechos 19:6
Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Hechos 10:45-46

2. GOZO, (levanta las manos, alaba mucho al Señor, aplaude con los cánticos, irradia felicidad y alegría).

3. ALABAR A DIOS.

4. DESEOS DE AGRADAR Y SERVIR A DIOS Y A LOS DEMÁS.

5. SE INCREMENTAN LOS FRUTOS DEL ESPÍTITU SANTO Y LOS DONES
HABLA Y TESTIFICA MÁS DE DIOS (Sin necesidad de estar diciendo que lo haga).

Sucedía esto porque estaban llenos del Espíritu Santo.

alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. Hechos 2:47
No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; Efesios 5:18-19
Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo. Hechos 13:52
así que había gran gozo en aquella ciudad. Hechos 8:8
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza Gálatas 5:22-23
Cantad alegres a Jehová, toda la tierra;
Levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos.
Salmos 98:4
Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.
Servid a Jehová con alegría;
Venid ante su presencia con regocijo.
Salmos 100:1-2
Alzad vuestras manos al santuario,
Y bendecid a Jehová.
Salmos 134:2
Pueblos todos, batid las manos;
Aclamad a Dios con voz de júbilo.
Salmos 47:1
Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo:
Habitaré y andaré entre ellos,
Y seré su Dios,
Y ellos serán mi pueblo.
2 Corintios 6:16

SOMOS EL TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO.

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. 2 Corintios 5:1
y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Hechos 2:3
El día que el tabernáculo fue erigido, la nube cubrió el tabernáculo sobre la tienda del testimonio; y a la tarde había sobre el tabernáculo como una apariencia de fuego, hasta la mañana. Así era continuamente: la nube lo cubría de día, y de noche la apariencia de fuego. Números 9:15-16
Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. 1 Corintios 6:17
¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1 Corintios 6:19
Cuando Salomón acabó de orar, descendió fuego de los cielos, y consumió el holocausto y las víctimas; y la gloria de Jehová llenó la casa. Y no podían entrar los sacerdotes en la casa de Jehová, porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Jehová. Cuando vieron todos los hijos de Israel descender el fuego y la gloria de Jehová sobre la casa, se postraron sobre sus rostros en el pavimento y adoraron, y alabaron a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, y su misericordia es para siempre. 2 Crónicas 7:1-3
cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová. Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios. 2 Crónicas 5:13-14

ESA CASA DE DIOS SOMOS AHORA NOSOTROS. Cristo vive ahora en cada uno de nosotros los cristianos para hacer las mismas cosas o más que cuando estuvo en la tierra.

y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:20

EVIDENCIAS INTERNAS: (Del Bautismo en el Espíritu Santo) Generalmente solo se da cuanta la persona que las recibe.

1. UNCIÓN:
Ungir significa, capacitar, autorizar, habilitar a una persona para que haga algo y ese algo es para hablar en el nombre de Dios, para ser testigos suyos e recibir la investidura de poder para poder cumplir sus ordenes y moverse en lo sobrenatural.

Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él. 1 Juan 2:27
Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. 1 Samuel 16:13
Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado? Juan 7:15
porque yo os daré palabra y sabiduría, la cual no podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Lucas 21:15
Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros. Mateo 10:20
Pero cuando os trajeren para entregaros, no os preocupéis por lo que habéis de decir, ni lo penséis, sino lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo. Marcos 13:11
Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús. Hechos 4:13
Así los consagrarás, y serán cosas santísimas; todo lo que tocare en ellos, será santificado. Ungirás también a Aarón y a sus hijos, y los consagrarás para que sean mis sacerdotes. Éxodo 30:29-30

Ser ungidos significa estar separados para el servicio de Dios y dedicados a El. Significa estar habilitados por Dios con poder para hacer su obra.
Ejemplo: Del un negocio no habilitado y uno sí habilitado:
Sin la habilitación nos falta algo para trabajar seguros o en libertad, pero con la habilitación sabemos que podemos trabajar seguros y tranquilos, que todo está en orden porque estamos habilitados.
Sin el Bautismo en el Espíritu Santo o al no ser llenos, no contamos con poder sobrenatural.
Y aunque tengamos muchos títulos teológicos solo es un conocimiento mental (que es bueno) si a ese conocimiento se agrega el poder del Espíritu Santo, porque sin ese poder no hay inquietudes, hay poco amor por los perdidos y por los demás, ni hay un impulso para trabajar para Dios, ni deseo de santidad, ni mucho deseo de agradar y servir a Dios, ni poder para hacer milagros, ni expulsar demonios, ni dones y pocos frutos.

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Hechos 1:8
Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Mateo 12:28

Vean el impulso para trabajar para Dios que tenían los hermano llenos del Espíritu santo.

Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá; Hechos 17:6
Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Hechos 4:29-30

Oraron para ser llenos otra vez.

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. Hechos 4:31

Pedro y los 120 hermanos que oraban en el aposento alto Hechos 1:14 (antes de ser llenos del Espíritu Santo) estaban temerosos y sin poder, a pesar de todo el tiempo que estuvieron con Jesús y que lo habían visto resucitado. Pero recibieron el poder y abrieron las puertas donde estaban escondidos y salieron a predicar sin temor. No tenían grande títulos teológicos pero tenían el poder, la inspiración y la guía del Espíritu Santo. Aunque no tenían muchos estudios (eran sin letras y del vulgo) se produjeron grandes resultados para la obra del Señor. (Hechos 4:13), Al ser llenos del E.Santo, aunque hay hermanos que son como Pedro y Juan, se producen resultados para la obra de Dios porque están investidos de poder y autorizados por Dios para hacer su obra.

2. RECIBE PODER. (Hechos 1:8) Para vencer tentaciones, el pecado, para vivir en santidad, para expulsar demonios, para vencer al diablo y hacerlo huir de nosotros.

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Santiago 4:7
Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Mateo 12:28

ESTABAN LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO EN ESE MOMENTO, Y VIVÍAN LLENOS, POR ESO PODÍAN HACER ESOS MILAGROS.

Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, Hechos 7:55
Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel: Hechos 4:8
Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos, dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.
Hechos 13:9-11

Siempre estaban llenos del Espíritu Santo por eso había tantos resultados y milagros en la iglesia primitiva. Hoy debe ser igual.

Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo. Hechos 13:52

3. RECIBE IMPULSO PARA TRABAJAR.
Es un poder que nace de adentro motivado por el amor de Dios recibido al ser lleno del Espíritu. (No hay que estar diciéndoles a los creyentes que hablen de Dios o testifique o que oren, porque eso fluye del interior.

4. DESEO DE SANTIDAD, DE PUREZA.
Pecados que antes no les parecían importantes ahora les parecen más graves y tratan con la ayuda de Dios de no hacerlos.

5. ILUMINACIÓN EN LAS ESCRITURAS.
Al estar lleno del que escribió la Biblia se capta fácilmente su pensamiento y se comienza a entender más su mensaje.
Ej. Alguien decía yo antes de estar lleno dudaba de que la ballena se había tragado a Jonás pero ahora creo que hasta Jonás se puede tragar a la ballena.

6. UNO RECIBE MÁS FE Y SE TORNA PARA UNO EN REALIDAD TODO LO ESCRITO POR EL ESPÍRITU SANTO EN LA BIBLIA.
Nos damos cuenta más claramente que todo lo escrito se puede aplicar hoy en forma real y no miramos las cosas de Dios como algo para el pasado.
7. AFLORAN VIRTUDES Y CAPACIDADES QUE ANTES NO TENIA O ESTABAN EN POTENCIA EN NOSOTROS Y SE INCREMENTAN LAS QUE TENÍAMOS.
Como más sed de Dios, más revelación, más madurez espiritual, más poder, más inspiración, más discernimiento etc.

8. SE EMPIEZAN A MIFESTAR A TRAVÉS NUESTRO EN MAYOR MEDIDA LOS DONES Y LOS FRUTOS EL ESPÍRITU SANTO,

9. VIENE MÁS DESEO DE ORAR Y DE ESTAR CON EL SEÑOR JESÚS A SOLAS.
La oración es un gozo, ya no es algo rutinario ni se hace de una manera religiosa, sino que deja de ser algo mecánico. Oramos en lenguas y tenemos muchos deseos de alabar a Dios y de agradecerle.

10. SE COMPRENDE MÁS LA VOLUNTAD DE DIOS:
Comienza a captar la voluntad de Dios y comienza a decir cosas como: “Me parece que lo que Dios quiere es esto y esto” ¡y es realmente esa es la voluntad de Dios!
Conoce cosas que dice la Biblia aunque nunca las haya leído y comienza captar el pensamiento del Espíritu Santo.

11. HACE MAS REAL A JESÚS Y SU PALABRA, COMENZAMOS A CAPTAR SU PRESENCIA, SU UNCIÓN, SU VIVENCIA EN NOSOTROS Y LA ORACIÓN SE HACE CON MÁS FE.

12. EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO HABRE LAS PUERTAS A LO SOBRENATURAL, PARA MOVERSE EN LOS DONES DEL ESPÍRITU, PROFECÍA, VIVONES SUEÑOS, SANIDADES, MILAGROS, DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITUS, HABLAR EN DIVERSAS LENGUAS (El que lo hace se edifica a sí mismo) Y PARA CAPTAR LA VOZ DE DIOS MAS CLARAMENTE.

13. UNO RECIBE “HAMBRE” POR CONOCER MÁS A DIOS, ESTAR CERCA DE EL, HABLAR CON EL Y TENER MÁS CONTACTO CON El.

14. RECIBE MÁS INSPIRACIÓN PARA PREDICAR LAPALABRA DE DIOS PARA “AQUÍ Y AHORA” (ESPONTÁNEAMENTE) Y RECIBE MÁS REVELACIÓN DE LAS NECESIDSDES DE LA IGLESIA EN QUE PREDICA.

15. MÁS GOZO

16. ¿ESTÁS LLENO DEL ESPÍRITU SANTO HOY?
Como en Hechos 4:8; 7:55; 13:9; 13:52.

COMO RECIBIR EL PRIMER LLENAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO O EL BAUTISMO EN O CON EL ESPÍRITU SANTO:
S.Juan 4:10 dice Tú le pedirías y El te daría agua viva.
S.Juan 4:13-15 dice (Jesús) “el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte (…)”
”Señor dame esa agua” (hay que pedírselo a Jesús El está dispuesto a darlo y nos ordena (como vimos antes a recibirlo)
S.Juan 7:37-39. “Si alguno tiene sed venga a mí y beba…El que cree en mí DE SU INTERIOR CORRERÁN RIOS DE AGUA VIVA”

Entonces
1. DEBEMOS TENER SED
2. IR A JESÚS
3. BEBER
4. CREER
5. “Y CORRERÁN RIOS” (Lo recibirás) Mateo 7:7.

La parte que le toca hacer a Jesús es bautizarte como el lo Prometió y mandó.
Y la parte tuya son los puntos 1 al 4.

(…) a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu. Gálatas 3:14
¿Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Lucas 11:13

ENTONCES:
PIDELE AHORA AL SEÑOR JESÚS EN ORACIÓN QUE TE LLENE CON SU ESPÍRITU SANTO y… ¡EL LO HARÁ!

Publicado por Gustavo Isbert

LO PRIMERO QUE JESÚS MANDO….

LO PRIMERO QUE JESÚS MANDO….

 

LO PRIMERO QUE MANDÓ JESÚS A HACER CON LOS NUEVOS CONVERTIDOS ES QUE SE LES ORE PARA QUE SEAN LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO. HOY DEBE SER IGUAL, DEBEMOS HACER LO MISMO.
Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.
(Hechos 9:17)
Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros;

Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.
(Hechos 19:6)

(1 Corintios 14:18)
Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.
(Hechos 10:45)
Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.
(Hechos 10:46)

Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan;
(Hechos 8:14)
los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen (sean llenos) el Espíritu Santo;
(Hechos 8:15)
Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.
(Hechos 8:17)

Cuando una persona se convierte a Cristo tiene el Espíritu Santo Romanos 8:9 pero inmediatamente debemos orar para que sean llenos del Espíritu Santo esta es una experiencia puntual y no algo diluido y gradual que nunca se sabe si uno es lleno.

SEA LLENO DEL ESPÍRITU SANTO….

SEA LLENO DEL ESPÍRITU SANTO….

TODOS LOS LIBROS SOBRE EVANGELISMO HABLAN DE LA NECESIDAD DE MOVILIZAR A LOS CREYENTES A QUE EVANGELICEN Y NO SABEN COMO LOGRAR MOVILIZARLOS.

TODOS DICEN: SI CADA CREYENTE HABLARA A UNA PERSONA POR MÉS SE CONVERTIRÍAN MILES, PERO ELLOS NO LO HACEN PORQUE NO ESTÁN LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO.

MUCHOS HABLAN DE QUE ESTÁN LLENOS, PERO NO LO ESTÁN PORQUE NO EVANGELIZAN, NO ECHAN DEMONIOS, NO HAY MILAGROS EN SUS VIDAS, ES DECIR NO ESTÁ EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO EN ELLOS, PORQUE NO SON LLENOS, SABEN LA TEORÍA PERO EN LA PRÁCTICA NO LO ESTÁN Y MUCHOS SIERVOS DE DIOS TAMPOCO LO ESTÁN (AUNQUE HABLAN Y PREDICAN SOBRE ESTOS TEMAS).

SER LLENO DEL ESPÍRITU SANTO ES UNA EXPERIENCIA PUNTUAL Y NO ALGO DILUIDO, QUE DEBE IRSE RECIBIENDO DE A POCO Y NUNCA SE SABE CUANDO SE ESTÁ LLENO.

EN LA IGLESIA PRIMITIVA ELIJIERON DIÁCONOS LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO PORQUE SE NOTABA QUIEN ESTABA LLENO Y QUIEN NO. (Hechos 6:3-7)

HOY NO SE NOTA EN CASI NINGÚN CRISTIANO PORQUE NO ESTÁN LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO, AUNQUE LO DICEN, LO PREDICAN, SABEN LA TEORÍA ETC PERO LA MAYORÍA DE LOS CREYENTES NO TESTIFICA CON PODER, CON MILAGROS, NO SE VEN QUE TENGAN MUCHOS FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO, NI SE MANIFIESTAN CASI NADA LOS DONES DEL ESPÍRITÚ, NI SIQUIERA EN LAS IGLSIAS QUE HACEN ÉNFASIS EN ESTO.

SER LLENO DEL ESPÍRITU NO ES APLAUDIR, GOZARSE, LEVANTAR LAS MANOS, EMOCIONALISMO, EXTRAVAGANCIAS, O (POR OTRO LADO) VIVIR EN UNA INDIFERENCIA ACTIVA, EVITANDO CON TEMOR TODO LO SOBRENATURAL.

EL SER LLENO DEL ESPÍRITU SANTO SE VE CUANDO SE MANIFIESTAN LOS DONES Y LOS FRUTOS DEL ESPÍRITU EN NUESTRAS VIDAS Y ENTRAMOS EN UNA ESFERA SOBRENATURAL, CAPTAMOS LA VOZ DE DIOS, LA GUÍA DEL ESPÍRITU, PODER SALE DE NOSOTROS PARA SANAR, TENEMOS VISONES, PALABRAS PROFÉTICAS, ORAMOS Y SE SANAN LAS PERSONAS, ORDENAMOS A LOS DEMONIOS QUE SALGAN DE PERSONAY Y REGIONES Y NOS OBEDECEN Y SE VAN ETC, ETC.

LA SOLUCIÓN ES SER LLENO DEL ESPÍRITU SANTO Y ORAR POR OTROS PARA QUE SEAN LLENOS. Así lo hizo Pablo Hechos 19:6; Pedro y Juan en Samaria, Hechos 8:15, 17.Sucedió con Cornelio y sus amigos gentiles cuando les predicó Pedro Hechos 10:44-46, etc, etc.

 

 

 

 

 

DIOS HA DADO ESTA ORDEN:

(Efesios 5:18)

Sean llenos del Espíritu Santo

LO PRIMERO QUE DIOS LE DIJO A ANANÍAS ES QUE VAYA Y ORE POR SAULO (PABLO) PARA QUE SEA LLENO DEL ESPÍRITU SANTO Y PUEDA HACER LA OBRA DE DIOS CON PODER SOBRENATURAL.

(Hechos 9:17)

Así que Ananías fue y encontró a Saulo, puso sus manos sobre él y dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús, quien se te apareció en el camino, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo».

 

ESTOS FUERON LOS RESULTADOS EN PABLO Y DEBEN SER EN CADA CRISTIANO LLENO DL ESPÍRITU SANTO.

(Romanos 15:18)

Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras,

(Romanos 15:19)

con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

(1 Corintios 14:18)

Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros;

(Hechos 14:9)

Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado,

(Hechos 14:10)

dijo a gran voz: Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo.

PABLO (y cualquier cristiano lleno del Espíritu Santo, puede hacer esto) CONFRONTÓ A PERSONAS DEL DIABLO Y A ENDEMONIADOS Y LOS VENCIÓ Y LIBERÓ A LOS ENDEMONIADOS O A LOS QUE TENÍAN ALGÚN ESPÍRITU DEMONÍACO.

No evite lo sobrenatural, el diablo debe ser vencido sobrenaturalmente (Las cosas sobrenaturales diabólicas las enfrentaremos con cosas sobrenaturales del Dios todopoderoso: El Poder y los dones del Espíritu Santo.)

ASI HIZO PABLO Y DEBE HACER CUALQUIER CRISTIANO NORMAL.

(Hechos 13:10)

dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?

(Hechos 13:11)

Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.

(Hechos 13:12)

Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.

(Hechos 16:16)

Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, (Había en ella un demonio de adivinación) la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando.

(Hechos 16:17)

Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.

(Hechos 16:18)

Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.

PABLO ENTONCES HIZO LO MISMO CON OTROS. LO PRIMERO QUE HACÍA ERA ORAR POR LAS PERSONA (YA SALVAS Y QUE TENÍAN AL ESPÍRITU SANTO) PARA QUE SEAN LLENAS DEL MISMO. (DEL ESPÍRITU SANTO).

(Hechos 19:6)

Después, cuando Pablo les impuso las manos, el Espíritu Santo descendió sobre ellos, y hablaron en otras lenguas y profetizaron.

 

JESÚS DIJO:

(Hechos 1:8)

Pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes. Y serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas partes: en Jerusalén, por toda Judea, en Samaria y hasta los lugares más lejanos de la tierra.

 

UN AVIVAMIETO PUEDE VENIR SOLO CUANDO LOS CREYENTES SE REUNEN A ORAR CON FERVOR.

(Hechos 1:14) ASÍ ES Y FUE SIEMPRE:

Todos se reunían y estaban constantemente unidos en oración junto con María, la madre de Jesús, varias mujeres más y los hermanos de Jesús.

 

EL RESULTADO SIEMPRE SERÁ ESTE:

(Hechos 2:4)

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

Y COMO LOS CREYENTES RECIBEN PODER Y SON LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO Y COMO ESTAMOS EN EL TIEMPO FINAL, DONDE SUCEDERÁN GRANDES MILAGROS, ¡ESTOS SUCEDERÁN!, Y LAS PERSONAS SE CONVERTIRÁN DE A MILES PORQUE LOS CRYENTES PREDICARÁN EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS. (Mateo 24:14).

ESTO ES PARA TODOS HOMBRES, MUJERES (HAY IGLESIAS QUE IMPIDEN A LAS MUJERES PREDICAR O ENSEÑAR… es un gran error), Jóvenes (varones y mujeres) NIÑOS (varones y mujeres), ANCIANOS (varones y mujeres).

Libro El Espíritu Santo y tú. D. Bennett

       EL ESPÍRITU SANTO y TÚ
INDICE
Prefacio
1 – El primer paso
2 – El desbordamiento
3 – ¿Que dicen las Escrituras?
4 – Preparándonos para el bautismo en el Espíritu Santo   
5 – Como recibir el bautismo en el Espíritu Santo    
6-Introducción a los dones del Espíritu Santo
7-El don de lenguas y el don de interpretación
8-El don de profecía
9 – Dones de sanidades
10-El obrar milagros
11- El don de la fe
12 – Discernimiento de espíritus
13 – La palabra de ciencia y la palabra de sabiduría
14 – El camino excelente
15 – Consagración
Prefacio
Este libro comparte algunos de los conocimientos adquiridos a través de una década de activo testimo¬nio, enseñando, viajando y experimentando la obra y las manifestaciones de nuestro Señor, el Espíritu Santo, en numerosos lugares.
Pueden considerarse los últimos diez años como una década de testimonio, ya que el Bautismo en el Espíritu Santo ha tomado carta de ciudadanía en las iglesias “tradicionales”. Miles de pastores y sacer¬dotes, y millones de laicos de las más tradicionales denominaciones, han recibido al Espíritu Santo como en el día del primer Pentecostés. Hechos 2:4. Y ahora, a medida que el testimonio progresa con fuerza cada día más crecien¬te, se advierte una gran necesidad de enseñanza. Al¬guien ha señalado que el primer síntoma de la recu¬peración de un enfermo es cuando se despierta su apetito. ¡El pueblo de Dios ha estado muy enfermo, cercano a la muerte, pero ahora la Iglesia de Dios está convaleciente y hambrienta! Tenemos la espe¬ranza de que este libro logre suplir parte del alimento necesario para una total recuperación.
Nosotros, no nos inclinamos por ninguna denominación cristiana en particular. Nues¬tro mayor deseo es que la gente encuentre en sus vidas al Señor Jesucristo, y reciba el poder del Espíritu Santo, haciendo caso omiso de su denominación, en caso de tenerla.  Nos ocupamos de todo aquello que pueda unir a las iglesias, y hemos evi¬tado la discusión de temas que han dividido a los cristianos a lo largo de los siglos.
Hemos escrito estos estudios con sinceridad e iluminados por la luz de que disponemos en este momento. Solamente podemos agradecer al Señor Jesús y al Espíritu Santo  que fue quien nos enseñó a todos. Juan 14:26. Nuestra fuente escrita más importante, demás esta decirlo, es la Es¬critura misma. Y también hemos aprendido mucho de nuestras propias experiencias.
Esperamos y oramos para que este libro El Espíritu Santo y tu, sea de ayuda a muchos, tanto a los que han sido bautizados en el Espíritu Santo desde años atrás, como para los que recién entran o están pre¬parándose para entrar en esta área de la experiencia cristiana. Terminamos con las palabras de San Pablo
“Gracia y paz a vosotros, de Dios -nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en E1, en toda palabra y en toda ciencia… de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesu¬cristo…” (1 Corintios 1:3-5, 7.)
En el amor de nuestro Señor Jesús,
Dennis y Rita Bennett


Varios años atrás, en uno de los estados de Nueva Inglaterra, la esposa de un comerciante cristiano, ami­go nuestro, lavaba los platos que habían sido utilizados para el desayuno, cuando escucho que llamaban a la puerta de calle. Al salir para atender el llamado vio a su vecina, parada en la vereda y con una mirada de infinita tristeza en los ojos.
-He venido para despedirme- le dijo la visita-. Por mucho tiempo hemos sido vecinas, y si bien no nos hemos tratado mayormente, he creído oportuno informarle que nos mudamos.
-¿Por que?- le preguntó la dueña de casa-.  ¿Ha conseguido un nuevo puesto su marido, o algo por el estilo? Pase, por favor y tome asiento. Dígame que ha sucedido.
La vecina se dejo caer pesadamente en una silla. -No- dijo -no se trata de eso. Vamos a perder la casa, porque no podemos pagar las cuotas. También perderemos el automóvil.
Sin decir otra palabra se quedo mirando fijamente sus manos abiertas que descansaban sobre su falda. Luego levanto los ojos. -Ya que estamos, le contare toda la historia. Juan y yo nos vamos a divorciar.
-Pero ¿Por qué? ¿Que puede haber sucedido?
-Tanto mi esposo como yo somos alcoholistas em­pedernidos- dijo tristemente la mujer-. No podemos librarnos del vicio. Hemos perdido nuestro dinero y prácticamente todos nuestros bienes. Lo que más nos aflige es nuestro niño; no quisiéramos que fuera la victima de un hogar destrozado, con todo lo que eso significa.
La pobre mujer estaba al borde de las lágrimas.
-Pero- dijo la esposa de nuestro amigo -¿no sabes que hay una solución?
La vecina levanto la vista bruscamente: -¿Que quieres decir? Hemos probado todos los medios No podemos cumplir con el programa que nos fijó la sociedad de Alcohólicos Anónimos. Hemos consul­tado a un psiquiatra, pero aun en el caso de que fuera esa la solución, no tenemos el dinero para pagar las consultas.
-¿Por que no le pides a Jesús que te ayude?
Ahora fue la vecina la que se quedo perpleja. -¿Je­sús? ¿Que tiene que ver e1 con todo esto?
– ¡Por supuesto que tiene que ver!  ¡El es el Salvador!- exclamo la esposa de nuestro amigo.
-Oh- dijo la vecina -estás hablando de religión y todo eso. Yo soy religiosa. Es decir, creo en Dios, y siempre trate de ser una persona decente.
Se rió haciendo una mueca, y añadió. Por lo visto no lo he logrado.
-No, no, no es eso lo que quiero decir. Me refiero a que Jesús es el Salvador, el salva, rescata a la gente. El te librara de tu situación, si le pides que se haga cargo de todo. Supongo que quieres salir del hoyo en que te encuentras. Es decir, que quieres ser diferente, que quieres ordenar tu vida.
La vecina miro por un instante a la dueña de casa. -Nunca nadie me lo dijo de esa manera- exclamo-. ¿Quieres decir que es así de simple? ¿Solamente pedirle a el?
La esposa de nuestro amigo asintió. -¡Aja! El vive y está aquí mismo. ¡El lo hará!
La vecina permaneció por un rato en silencio y luego, de pronto, se dejo caer sobre sus rodillas y levanto las manos en un gesto de rendición. -No se cómo expresarlo- dijo –pero te ruego, Jesús, que me ayudes a salir de este problema. ¡Por favor te pido que te hagas cargo!
A continuación se puso de pie y sin más se fue a su casa.
Dos días después el marido de la vecina tocó tam­bién el a la puerta de calle. -¿Que ha pasado con mi esposa?- preguntó con aspereza. ; ¡Yo también quiero de lo mismo!
Los esposos cristianos le explicaron al hombre la realidad de lo que había experimentado su esposa, y le llegó el turno a el de ponerse de rodillas sobre el piso de la cocina y pedirle a Jesús que se hiciera cargo de su vida!
¿Que sucedió después? Desapareció el problema del alcohol, que no era más que un síntoma del vacío de sus vidas. No se perdió el hogar. No se disolvió el matrimonio. Jesús salva. Jesús salvo su hogar, su matrimonio, su salud, y probablemente sus vidas. Jesús no duda un instante en acudir de inmediato para solucionar las necesidades mas apremiantes de la gente. Recordemos que dos de sus grandes milagros los hizo para dar de comer a los hambrientos. A decir verdad, casi todos sus milagros fueron para satisfacer las necesidades físicas de la gente. Ocurre a menudo que el primer paso a dar para ser cristianos es nada más que un grito en demanda de ayuda. Hechos 2:21; Romanos 10:13; Sal 103:1-2.
Pero otras cosas ocurrieron, además, al matrimonio de ex-alcohólicos. Toda su vida sufrió un cambio notable. Eran diferentes. Algo sucedió dentro de ellos.
La palabra “salvar” en nuestras Biblias, traduce el original griego sozo que significa, de acuerdo a nuestro vocabulario; “proteger o rescatar de peligros naturales y aflicciones … salvar de la muerte … sa­car con mano firme de una situación llena de peligro mortal … resguardar o evitar el contagio de enfer­medades … evitar la posesión demoníaca … devolver la salud perdida, mejorar, guardar, mantener en ópti­mas condiciones … tener buen éxito, prosperar, an­dar bien… salvar o proteger contra la muerte eterna … ”
Abrazar la fe cristiana no significa aceptar una filosofía o un juego de normal, o creer en una lista de principios abstractos;
Abrazar la fe cristiana sig­nifica permitir a Dios que entre y viva en nosotros. (Colosenses 1:27.)
Abrazar la fe cristiana significa arrepentirnos. (He­chos 2:38; 26:18.) Y eso, a su vez, significa querer ser diferentes, admitir que estamos en el mal camino y que queremos volver a la buena senda. Muchos vie­nen a Jesús, como el matrimonio de nuestro relato, porque saben que están en un callejón sin salida, ca­mino a la destrucción. Si están dispuestos a cambiar, Jesús los acepta y atiende a sus necesidades.
Abrazar la fe cristiana significa convertirnos. (He­chos 3:19; Mateo 18:3.) Y para eso hay que darse vuelta y caminar en la dirección opuesta -la verda­dera dirección- con Jesús.
Abrazar la fe cristiana significa ser perdonado. (Salmo 103:11-12.) Y eso significa ser despojados de nuestros pecados como si jamás hubieran existido y que no queden ni rastros de ellos. Mas aún, signi­fica ser perdonados cada día, ¡vivir en estado de perdón! (1 Juan 1:9.)
Abrazar la fe cristiana es nacer de nuevo. (Juan 3:1-21; 1 Pedro 1:23.) Y aquí -llegamos al meollo del asunto. Un erudito y anciano dignatario fue a Jesús de noche buscando respuestas a sus interrogantes. Jesús le dijo:
Nicodemo, tienes que nacer de nuevo.
El anciano sacudió la cabeza. -¿Como es posible que un hombre ya grande vuelva a nacer? ¿Puede acaso entrar de nuevo en el vientre de su madre para volver a nacer?
Jesús le respondió: Nicodemo. Para un hombre docto y erudito es muy pobre la respuesta que me has dado. No estoy hablando del nacimiento físico; eso ya sucedió. Tienes que nacer del Espíritu. (Del Espíritu Santo).
¿Qué quiso decir Jesús?
La Biblia nos enseña que Dios creó al hombre con la capacidad suficiente para conocerle y correspon­derle. Pero desde el comienzo el hombre interrumpió esa relación y cuando lo hizo, murió espiritualmente y transmitió esa muerte espiritual a todos sus des­cendientes. Lo mas recóndito de nuestra personalidad toma el nombre de “espíritu” o pneuma en griego, y fue creado con el propósito principal de conocer a Dios. Los animales tienen cuerpo y alma, pero los hombres tienen cuerpo, alma y espíritu. (1 Tesalo­nicenses 5:23.) Cuando el hombre, en el comienzo, destruyo la relación con Dios -lo que llamamos la caída del hombre- murió esa parte recóndita, o que­do fuera de acción, y siempre desde entonces el hombre actuó a impulsos de su alma y de su cuerpo. (Génesis 2:17.) No es de extrañar entonces que nos ha­yamos metido en semejante enredo!  El “alma”, psiquis en griego, es el componente psicológico, formado por nuestro intelecto o voluntad, y nuestras emocio­nes. Esta parte de nuestra personalidad es maravillosa cuando esta bajo el control de Dios a través del Es­píritu, pero es capaz de cosas terribles cuando esta descontrolada.
He aquí el porque la historia de la humanidad está plagada de odio, derramamiento de sangre, crueldad y confusión; los seres humanos están muertos espiri­tualmente: “muertos en vuestros delitos y pecados”, (Efesios 2:1) procurando vivir de acuerdo al alma pero fuera de todo contacto con Dios y, por lo tanto, perdidos. (Lucas 19:10.) La palabra “perdido” sig­nifica que no sabemos dónde estamos, a dónde vamos, o para qué  somos. Si no se corrige esta situación, naturalmente significa el infierno, significa que la persona se perderá eternamente, y morara en la oscu­ridad, en el miedo, en la rebelión, en el odio, separado de Dios para siempre; y no solamente eso, sino que será parte de la interminable destrucción del diablo y sus Ángeles, porque allí no habrá “tierra de nadie”. Por lo tanto, la necesidad mas urgente y apremiante es renacer, volver a la comunión con Dios; y eso, exac­tamente, es lo que Jesucristo nos ofrece. Por medio de Jesús, y por Jesús solamente -no hay otro ca­mino- se manifiesta la vida de Dios que alienta su vida en nosotros. (Juan 10:10.)
Sin embargo, las iniquidades que cometimos cuando estábamos perdidos y fuera del contacto con Dios, levantaron un muro divisorio de pecado y de culpabilidad que hacían imposible recibir esta nueva vida. (Isaías 59:2.) Dios es amor pero también es justicia. No puede “dejar pasar por alto” lo que hacemos, de la misma manera que un padre amante no puede “dejar pasar por alto a su hijo” si sabe que es cul­pable de un delito. El padre tendría que insistir ante el muchacho para “que se entregue” a las autoridades. Pero si el joven estuviera realmente arrepentido, seria una buena ocasión para que el padre ofreciera pagar la multa, o cumplir una sentencia, o aun morir en su lugar, si tal cosa fuera posible. En ese caso se habría satisfecho tanto a la justicia como al amor.
Y esto es justamente lo que hizo Jesús. Satisfizo los requerimientos de la justicia al morir por nosotros. Jesús era Dios en carne humana, la encarnación de la segunda persona de la divinidad, el Dios Creador, por quien el Padre creó el universo. (Efesios 3:9; Hebreos 1:2.) El no tuvo ni pecado ni culpa. Cuando Jesús murió en la cruz, porque era Dios y porque era inocente, satisfizo totalmente la justicia en bene­ficio de todos los pecados que el hombre había cometido o que cometería en el futuro.
De esta manera resolvió Jesús el problema de nues­tra culpabilidad que nos mantenía apartados de Dios, y cuando murió y resucitó quedo expedito el camino al Padre para enviar al Espíritu Santo, por medio de quien fue posible que la vida de Dios se hiciera presente y morara en nosotros. El único requisito que se nos exige a nosotros es que reconozcamos que he­mos vivido en el error y pidamos perdón. Luego debemos pedirle a Jesús que venga y viva en nosotros y que sea nuestro Señor y Salvador. Por medio del Espíritu Santo, Jesús entra en nuestras vidas, nues­tros pecados son borrados por su sangre derramada, y obtenemos una vida diferente. Y el Espíritu Santo se une a nuestro espíritu (1 Corintios 6:17) haciéndolo pasar de muerte a vida; “nace de nuevo” y se transforma en lo que Pablo llama una “nueva cria­tura”. (2 Corintios 5:17; Apocalipsis 21:4-5.)
Esa nueva vida creada por el Espíritu Santo en nosotros, es lo que Jesús llama “vida eterna”. Esto va mucho mas allá de un mero “seguir andando”; es la vida de Dios en nosotros, la clase de vida que nunca se acaba, que nunca se cansa, que nunca se aburre, que es siempre gozosa y lozana. (1 Juan 5:11.)
Cuando Jesús dijo que un niño pequeñito era lo más grande en el reino de los cielos, estaba haciendo un co­mentario sobre la vida eterna. Una niño nunca se cansa de hacer la misma cosa una y otra vez.” ¡Léemelo de nuevo, mamita!” “¡hazlo de nuevo, papa!” Esta per­manente y continuada frescura y falta de tedio ex­presa con mucha aproximación la vida que Dios nos quiere dar.  “! He aquí hago nuevas todas las co­sas!” Y no una sola vez, sino continuadamente, dice Jesús. ¡Es el permanente renovador! Se nos ha pro­metido que andaremos en “novedad de vida” que es lo mismo que decir vida eterna: siempre lozanos, siem­pre renovándonos. La palabra “eterno” significa lite­ralmente “sempiterno”, que nunca envejece.
Isaías dice: “Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantaran las alas como águilas; correrán y no se cansaran; caminaran, y no se fatigarán.” (Isaías 40:31.).
¿Cómo aceptamos el perdón y recibimos esta nueva vida?
1. Dándonos cuenta que hemos estado extraviados, yendo en una dirección equivocada y que esta­mos ansiosos de andar en los caminos de Dios.
2. Admitiendo que estuvimos equivocados y pidiéndole al Padre que borre nuestras culpas y peca­dos, con la sangre de Jesús.
3. Pidiéndole a Jesucristo, el Unigénito Hijo de Dios, que entre en nuestras vidas y sea nuestro Salvador y Señor. (Apocalipsis 3:20.)
4. Creyendo que el ha venido en el instante en que lo pedimos. Agradecerle por salvarnos y darnos la. nueva vida. (1 Juan 5:11-15.)
He aquí una sencilla oración que podemos elevar si decidimos recibir a Jesús:
“Querido Padre, creo que Jesucristo es tu Hijo Unigénito, que se hizo un ser humano, derramó su sangre y murió en la cruz para limpiar mi culpa y mi pecado que me separaban de ti. Creo que se levantó de entre los muertos, físicamente, para darme nueva vida. Señor Jesús, te invito a que entres en mi cora­zón. Te acepto como mi Salvador y Señor. Te con­fieso mis pecados y te pido que los borres. Creo que has venido, y vives en mí en este preciso instante.  
¡Gracias, Jesús!”
Cuando decimos esta oración, podemos sentir o no que algo ha ocurrido. Nuestro “espíritu” que tome vida a través de Jesucristo, se esconde mas profun­damente que nuestras emociones; de ahí que a veces se exterioriza una reacción emocional y otras veces no. Sea que sintamos o no sintamos algo de inme­diato, descubriremos que somos distintos, porque Je­sús cumplirá lo que ha prometido. Jesús nunca falta a su palabra. El dijo: “El cielo y la tierra pasaran, pero mis palabras no pasaran.” (Mateo 24:35.)
Translate »
Click to listen highlighted text!